Skip to Content

Tag Archives: comunidad

Cambios verdaderos requieren una comunidad

“Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.” Romanos 12:4-5 (NTV)

 

No harás todos los cambios que necesitas hacer, quieres hacer, desearías hacer, planeas hacer, o esperas hacer por tu propia cuenta. Si pudieras, lo harías, pero no puedes, ¡así que no lo harás!

 

La Biblia dice en Romanos 12:4-5 “Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.”  (NTV).

 

Dios diseño el universo de tal manera de que nos necesitamos unos a otros. Yo te necesito, y tú me necesitas. La frase “unos a otros” es usada 58 veces en el nuevo testamento: Amarnos unos a otros, cuidaros unos a otros, animarnos unos a otros, soportarnos unos a otros, orar unos por otros, saludarnos unos a otros, compartir unos con otros. Dios nunca quiso que fueras sólo por la vida. ¡Aún el llanero solitario tenía a Toro! No fuiste creado para ir sólo por la vida. Sin importar tu estatus marital, eso no es relevante. Necesitas una familia espiritual, y necesitas estar en una congregación.

 

Necesitas personas a tu alrededor, y ellos te necesitan. Nos pertenecemos mutuamente.

 

Hay muchos libros de auto ayuda que te dirán las cosas correctas que debes hacer, pero no te proveerán las dos cosas que la Biblia dice que debes de tener: El poder de Dios y la comunión. Eso es lo que realmente necesitas para cambiar de verdad. El cambio necesita comunión.

 

En la iglesia existe una diversidad real, en edades, culturas, historia e idiomas, pero lo que tenemos en común es nuestro amor por Dios. Eso nos une y nos permite ayudarnos unos a los otros.
Gálatas 3:28 dice, “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (NVI).

0 3 Continue Reading →

Aislado no puedes crecer Espiritualmente

0 0 Continue Reading →

¿Cómo alcanzar bienestar en una cultura del “nunca es suficiente”?

Vivimos en una cultura de descontento, y las señales están por todas partes.

0 5 Continue Reading →

7 pasos que ayudarán a los líderes a alcanzar a más personas en redes sociales

Por: Steve Fogg

0 2 Continue Reading →

La diferencia que el cristianismo podría hacer en la ciudad

0 2 Continue Reading →

10 Estrategias de crecimiento para las Iglesias

Por Carey Nieuwhof

Entonces quieres que tu iglesia cumpla su misión y alcance personas.

Pero muy comúnmente en el liderazgo en la iglesia es fácil creer que el crecimiento no puede ocurrir a menos que gastes dinero en nuevas iniciativas.

Y eso deja a muchos líderes de la iglesia estancados. ¿Por qué? Porque la gran mayoría de las iglesias tienen pocos fondos, no muchos fondos.

Enfrentando una falta de recursos, muchos líderes de iglesias tiran la toalla y creen que el crecimiento no es posible.

Pero eso es una falacia.

La visión siempre precede los recursos. Si estas esperando que la gente y el dinero aparezcan para que continúes con tu misión, esperarás por siempre.

Entonces ¿cómo empiezas a crecer ahora, aún con cero pesos?

Aquí hay 10 maneras.

La visión siempre precede los recursos.

 

  • Irradia más pasión

 

Es asombroso para mi cuan poca pasión irradian muchos líderes en las iglesias.

Tenemos la misión más asombrosa en el planeta tierra. Y tenemos una generación de adultos jóvenes frente a nosotros que quieren dar sus vidas a una causa que es mucho más grande que ellos mismos.

Aun así es fácil creer que la única manera de alcanzar a la próxima generación es gastar dinero en luces, equipo y sonido. Eso no es verdad.

No necesitas una iglesia súper fina para alcanzar la próxima generación tanto como necesitas una iglesia apasionada. Porque cuando se trata de alcanzar la próxima generación, la pasión supera lo fino.

Cuando se trata de alcanzar la próxima generación, la pasión supera lo fino.

 

  • Deja lo raro

 

Los cristianos pueden ser socialmente raros.

Muy seguido, usamos lenguaje raro innecesario – como este:

“Este es un buen café, hermano”

“Amen, Aleluya”

¿Por qué no solo hablar en la iglesia de la manera en que hablas en la oficina o en un partido de futbol o un sábado en la piscina? (seamos realistas, si hablaras así normalmente, es probable que no te invitarían tan seguido.)

Esto es lo que realmente está en juego: si alguien tiene que aprender un código para unirse a tu iglesia, probablemente no tendrás mucha gente uniéndose a tu iglesia.

Nuestro reto es reducir las barreras humanas que alejan a las personas de Jesús, no crear nuevas.

Y, no, ser raro no significa que estas teniendo fe. Sólo significa que estas siendo raro.

Ser un cristiano raro no significa que estas teniendo fe. Sólo significa que estas siendo raro.

 

  • Expande tu visión

 

La visión es la mejor amiga de un líder, y es gratis.

Después de dos décadas de liderar y comunicar en la iglesia local. Estoy convencido de que es imposible sobreestimar o subestimar la visión de la iglesia. Como Bill Hybels ha dicho, la iglesia local realmente es la esperanza del mundo.

Si no sueñas grades sueños para tu iglesia, ¿quién lo hará?

Si no comunicas una visión grande para tu iglesia, ¿quién lo hará?

La visión es la mejor amiga de un líder, y es gratis.

 

  • Anima a las personas a enamorarse de tu misión, no de tus métodos.

 

La razón por la cual el cambio es tan difícil en muchas iglesias es porque los miembros se enamoran de los métodos, no de la misión.

Un método es una forma de hacer las cosas: programas que la iglesia hace, el estilo de la música, la arquitectura del edificio o la facilidad, el modelo del equipo o de la gestión.

Esos son simplemente métodos que pueden y deben cambiar con cada generación o aún más frecuentemente.

La misión es lo que estás haciendo (como alcanzar personas con el amor y la esperanza de Jesús). Y eso nunca cambia.

Mientras más te enfoques en la misión, más fácil será cambiar los métodos.

Mientras más te enfoques en la misión, más fácil será cambiar los métodos.

 

  • Sonríe mas

 

Yo sé que ‘sonreír más’ suena trivial. Pero mira alrededor tuyo. Casi nadie sonríe.

Si el Evangelio son buenas noticias, tú nunca lo sabrías luego de haber visto a muchos cristianos.

Necesito recordarme a mí mismo a sonreír con más frecuencia cuando me comunico. No es mi expresión facial más natural.

Entonces sonríe más y recuérdale a tu gente que sonría más. Honestamente, esto hace una gran diferencia en cómo la gente te percibe.

Si el Evangelio son buenas noticias, tú nunca lo sabrías luego de haber visto a muchos cristianos.

 

  • Deja de pelear

 

No tengo estadísticas de esto, pero imagino que las peleas internas han matado más iglesias que los fracasos morales.

Cristianos, es difícil convencer al mundo de que Dios lo ama cuando constantemente peleamos unos con otros.

Si tu iglesia está peleando, no es un misterio por qué no está creciendo.

Si tu iglesia está peleando, no es un misterio por qué no está creciendo.

 

  • Presta más atención a los invitados que van por primera vez

 

Nunca he escuchado que una iglesia diga que sus miembros no fueron amistosos.

De hecho, la mayoría de los miembros de una iglesia se asombran de que a la gente no le guste su iglesia ya que son tan ‘amistosos’.

Pero ser una iglesia ‘amistosa’ puede significar muy a menudo que son amistosos entre ustedes, pero no con los visitantes.

Cambia eso.

Asegúrate de que los invitados se sientan genuinamente apreciados, bienvenidos y que sus preguntas sean respondidas. Esto NO quiere decir hacer que se levanten durante el servicio u otras cosas socialmente raras como esa.  (Mira el punto 2 más arriba)

Lo que si significa es tratar a los invitados de la manera en que quieren ser tratados.

Ser una iglesia ‘amistosa’ puede significar muy a menudo que son amistosos entre ustedes, pero no con los visitantes.

 

  • Trata mejor a tus voluntarios.

 

Muchos líderes caen en la trampa de pensar que un buen liderazgo llega solamente cuando puedes contratar un buen equipo.

Esto no tiene sentido.

Tienes un gran equipo – se llaman voluntarios. Y a tus voluntarios puedes pagarles de formas no financieras a través de oportunidades de desarrollo.

Si creas una cultura de voluntariado saludable, te asombrarás de lo bien que servirán tus voluntarios.

No importa que tan grande llegues a ser como iglesia, nunca vas a tener dinero suficiente para contratar todo el equipo que quieres. Y siempre vas a necesitar un grupo creciente de voluntarios apasionados, comprometidos y alineados.

En resumen, voluntarios apasionados crean una iglesia apasionada.

Voluntarios apasionados crean una iglesia apasionada.

 

  • Invita a alguien

 

Hay algo popular ahí afuera que se llama invitar personalmente a un amigo. ¿Lo has escuchado?

Okey, quizá eso fue un poco sarcástico. Pero me asombra como la mayoría de nosotros descuida el invitar personalmente a la iglesia a nuestros amigos que no tienen iglesia.

En realidad muchos de ellos dicen que si cuando se les invita.

Si todos invitaran a una persona el próximo fin de semana, piensa lo que podría pasar.

Líderes de iglesias, animen a las personas a invitar amigos y empiecen por invitar a alguien ustedes mismos.

 

  • Vuélvete amigo de personas no cristianas

 

Hasta donde yo sé, la amistad siempre ha sido libre. Eso es algo bueno.

La triste realidad es que la razón #9 es imposible para algunas personas porque muchos cristianos no conocen realmente gente no cristiana.

Cambia eso.

Sé amigo.

Relaciónate con esa persona en el trabajo. Organiza una fiesta en tu patio para los vecinos. Habla a otros padres en la escuela de tu hijo.

Sal de tu burbuja cristiana y entra al mundo por el cual Jesús murió.

Si estas en la iglesia 7 noches a la semana, no puedes ser amigo de no cristianos. Entonces recorta algunas noches y ve y vive la misión.

Esta es la razón por la cual nuestra iglesia casi no tiene programas las noches entre semana aparte de los grupos pequeños. Queremos que nuestra gente ame la comunidad.

La única manera de amar la comunidad es estar en la comunidad.

No puedes amar a la gente que no conoces.

La única manera de amar la comunidad es estar en la comunidad.

0 11 Continue Reading →

9 ideas para involucrar a todos los miembros de tu iglesia a servir a su comunidad.

Estas son ideas prácticas y probadas que hemos tomado del movimiento Servolución del Pr. Dino Rizzo que pueden ayudarte a generar oportunidades para que los miembros de tu iglesia puedan involucrase en la labor de conectar la iglesia con la comunidad y así traer transformación de una ciudad.

Esto sabemos, pequeñas acciones de amor que son fáciles de entender e implementar crean el ambiente propicio para que las personas deseen involucrarse.

1.- Reparte agua embotellada. Busca parques donde hay muchos niños, canchas deportivas para niños y adultos o en semáforos e intersecciones durante climas muy calurosos. Puede ser la oportunidad de mostrar a una persona lo que significa servir sin esperar a nada a cambio. Puede parecer algo casual pero Dios sabe quienes son las personas con las que te encontraras y puede ser una manera de conectar con ellos.

2.- Adopta una área pobre de un barrio. Organiza un equipo de tu iglesia para ir a una zona de tu comunidad muy necesitada. Pueden recoger la basura, cortar la maleza, hacer limpieza general. Asumir esta responsabilidad esto alimenta el autoestima de las personas y les comunica que hay personas que se preocupan por ellos. Este nivel de adopción puede llevarte a un proceso de 3 a 6 meses de trabajo muy relevante.

3.- Mantenimiento gratuito de vehículos. Las viudas y madres solteras les cuesta llevar la carga del mantenimiento de su vehículo. Dedica un día para esto ya sea cambiando el aceite, arreglando los parabrisas, cambiando los filtros, entre otras y mientras esto ocurre ofrece bebidas y servicios gratis de manicure, pedicure y masajes.

4.- Comienza un equipo de cocina. ¡A todos les encanta comer! Busca personas en tu iglesia que les encante cocinar y crea un grupo que pueda cocinar y servir comidas gratis en las actividades de la iglesia y de la comunidad. Esto abre las puertas a las relaciones y el evangelismo.

5.- Sirve como equipo de limpieza después de las actividades de tu comunidad. Ponte al tanto de las actividades  de tu comunidad y ofrecerte para servir como equipo de limpieza. Nadie te rechazará! Te ganas el favor de la comunidad y haces a Jesús más famoso.

6.- Sirve a las viudas. La Biblia dice claro: “La religión pura y verdadera a los ojos de Dios Padre consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas en sus aflicciones, y no dejar que el mundo te corrompa.” Dedica tiempo para visitar a las viudas, llévales comida, ofrecerte para ayudar con algunas labores en casa, ayuda arreglar su jardín, llévales flores y hazle saber que es amada y querida. Atiende a las viudas y mira como Dios bendice tu iglesia.

7.- Regala Materiales escolares. Para muchas familias desfavorecidas es de gran bendición este tipo de ayudas que preparan a sus hijos para el año escolar. Reúne mochilas, lápices, cuadernos, lapiceros.

8.- Busca conectarte con fundaciones de tu ciudad. Existen muchas fundaciones en tu ciudad que trabajan con huérfanos, niños o adultos en situación de calle, casas de ancianos, centros de rehabilitación de adicciones. Todas estas organizaciones claman por cualquier tipo de ayuda, puedes adoptar personas mensualmente llevando sus implementos de higiene. Esta es una excelente oportunidad para impactar vidas de personas vulnerables con el amor de Dios.

9.- Brinda café gratuito en los hospitales. Puedes organizar equipos que sirvan café, bebidas energéticas, y bocadillos para el personal y los que están esperando en la sala de emergencias. También puedes dar bocadillos saludables a los pacientes de quimioterapia.

Entregar pequeños regalos a los pacientes y sus familias en la sala de niños (juguetes, paquetes de atención, etc.) O enviar payasos con globos, magos, etc. En medio de la espera que mejor que aparecerte para dar a apoyo al personal medico, enfermeras y pacientes.

2 8 Continue Reading →

¿Por que ya no tenemos tiempo para hacer comunidad?

Es domingo 8:45 a.m. y junto a mi familia vamos camino a una iglesia en algún lugar de la mancha. Tenemos mucha expectativa porque nos han hablado mucho de esta iglesia.

Luego de estacionarnos y ser recibidos cordialmente por un hermano que sirve en el estacionamiento, nos dirigimos al salón principal. El lobby es increíble, con detalles modernos y vanguardistas, al igual que el resto del salón. Ya un grupo de jóvenes recién iniciaban el tiempo de adoración y la verdad tienen un talento increíble y la atmósfera huele a Dios por todos lados.

No puedo dejar de ver a mí alrededor y entre manos alzadas y ojos llorosos, puedo ver pantallas gigantes que dan una mejor perspectiva de la tarima y la decoración propia de un decorador de interiores profesional. También noto cámaras de video y personal profesional de TV sincronizados con los detalles de la reunión.

La iluminación parece de un teatro de Broadway listo para su mejor función. Luego veo a mi familia y digo a mis adentros “¡Wow! Esta es la iglesia donde quiero venir con mi familia”. Ahora cierro mis ojos y me dejo llevar por la marea de adoración. Es indescriptible la conexión con el tercer cielo en este tiempo.

Jóvenes, adultos, niños y ancianos se entregan en cada himno como si fuera la última vez que lo harían, aunque muchos lo hacen por primera vez y cuando pensaba que nada podía mejorar este ambiente celestial, en una transición tan precisa como un reloj suizo, una voz paternal y con mucha autoridad comienza un discurso que reta a la audiencia a cómo vivir una verdadera vida de adoración. Es confrontador pero amoroso ¡Desafiante pero motivador! Uno de los mejores mensajes que jamás he escuchado de un pastor que conozca. Debo confesar que el mensaje me dejo muy inspirado y al compartir con mi familia, su manera de pensar era la misma; estábamos en el lugar correcto. Un amén por parte del pastor marcaba el final de su mensaje. Yo podía haberlo escuchado varias horas más.

Tengo muchas ganas de hablar con alguien en esta iglesia, alguien que me diga cómo puedo ser parte y servir a Dios en este lugar, así que espero por alguien que se nos acerque y pueda suministrarnos información, espero con mucha expectativa. La espera duro como 20 minutos. Ya el lugar estaba vacío, vehículos abandonan el estacionamiento como una manada y un anciano aproxima sus pasos hacia nosotros y con voz ronca y con respeto nos dice: “disculpe amado hermano, necesito que salga, debo cerrar el salón, no queda nadie más acá y debo llegar a mi casa para el almuerzo”. Su amable sonrisa me invitaba a dirigirme al estacionamiento con mi familia.

En este momento estoy muy confundido, inspirado pero confundido. Es como si me hubiera ganado la lotería pero hubiera perdido el ticket. Nadie me dio ninguna información, no escuché un anuncio, ni recibí un volante sobre cómo podía involucrarme con esta iglesia de una forma más cercana. ¡Qué forma de despertar de un hermoso sueño! Camino a un restaurante, muchas ideas pasan por mi mente tan rápido como una valida de F1. Una gran interrogante queda sola como despejada de una ecuación. No es una conclusión, es solo una pregunta que me acompaña durante todo el almuerzo.

¿Es esta la manera de Dios de hacer iglesia en el siglo XXI? ¡Luces, cámara, acción!

¿Una iglesia qué hace un esfuerzo inmenso por inspirar, pero hace poco énfasis en las relaciones?

Estoy haciendo un esfuerzo por concentrarme en mi comida y mientras le paso un plato de papas a la francesa a mi esposa otro pensamiento asaltó mi mente con protagonismo: la iglesia debe ser un lugar más allá que solo inspiración, donde el valor de las conexiones humanas es irremplazable. Un lugar donde nos conectamos con Dios y nos conectamos con las personas. Mi mente viaja por la escritura con una rapidez que deja a la velocidad de la luz en neutro. El Espíritu Santo está haciendo algo, más que una enseñanza me trae un cambio de mentalidad. La iglesia es una comunidad.

Ya estoy en mi casa y estoy dispuesto a aprender. Abro la Biblia y me encuentro en una jornada por el Nuevo Testamento desde Jesús, sus discípulos, la obra de Pablo y otros creyentes. Es muy evidente y claro el valor que cada uno de ellos colocaba sobre una comunidad genuina.

Para los pioneros de la iglesia el énfasis de las relaciones fue una parte vital en el desarrollo y propagación del evangelio. La iglesia siempre fue conducida bajo principios profundos y fuertes de relaciones. 42 Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración. 43 Todos estaban asombrados por los muchos prodigios y señales que realizaban los apóstoles. 44 Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común: 45 vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes entre sí según la necesidad de cada uno. 46 No dejaban de reunirse en el *templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, 47 alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos. Hechos 2:42-47

Leyendo este pasaje, veo que la imagen de la iglesia fue, es y siempre será un lugar para conectarnos con Dios y conectarnos unos con otros, un lugar donde amamos a Dios y amamos a la gente.

Viajando por diferente países he entrevistado a adolescentes y jóvenes, y me di cuenta de forma muy rápida que ellos han estado buscando más de la iglesia, más de lo que han recibido. Adorar a Dios y aprender acerca de la Biblia es primordial (sin discusión), pero la gente también buscaba un lugar para conectarse con otros, un lugar donde sienten que forman parte, un lugar donde tienen sentido de pertenencia.

Creo que esta generación clama con intensidad ser parte de algo que les haga sentir importantes y la verdad sea dicha, todos queremos ser parte de algo que nos haga sentir necesitados y apreciados. Pregunto: ¿Cuál es el clima de conexión en tu ministerio o iglesia? ¿Estás formando relaciones genuinas? ¿Las personas sienten que pertenecen a tu organización? ¿Estamos comiendo y riendo juntos? ¿Estamos llorando juntos? ¿Sentimos una verdadera convicción de amarnos unos a otros?

¿Cómo Cambiar?

Voy a mostrarte algunos pasos prácticos de como iniciar una reforma en las relaciones según el modelo bíblico:

1. Equipar nuestros líderes, no solo para organizar una planificación o eventos, también para que sean conectores y puentes de comunicación. Debemos ser expertos a la hora de conectar los unos con los otros.

2. Organizar tiempos especiales donde tú y tus líderes pueden comer y reír juntos, en un ambiente de “cero trabajo”. Debemos ser intencionales y proactivos con la estructura de nuestras iglesias, hacer sentir a la gente amada y valorada. Es fácil para la gente conectarse con otros cuando si se sienten amados.

3. Organizar eventos en el calendario dirigidos a conocernos unos a otros, con actividades informales y recreativas que estrechen lazos de amistad.

4. Ser persistente a la hora de animar a que la gente pase tiempo juntos fuera de la iglesia.

5. Ser muy claro en cómo la gente puede involucrarse y servir a Dios con sus talentos y llamado en la iglesia.

Espero con impaciencia el próximo domingo. Quiero reunirme con el pastor y platicarle todo lo que Dios me ha mostrado estos días. Espero devolverle la experiencia y que el salga inspirado de nuestra reunión, pero además que se convierta en mi amigo.

0 15 Continue Reading →