“Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Gracias a ella fueron aprobados los antiguos.” Hebreos 11:1-2 (NVI)

El temor al rechazo es la principal razón por la cual los cristianos no comparten su fe con otras personas. Tememos lo que los demás van a pensar. Dios nos ha dado Buenas Noticias, y aun así nos asusta el compartirlas. Nos preocupa que nuestros amigos nos rechacen o que la gente piense que somos fanáticos o “locos por Jesús”.

Entonces, ¿cómo vencemos el temor al rechazo? Lo hacemos al poner a Dios en primer lugar, y esto nos ayuda a entender nuestro lugar en la familia de Dios y nos permite ver la opinión de los demás con una perspectiva de eternidad.

¿Has estado buscando que alguna persona satisfaga cierta necesidad que sólo Dios puede suplir? ¿Has estado viviendo para agradar a la persona equivocada? ¡Cuidado! ¡Vas a tener problemas! Dios quiere ser tu luz y tu salvación. Él te ofrece su amor, aceptación y aprobación. Él sabe todo acerca de ti, y aun así te ama. Jesucristo pagó por tus pecados para que seas perdonado y aceptado a los ojos de Dios.

Te animo a simplificar tu vida diciendo: “Me voy a concentrar en la aprobación de Dios. Eso es lo que cuenta. Quiero que mi vida sea agradable para él. El final de mi vida, quiero estar ante Dios y escucharle decir: ‘Bien hecho, siervo bueno y fiel’.”

La Biblia dice que hay una sola forma de conseguir la aprobación de Dios: Aceptar su amor y lo que él ha hecho por nosotros. Confiamos nuestras vidas a él. Si nunca lo has hecho, lo puedes hacer ahora mismo haciendo esta oración: “Dios, quiero cambiar el enfoque de mi vida, pasar de buscar la aprobación de los demás a buscar sólo la tuya. Pongo en ti mi fe, y confío en lo que Jesús ha hecho por mí. Comprometo mi vida a ti”. (Si haces esta oración, por favor házmelo saber escribiendo a informacion@pastors.com       

Si ya eres cristiano, ¿conoces a alguien que necesita escuchar del amor de Jesucristo? ¿A quién puedes invitar a la iglesia esta semana? No dejes que tu temor al rechazo impida que tus amigos conozcan las mejores noticias del mundo.

Haz este compromiso hoy mismo: “Quiero vivir para una audiencia de sólo una persona y agradar sólo a Dios”.

Reflexiona sobre esto:

¿Cuáles son algunas de las posibles consecuencias para nuestros amigos si permitimos que el temor al rechazo nos impida compartirles el Evangelio o invitarle a la iglesia?

Si te sientes indigno del amor de Dios, ¿de qué manera necesitas la ayuda de Dios para cambiar tu perspectiva de su gracia?

¿Específicamente qué crees que Dios quiere que hagas, que hasta ahora no hiciste por temor al rechazo? Habla con Dios sobre esto.

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles