Por: Ashley Abramson

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

Efesios 2:10

 

¿Quién eres tú? Tal vez usted es un padre o un cónyuge. Tal vez usted es un hijo o una hija o un amigo. Tal vez usted se considera un músico, un artista o un escritor. Tal vez usted es la mayoría de estos, o quizás ninguno. Tal vez ni siquiera has pensado en nada.

No importa cuál sea su ocupación, o si usted se considera un “artista”, una cosa es segura: fuiste creado para crear. Ustedes, en todos sus dones y talentos y matices, son hechos a mano por el mismisimo Dios, laboriosamente y con propósito, para  ser co-autores de la realidad del Cielo en la tierra. Usted es un creador por diseño, y su personalidad específica y sus sueños, todo combinado con su intimidad con el Señor son las herramientas que se utilizan para dar forma a la tierra en un lugar que se parece al Cielo.

Si la tierra es el lienzo y el cielo es el pincel, entonces nuestra asociación con Dios es la pincelada.

Pablo nos dice en Efesios que somos Su trabajo, Su obra maestra, creados para las buenas obras que preparó de antemano para que andemos en ellas. Lo explixcaré con una analogía, ¿Alguna vez has jugado al juego Guitar Hero? ¿Sabes cómo todas las notas se mueven a través de la pantalla, y cuando rasgas la guitarra de plástico en sincronía con la música, la multitud se vuelve loco? Un paso a la vez, nota por nota, así es como creas esta canción épica. Todo lo que tomó fue prestar atención y asociarse con la música que ya estaba ahí. De eso se trata, de sincronizarnos con la musica de Dios.

 Creo que es una imagen de lo que sucede cuando nos asociamos con el diseño de Dios para nuestras vidas. Cuando elegimos vivir a la luz de Su plan, Su música, participamos en la creación de algo más grande de lo que podríamos imaginar.

Podemos traer algo hermoso que el mundo necesita desesperadamente: una visión del Reino, una panorámica del amor y la bondad de Dios, saborear Su gloria.

El Señor nos usa para crear Su realidad en la tierra a través de las buenas obras que Él ha planeado para nosotros.

A medida que ganamos momentum a Su lado, creciendo en intimidad y rendición, la música incrementa y nuestro entorno lo agradece. Cuando vivimos de esta manera, estamos viviendo para lo que fuimos creados. Estamos co-creando una hermosa melodía con el Autor de la vida. Esa es la canción del Cielo, una nota rendida a la vez.

 

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles