La Biblia dice en Juan 19:28-29, “Jesús sabía que su misión ya había terminado y, para cumplir las Escrituras, dijo: «Tengo sed». Había allí una vasija de vino agrio, así que mojaron una esponja en el vino, la pusieron en una rama de hisopo y la acercaron a los labios de Jesús.” (NTV).

La expresión “Tengo sed” fue el versículo de la vida y el tema de la Madre Teresa, quien fundó la Orden de las Misioneras de la Caridad, y el Hogar de la Madre Teresa para los Moribundos. En cada Hogar para Moribundos alrededor del mundo, donde se enfocan en los pobres de los pobres, hay un cuadro de Jesús en la cruz, con las palabras “Tengo sed”, porque la Madre Teresa dijo que es nuestro deber calmar la sed de Cristo ayudando a los necesitados.

No podemos ayudar a Jesús en la cruz. Eso pasó ya hace mucho tiempo. ¿Te puedes imaginar ser el soldado que dio algo de beber a Jesús? ¡Qué privilegio! Pero no podemos hacer tal cosa. Lo que sí podemos hacer es ayudar a quienes nos rodean.

La meta de nuestra existencia es saciar la sed de Jesús en la cruz por cada alma, y eso se muestra en nuestro amor en acción.

Amor en acción es cuando satisfacemos las necesidades de otras personas en su sed — física, emocional o espiritual — como una expresión de amor por Cristo, quien tuvo sed por nosotros.

Hay personas alrededor tuyo que están espiritualmente secas, pero nadie usa tal término. Estos son algunos sinónimos para la sed espiritual: aburrimiento, infelicidad, estrés, desesperación.

Las personas que están sedientas espiritualmente, tienen necesidades de propósito e importancia. Quieren escuchar una palabra de Dios. Quieren saber qué hacer con sus vidas.

“Ciertamente se acerca la hora … cuando enviaré hambre a la tierra, no será hambre de pan ni sed de agua, sino hambre de oír las palabras del Señor. La gente deambulará de mar a mar y vagará de frontera a frontera en busca de la palabra del Señor, pero no la encontrarán. En aquel día, las jóvenes hermosas y los muchachos fuertes se desmayarán, sedientos por la palabra del Señor.” Amós 8:11-13 (NTV)

¿No es esta una perfecta descripción de nuestra sociedad actual? La gente se ve bien exteriormente, pero está vacía en su interior. Están deprimidos, desanimados, derrotados, desesperados, insatisfechos, saltando de cosa en cosa, buscando lo que les dé satisfacción y sacie su sed.

¿Cuál es tu responsabilidad como creyente para con estas personas, y con el mundo?

La única manera en que puedes servir a Dios es sirviendo a las personas y ayudando a los demás en su nombre. Ayudar a saciar su sed compartiendo con ellos lo que Dios ha hecho para que sean completos.

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles