Soluciones Juveniles

“El fuego prueba la pureza del oro y de la plata, pero la persona es probada por las alabanzas que recibe.” Proverbios 27:21 (NTV)

Dios nos prueba con el éxito.

¿Te parece extraño? Tal vez te puede parecer más fácil creer que Dios nos prueba con estrés o sufrimiento.

Pero piénsalo otra vez.

Has visto que el éxito arruina a las personas. La joven estrella del rock obtiene todo lo que siempre había querido y entonces pierde todo. El atleta firma un gran contrato y entonces pierde su futuro en fiestas. Un negocio crece más allá de lo esperado, y el propietario se vuelve temeroso de los planes de expansión.

Todos hemos leído historias.

Por años hemos visto como más personas han caído en la ruina por el éxito que por el sufrimiento. El sufrimiento tiende a empujarnos hacia Dios. Pero cuando las personas son exitosas, a menudo se olvidan de Dios.

Por cada persona que puede manejar el dolor, encontrarás unos pocos que podrán manejar la fama. Los elogios se le suben a la cabeza, y los destruye.

La Biblia nos dice en Proverbios 27:21, “El fuego prueba la pureza del oro y de la plata, pero la persona es probada por las alabanzas que recibe” (NTV).

En realidad, cada elogio es una prueba. Los elogios y la crítica son parecidos a masticar chicle. Puedes masticar por un rato, pero no tragarlos. Ambos, pueden realmente hacerte daño.

Es tan fácil olvidar a Dios cuando el éxito llega a tu puerta. Pero si recuerdas que tu éxito viene de Dios, podrás pasar la prueba del éxito cada vez.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo has visto a las personas ser puestas a prueba por el éxito?
  • ¿Cómo has sido personalmente probado por el éxito?
  • ¿Cómo manejas diferente la crítica y los cumplidos?

Soluciones Juveniles About Soluciones Juveniles