“Por la fe salió de Egipto sin tenerle miedo a la ira del rey, pues se mantuvo firme como si estuviera viendo al Invisible.” Hebreos 11:27 (NVI)

La primera resolución: Elije ser lo que Dios quiere que seas. La segunda resolución: Elige el dolor a corto plazo para obtener beneficios a largo plazo. La tercera resolución: Elige los valores de Dios, no los del mundo.

Y la cuarta resolución que Moisés hizo: Él escogió vivir por fe y no por miedo. Vas a tener que hacer la misma elección, también: vas a vivir por fe o vas a vivir por el miedo.

La Biblia dice en hebreos 11:27, “Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al invisible” (NVI).

Moisés fue al hombre más poderoso en el mundo y dijo: “¿Sabes esos esclavos que están construyendo todas tus pirámides? Me los voy a llevar y todos nos vamos. No vas a tener más esclavos en la mano de obra. Deja ir a mi gente.”

Moisés tenía todas las razones para tener miedo. Iba contra el hombre más poderoso del planeta en ese momento. El Faraón en aquellos tiempos era considerado un dios, y cualquier cosa que el faraón dijera, se tenía que hacer. Lo que decía era la ley. Y aquí viene Moisés y dice: “Ya no vamos a hacer lo que tú dices. Yo no tengo miedo porque reporto a una autoridad superior.” ¡Tomó un poco de agallas llegar a hacer eso!

¿Quieres ese mismo tipo de fe en tu vida para que puedas superar el miedo? Cuanto más te acerques a Dios, más vas a estar lleno de fe. Cuanto más lejos estés de Dios, más vas a estar lleno de miedo.

No puedo enfatizar más la importancia de la fe para el resto de tu vida. La Biblia dice que todo lo que no es de fe, es pecado. ¿Cuántas veces pecaste esta semana? Mucho. Yo también. Porque cualquier cosa que no haya hecho en fe sino en duda, fue pecado. La Biblia también dice que sin fe es imposible agradar a Dios. ¿Cuántas veces agradaste a Dios esta semana?

¿Quieres que algo cambie en tu vida? Deja de quejarte y empieza a creer. Dios no se mueve por las quejas. Dios se mueve por fe: “Se hará con ustedes conforme a su fe.” (Mateo 9:29 NVI). Tu escoges lo que él hace en tu vida.

Aquí está la clave: Lo que importa no es el tamaño de tu fe, sino el tamaño del Dios en que la pones. ¡Un poco de fe en un gran Dios consigue grandes resultados!

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles