Entrevista a  N.T Wright

Personas alrededor de los Estados Unidos y del mundo todavía están lidiando con la tragedia en Orlando, Dallas y Turquía.

Y esa no es la única crisis en el mundo: personas alrededor del globo están siendo perseguidas y asesinadas por sus creencias. Las guerras están demostrando una violencia sin control. Millones están viviendo hoy en extrema pobreza.

Escuchando todas estas cosas, a veces nos encontramos preguntándonos a nosotros mismos y a veces en voz alta, otras veces en nuestra mente:

“¿Dónde está Dios en todo esto?”

Es una pregunta con la que los creyentes han sufrido por siglos, y solo un teólogo, N.T Wright está interesado en resolver. Su libro, Simply Good News, habla sobre la forma en que la verdad del evangelio transforma nuestra realidad presente, creando un nuevo periodo de tiempo entre la muerte de Jesús y su segunda venida.

En el libro, usted afirma que los cristianos han distorsionado el evangelio convirtiéndolo en solo “buenos consejos”. ¿Podrías explicarlo?

El punto clave del libro es la diferencia entre “buenos consejos” y “buenas nuevas”. La palabra “evangelio” originalmente significaba “buenas nuevas o buenas noticias”, y son las noticias acerca de que algo ha ocurrido y por este hecho, todo será diferente, incluyendo quienes somos, y esto es el comienzo porque es mucho más grande que esto.

Hemos convertido esto de los “buenos consejos” como tomando un seguro de vida para el futuro. Como asegurando una vida mejor, Ven, tal vez te gustaría firmar por esta opción porque será mejor para ti”.

Ahora, no hay nada malo con los buenos consejos, pero no son tan buenos como las buenas nuevas. Vivimos entre las noticias de que algo ha pasado y la promesa de que algo pasará. Las noticias de lo que Dios ha hecho en y a través de Jesús crea un mundo completamente nuevo, y nuestra invitación debe ser hacia esa propuesta de Jesus, que implica un cambio de adentro hacia afuera.

Este mundo necesita buenos consejos, pero aun más, necesita de manera urgente las buenas noticias del evangelio.

Así que en este nuevo periodo de tiempo entre escuchar las noticias y el cumplimiento de ellas. ¿Cómo cree que vivimos en esa tensión?

Parte de nuestro problema es, y es una característica del mundo moderno occidental, que hemos olvidado, por así decirlo, diferentes capas del tiempo.

Incluso si suena chiflado o extraño, la gente dice: “¿A qué te refieres con diferentes capas de tiempo?” Debido a la forma en que vivimos en el mundo de hoy, vemos el tiempo como una línea recta y mientras más avanzamos, las cosas se ven cada vez mas y mas lejos. Pero a través de la mayoría de los periodos de la historia, la gente sabía perfectamente que en realidad, las cosas podrían cambiar con el tiempo. Usted puede estar mucho más cercano a un evento de la fundación, a pesar de que fue hace mucho tiempo por orden cronológico, pero podría estar mucho más cerca de su realidad.

La vida de la iglesia en cuanto a adoración, oración, sacramentos y lectura de la escritura es una forma de hacer esto realidad, así que aunque podamos encontrar complicado describir qué está pasando, la realidad de la fusión de las capas del tiempo- El tiempo de Dios y nuestro tiempo- es una realidad muy presente.

Eso nos trae a la siguiente pregunta: Si Dios es bueno y Él está en control, ¿Por qué deja que pasen cosas malas?

Nunca podrás leer los propósitos de Dios a partir de cómo está el mundo. Siempre es mucho más complicado y confuso que eso. En este momento, estoy mirando una ventana con un hermoso cielo azul, en una hermosa mañana de invierno, y usted solo piensa “este es un mundo maravilloso, es tan hermoso, tan lleno de promesas y vida” Y así he tenido un desayuno con una amiga cuyo esposo murió unos años atrás, y ella todavía está procesando la pregunta de por qué en la mitad de la vida de alguien pasaría algo como esto.

“Si, el dolor es real, pero Dios ha lidiado con eso y todavía lo sigue haciendo. La belleza y el poder de la creación es real. Dios va a hacer cosa nueva.

Vivimos en un mundo donde no puedes simplemente mirar la evidencia y decir: “Ahí estás, hay un Dios bueno, todo está bien”. Es por eso que las buenas nuevas de Jesús es eso en el medio de este confuso mundo, con mucha belleza pero también con mucho dolor, lo que Dios ha hecho en Jesús lanza un proyecto que dice:”Si, la pena es real, pero Dios ha lidiado con eso y todavía lo sigue haciendo. La belleza y el poder de la creación son reales. Dios va a hacer algo nuevo.

Parte de los problemas del mundo occidental, es que hemos asumido que Dios es, o como si fuera, el Presidente Ejecutivo Celestial de esta corporación llamada universo. Y entonces, como uno de los personajes de Woody Allen dijo: “Creo más o menos en Dios, pero parece que él básicamente tiene bajo rendimiento”. En otras palabras, no es un muy buen Presidente Ejecutivo.

Pero realmente, el mundo es mucho más complicado que eso. No es simplemente una maquina de negocios con Dios como el Presidente. Dios está involucrado con él de unas maneras que es difícil para nosotros ahora, particularmente en el mundo moderno, comprendamos.

Cuando leemos las historias sobre Jesús y vemos lo que ocurre en esas historias, tal vez necesitamos reformular el significado de la palabra Dios en torno a lo que vemos en Jesús. Entonces todo tipo de cosas se vuelven más claras y con un enfoque más preciso. No es simplemente una cuestión de ¿Dios ha sido descuidado? ¿Lo habrá entendido mal? ¿Ya no nos ama?, nada de esto es cierto, Él ha estado en el medio de este caos con nosotros y ha tomado lo peor que el mundo puede hacerse como una oportunidad. Él ha puesto en marcha su proyecto de una nueva creación. De esto se trata toda la historia de Jesús.

En un nivel práctico, estamos en el medio de este caos y nos cuesta realmente ver lo que Dios está haciendo, ¿Cómo vivimos a la luz de esa realidad?

Esto siempre será un misterio, pero la disciplina clásica de los cristianos, de oración, de adoración, de estudio de la palabra, y particularmente, el servicio a los pobres, en cada una de esas maneras, estamos realmente enchufados al proyecto de Dios de una nueva creación. Es decir con cada disciplina espiritual que practicamos estamos acercando el reino de Dios a las personas. Y debemos saber que esto esta funcionando.

No es que podamos construir la nueva creación por nuestros propios esfuerzos –Dios la hace en su tiempo. Nosotros no construimos el Reino, nosotros construimos por y para el Reino. Dios es el que construye el Reino, pero lo que hacemos en el presente es permitirle a Dios usarnos para un proyecto que es a largo plazo.

Me parece a mí que esto es lo que la iglesia, en su mejor momento, siempre está haciendo, usualmente por debajo del radar e invisible de las noticias. El aporte de cada creyente de compartir las buenas noticias desde sus lugares de trabajo, estudio o vivienda, día tras día y año tras año será parte al final de la nueva creación que Dios hará.

Comparte las buenas noticias hoy!

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles