5 cosas que debes saber para defenderte en las redes.

Por John Pavlovitz.

 

Así como con muchas personas, paso una buena parte de mis mañanas en redes sociales, maravillándome, escribiendo, respondiendo-existiendo virtualmente. Por fructífero que pueda ser, todo esto viene con un precio al que generalmente somos ajenos.

Normalmente solo absorbemos la negatividad y la hostilidad, y hacemos que esto se convierta en parte de nuestro sistema operativo normal. Si no somos cuidadosos, con el tiempo puede robarnos nuestra humanidad básica y puede fundamentalmente alterarnos en modos que no son nada chévere.

Basado en mi experiencia, como pastor y como usuario activo de redes sociales, aquí hay cinco formas para debatir y sentirte involucrado con redes sociales y no perder tu alma en el proceso.

  1. Ama a los trolls, no los alimentes: La gran belleza de las redes sociales es que le da a todo el mundo una voz igual, permitiéndole incluso tener una voz a las personas calladas, que han sido silenciadas o no han sido escuchadas.

Esto también significa que a todos por igual se nos ha dado la capacidad de tener nuestro propio púlpito para el bullying, y de vez en cuando lo usamos para simplemente expresar nuestra rabia y nuestra ira a cualquiera que esté en nuestro camino, sin importar si esas cosas tienen mérito o no. Todos tomamos nuestros turnos para empezar una pelea. Todos podemos llegar a ser  catalogados como un ‘troll’ por una respuesta negativa o algo más.

Pasa tiempo suficiente en el mundo virtual e inevitablemente te convertirás en el objetivo de alguien y su principal prioridad será herirte. Sus agendas no son puras, sus métodos no son admirables, y su objetivo no es debatir sino tirarte agua sucia en frente de una multitud.

Trata de determinar cuando las personas están buscando comprensión, cuando están buscando atención o cuando quieren provocar una respuesta hostil, y rehúsate a darles lo que quieren, por tu salud y por la de ellos. No alimentes a los trolls.

 

  1. Recuerda quien eres.

Todos estamos viendo personas desde una pequeña y selectiva ventana en donde sólo vemos lo que ellos quieren que veamos en sus redes sociales. Esto significa que estamos evaluando a otros con una información incompleta, siempre involucrándolos sin conocerlos realmente, pero sintiendo como si los conociéramos completamente.s

Recuerda que las personas hacen esto contigo también. Usarán esa poca información y te pondrán una etiqueta, creyendo que esa información es verídica y hablaran de ti desde este déficit de información.

La clave para no perder tu reputación en internet es recordar que la percepción que alguien más tenga de ti a través de las redes, no eres tú en la realidad. Solo porque alguien más coloca una etiqueta sobre ti, no significa que tengas que usarla. Tus eres el único que conoce tu verdad, así que nunca dejes que aquellos que no te conocen bien, te definan.

Tú sabes quién eres. Ellos no.  

  1. El Tiempo siempre está a tu favor.

El mayor error que muchas personas cometen en redes sociales es permitir que la urgencia del Feed en Twitter y la sección de comentarios los lleven a creer que deben responder de manera inmediata y sin pensar. Así que fácilmente ponemos palabras que simplemente saltan en nuestras mentes, sin considerar si de verdad estos contenidos ayudan o son necesarios para nuestra comunidad.

En medio del fuego cruzado de opiniones y fuertes posturas en el que nos encontramos inmersos todos los días en las redes, nunca se nos ha ocurrido que simplemente podemos pausar y no reaccionar. Casi nunca nos damos la oportunidad en la que esperar sea la mejor opción; cuando ir más despacio deja oportunidad a la sabiduría y la dignidad tomar su lugar en nuestra mente y ofrecernos una mejor respuesta,  donde algunas veces es simplemente callar.

Está bien esperar. Está bien quedarse en silencio. Hay bondad en eso.

  1. La comunicación en redes sociales es una comunicación inferior

Yo paso gran parte de mi tiempo aquí en el mundo virtual y lo amo en gran manera. Aunque, si bien me ha ayudado a llegar a millones de personas y a cruzar caminos con perspectivas diversas que no sería posible conocerlas de otra manera, conozco sus limitaciones.

Yo entiendo que no es el ideal. Los conflictos en redes sociales normalmente parecen como una conversación, pero al final puede ser a lo mejor una serie de monólogos públicos. Son las perspectivas de comentarios de ida y vuelta lo que le da su valor, pero porque no permite la interacción en tiempo real, ni el reconocimiento de expresiones faciales, y porque comúnmente se hace rodeado de un coro de curiosos mal informados.

Aún en su mayor esplendor, siempre va a ser inferior que sentarse al frente de alguien, ver su cara, escuchar su voz y oír su historia.

Obviamente no podemos tener esto con cada persona con la que interactuamos en redes sociales, pero mientras más tengamos la posibilidad de hacerlo, en esa medida vamos construyendo la verdad, relaciones que se construyen como puentes con personas que piensan y creen cosas diferentes a nosotros.

5-. Aprende cuando pedir disculpas y cuando no

Las palabras son como animales salvajes. A pesar de nuestras mejores intenciones y sin mucha advertencia, ellas van y muchas veces causan daño.

Aparte de nuestra sinceridad, y esfuerzos tremendos para escoger nuestras palabras sabiamente, estas algunas veces serán las palabras incorrectas, o serán recibidas en una manera que no fue intencionada. Las personas se sentirán heridas. Las mismas palabras que pueden ser atadas con compasión para unas personas, para otras se sentirá como un ataque de amargura.

Cuando esas palabras generan un daño colateral en otros, debemos tener compasión para reconocer cuando nuestras acciones han sido irresponsables y apropiarse de esas acciones para buscar reconciliación con aquellos que están heridos. Aunque en otras ocasiones, tenemos que aceptar que nuestra verdad cuidadosamente moldeada, hará que algunas personas estén bastante molestas y hay que aprender a vivir con eso. A veces, especialmente cuando hablamos en contra de la injusticia, la incomodidad que traen nuestras palabras es necesaria y bastante buena.

A veces también, para defender al que está en desventaja tienes que fastidiar al que tiene la ventaja. Revisa tu corazón de vez en cuando porque siempre tus motivaciones deben ser puras, pero nunca dejes que te molesten en silencio simplemente porque puedes llegar a molestar a alguien.

Ojalá que estas cosas te ayuden a hablar, involucrarte y vivir una vida en las redes sociales con un poco mas de compasión, integridad y humanidad. Usted y yo podemos fallar cualquier día de estos. Da lo mejor de ti, pero date un respiro cuando fallas y sigue intentado. Todos estamos buscando la manera de cómo hacer mejor esto.

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles