Skip to Content

Tag Archives: Dios

Dios te creó con cualidades especiales

Dios formó a cada criatura en este planeta con una cualidad especial. Algunos animales corren, algunos saltan, otros nadan, otros tocan y algunos vuelan. Cada uno tiene un papel particular que jugar basado en la forma en que fue moldeado por Dios. Lo mismo ocurre con los seres humanos. Cada uno de nosotros fue diseñado exclusivamente  para hacer ciertas cosas.

0 8 Continue Reading →

Las 3 perspectivas cristianas de hoy día

“No se preocupen por lo que van a decir o cómo lo van a decir. En ese momento les será dado lo que han de decir, ya que no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre a través de ustedes.” Mateo 10:19b-20 (PDT)

1 9 Continue Reading →

¡Trae tu amor y trabajemos juntos!

“Hagan todo con amor” 1 Corintios 16:14 (NVI)

0 9 Continue Reading →

No necesitas un plan; necesitas una persona

3 10 Continue Reading →

Las 4 cosas que debes hacer con la verdad

“Deben seguir creyendo esa verdad y mantenerse firmes en ella. No se alejen de la seguridad que recibieron cuando oyeron la Buena Noticia.” Colosenses 1:23a (NTV)

Cuando descubres la verdad en la Palabra de Dios, hay cuatro cosas que debes hacer con ella:

  1. Creerla. Colosenses 1:23 dice, “Deben seguir creyendo esa verdad y mantenerse firmes en ella. No se alejen de la seguridad que recibieron cuando oyeron la Buena Noticia” (NTV). La Biblia dice que debemos seguir creyendo esa verdad y mantenernos firme en ella.

 

  1. Practicarla. La verdad no sólo es un ejercicio intelectual. Es algo que haces. Tú la practicas. La aplicas. La vives. La obedeces. Antes de empezar a aprender cualquier otra nueva verdad, ¿por qué no comienzas practicando lo que ya sabes? La Biblia dice en Filipenses 3:16 “En todo caso, vivamos de acuerdo con lo que ya hemos alcanzado” (NVI).  

 

  1. Defenderla. La Biblia dice “más bien siempre debemos defender la verdad” 2 Corintios 13:8b (NTV). No tengas vergüenza en un mundo postmodernista que dice que realmente no importa. Defiende la Verdad. La Biblia dice que nuestra responsabilidad es nunca oponernos a la verdad sino defenderla en todo momento. Necesitamos ser personas a favor de la verdad en esta época relativista.

 

  1. Difundirla. La Biblia dice en 3 Juan 1:8: “Así que nosotros debemos acogerlos y colaborar con ellos en la difusión de la verdad” (BLP). ¿Qué significa eso? Significa que tú descubres donde Dios está trabajando, y te unes a Él ahí. Significa que tú vas cuando Él te dice que vayas y lo sirves donde Él te dice. ¿Cuáles son los viajes misioneros en tú iglesia que puedes apoyar? ¿Cuál es el ministerio al que Dios te ha llamado? Obedece a Dios en esto para que ayudes a difundir la verdad.

Seré honesto contigo: Hay muchas cosas en la Biblia que no comprendo. Y hay muchas cosas ahí que me resultan incómodas. Pero el hecho es que la verdad siempre me guiará a donde necesito ir, y siempre me dirá lo que es correcto. Tito 2:7 dice, “Con tus buenas obras, dales tú mismo ejemplo en todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad” (NVI).

Un gran amigo pastor de 72 años de edad me dijo una vez: “no me preocupa lo que aún no he leído de la Biblia, me preocupa lo que he leído y no estoy practicando”.

Ahora tú conoces también la verdad. ¿Qué harás al respecto?

0 8 Continue Reading →

¿Necesitas un Trasplante de Corazón?

“El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido.” Proverbios 29:25 (DHH)

Si estás deseando controlar la ira en tu vida, debes basar tu identidad en Jesús, entendiendo que Él te ama incondicionalmente, que eres valioso y que Él tiene un propósito y un plan para tu vida.

Si estás edificando tu identidad en cualquier otra cosa, lucharás con la inseguridad toda la vida. Puedes construir tu identidad en tu trabajo, pero puedes perder el trabajo. Puedes construir tu identidad en la buena apariencia que tienes, pero podrías perder tu apariencia. Puedes construir tu identidad en la persona con la cual te has casado, pero él o ella van a morir. Puedes construir tu identidad en tu popularidad, pero no siempre vas a ser popular.

Si construyes tu identidad en cualquier otra cosa que puedes perder, vas a ser inseguro, y esa inseguridad es la raíz de tu ira. Hasta que no empieces a sentirte seguro de ti mismo, la gente estará “presionando tus botones” Cuando sepas lo qué eres y quién eres, la gente no puede “presionar tus botones”. La gente no puede hacerte poner fuera de control. La ira y la inseguridad van juntas. Cuanto más inseguro te sientas, mayor será tu ira.

La Biblia dice en Proverbios 29:25 “El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido” (DHH).

Cuando te enojas, tu boca revela lo que hay dentro de tu corazón. Una lengua áspera revela un corazón enojado. Una lengua negativa revela un corazón temeroso. Una lengua jactanciosa revela un corazón inseguro. Una lengua que habla sin detenerse revela un corazón inestable. Una lengua de juicio revela un corazón culpable. Una lengua que critica revela amargura en el corazón. Una lengua sucia revela un corazón impuro.

Por otra parte, una lengua que anima revela un corazón feliz, una lengua suave
revela un corazón amoroso y una lengua que se controla revela un corazón pacífico.

¿Sabes que necesitas deshacerte del problema de la ira? Necesitas un trasplante de corazón. Afortunadamente, Dios es especialista en trasplantes de corazón. ¡Y esto se llama Salvación!  Dios te da un corazón nuevo y una nueva identidad. No tienes que encontrar tu identidad en el trabajo o en tu cuenta de banco o en tu apariencia o en tus relaciones, porque tu identidad está en lo que Dios dice de ti.  

Jesús puede curar tres cosas que son las causantes de tu ira: dolor, frustración y miedo. Jesús puede curar tu corazón herido con su amor. Jesús puede remplazar tu corazón frustrado con paz. Jesús puede remplazar tu corazón inseguro con un corazón lleno de su fuerza y su amor.

Si levantas un bebe llorando y lo sostienes, el sentirá calor y seguridad, esta acción detendrá su llano. Esto calmará su enojo. Al igual, cuando te sientas seguro y aceptado en Jesucristo, tu ira se desaparecerá. 

Tal vez necesitas hacer esta oración hoy: “Querido Dios, admito que tengo un problema con mi enojo. Permito que otras personas me saquen de mi control, y no pienso antes de hablar. Te pido que me ayudes. Ayúdame a reflexionar antes de reaccionar. Ayúdame a aprender a liberarme de mi ira apropiadamente. Quiero encontrar mi identidad en ti. Me rindo completamente a ti. Sálvame. Amen”  

1 17 Continue Reading →

Puedes lograr más haciendo menos

“«Todo me está permitido», pero no dejaré que nada me domine.” 1 Corintios 6:12 (NVI).

0 2 Continue Reading →

Aprendiendo a estar satisfecho con mi vida.

“He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre.” Filipenses 4:11 (NVI)

0 5 Continue Reading →

Ser Popular vs Ser íntegro

Por Rick Warren

0 4 Continue Reading →

Amor en Acción: Satisfacer las Necesidades de Otros

La Biblia dice en Juan 19:28-29, “Jesús sabía que su misión ya había terminado y, para cumplir las Escrituras, dijo: «Tengo sed». Había allí una vasija de vino agrio, así que mojaron una esponja en el vino, la pusieron en una rama de hisopo y la acercaron a los labios de Jesús.” (NTV).

La expresión “Tengo sed” fue el versículo de la vida y el tema de la Madre Teresa, quien fundó la Orden de las Misioneras de la Caridad, y el Hogar de la Madre Teresa para los Moribundos. En cada Hogar para Moribundos alrededor del mundo, donde se enfocan en los pobres de los pobres, hay un cuadro de Jesús en la cruz, con las palabras “Tengo sed”, porque la Madre Teresa dijo que es nuestro deber calmar la sed de Cristo ayudando a los necesitados.

No podemos ayudar a Jesús en la cruz. Eso pasó ya hace mucho tiempo. ¿Te puedes imaginar ser el soldado que dio algo de beber a Jesús? ¡Qué privilegio! Pero no podemos hacer tal cosa. Lo que sí podemos hacer es ayudar a quienes nos rodean.

La meta de nuestra existencia es saciar la sed de Jesús en la cruz por cada alma, y eso se muestra en nuestro amor en acción.

Amor en acción es cuando satisfacemos las necesidades de otras personas en su sed — física, emocional o espiritual — como una expresión de amor por Cristo, quien tuvo sed por nosotros.

Hay personas alrededor tuyo que están espiritualmente secas, pero nadie usa tal término. Estos son algunos sinónimos para la sed espiritual: aburrimiento, infelicidad, estrés, desesperación.

Las personas que están sedientas espiritualmente, tienen necesidades de propósito e importancia. Quieren escuchar una palabra de Dios. Quieren saber qué hacer con sus vidas.

“Ciertamente se acerca la hora … cuando enviaré hambre a la tierra, no será hambre de pan ni sed de agua, sino hambre de oír las palabras del Señor. La gente deambulará de mar a mar y vagará de frontera a frontera en busca de la palabra del Señor, pero no la encontrarán. En aquel día, las jóvenes hermosas y los muchachos fuertes se desmayarán, sedientos por la palabra del Señor.” Amós 8:11-13 (NTV)

¿No es esta una perfecta descripción de nuestra sociedad actual? La gente se ve bien exteriormente, pero está vacía en su interior. Están deprimidos, desanimados, derrotados, desesperados, insatisfechos, saltando de cosa en cosa, buscando lo que les dé satisfacción y sacie su sed.

¿Cuál es tu responsabilidad como creyente para con estas personas, y con el mundo?

La única manera en que puedes servir a Dios es sirviendo a las personas y ayudando a los demás en su nombre. Ayudar a saciar su sed compartiendo con ellos lo que Dios ha hecho para que sean completos.

0 5 Continue Reading →

Libera tensiones hablando con Dios. No acumules más dolor.

1 4 Continue Reading →

Como tener valentía para defender lo que crees.

“Si ante la gente alguien está dispuesto a decir que cree en mí, yo también lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo.” Mateo 10:32 (PDT)

0 8 Continue Reading →

Necesitas a Dios, no una explicación.

 

“Sé paciente y espera las obras del SEÑOR.” Salmo 37:7a (PDT)

 

Una de las razones por las que la gente lucha con el contentamiento es porque siempre estamos buscando explicaciones del por qué suceden las cosas en nuestras vidas. Nos asusta que Dios no nos ofrezca explicaciones. ¿Por qué no lo hace?

 

Porque te está probando. Él te está poniendo a prueba para ver si dejas ir el control y aprenderás a estar satisfecho, ya sea que lo explique o no.

 

Dios no te debe explicación de nada, y no lo entenderías, aunque te la diera.

 

Pero incluso si consiguieras una explicación, todavía no quitaría el dolor. No vas a saber por qué la mayoría de las cosas suceden hasta llegar al otro lado de la muerte.

 

Dios no va a darte una explicación, pero te pondrá a prueba.

 

Recuerdo cuando era un niño, que la única vez que nuestra aula en la escuela estaba en silencio era durante una prueba. El maestro diría: “¡No hablar! Tomen sus lápices y contesten la prueba. “Incluso el maestro se quedaría en silencio.

 

Cuando Dios está en silencio en tu vida, estás pasando por una prueba. Cuando no escuchas a Dios y lo sientes como a un millón de kilómetros de distancia, ¡eso es una prueba! El maestro siempre está en silencio cuando los estudiantes hacen una prueba. Cuando Dios está en silencio en tu vida, tu fe está siendo probada. ¿Dejarás ir el control, o te agarrarás más fuertemente? ¿Aprenderás a estar satisfecho?

 

Cuando estés pasando por un dolor esta semana o el próximo mes o este año, realmente no necesitas la explicación de Dios. Necesitas la presencia de Dios.

 

“Sé paciente y espera las obras del SEÑOR” (Salmo 37:7a PDT).

0 5 Continue Reading →

Cambios verdaderos requieren una comunidad

“Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.” Romanos 12:4-5 (NTV)

 

No harás todos los cambios que necesitas hacer, quieres hacer, desearías hacer, planeas hacer, o esperas hacer por tu propia cuenta. Si pudieras, lo harías, pero no puedes, ¡así que no lo harás!

 

La Biblia dice en Romanos 12:4-5 “Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.”  (NTV).

 

Dios diseño el universo de tal manera de que nos necesitamos unos a otros. Yo te necesito, y tú me necesitas. La frase “unos a otros” es usada 58 veces en el nuevo testamento: Amarnos unos a otros, cuidaros unos a otros, animarnos unos a otros, soportarnos unos a otros, orar unos por otros, saludarnos unos a otros, compartir unos con otros. Dios nunca quiso que fueras sólo por la vida. ¡Aún el llanero solitario tenía a Toro! No fuiste creado para ir sólo por la vida. Sin importar tu estatus marital, eso no es relevante. Necesitas una familia espiritual, y necesitas estar en una congregación.

 

Necesitas personas a tu alrededor, y ellos te necesitan. Nos pertenecemos mutuamente.

 

Hay muchos libros de auto ayuda que te dirán las cosas correctas que debes hacer, pero no te proveerán las dos cosas que la Biblia dice que debes de tener: El poder de Dios y la comunión. Eso es lo que realmente necesitas para cambiar de verdad. El cambio necesita comunión.

 

En la iglesia existe una diversidad real, en edades, culturas, historia e idiomas, pero lo que tenemos en común es nuestro amor por Dios. Eso nos une y nos permite ayudarnos unos a los otros.
Gálatas 3:28 dice, “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (NVI).

0 4 Continue Reading →

Aislado no puedes crecer Espiritualmente

0 3 Continue Reading →

Claves para crear un tiempo a solas con Dios.

Por Rick Warren

0 11 Continue Reading →

Actor LIAM NEESON habla de su fe: Dios es amor. Si Dios fuera un maestro severo, yo habría renunciado a mi Fe.

0 2 Continue Reading →

5 MANERAS PARA AYUDAR A TUS AMIGOS A TRAVÉS DE TIEMPOS DIFÍCILES

Por: Andrea Jongbloed

0 8 Continue Reading →

EVANGELISMO EN UNA ERA DIGITAL Y SOCIAL

Por: Pastor Rick Warren

1 6 Continue Reading →

¿Cómo alcanzar bienestar en una cultura del “nunca es suficiente”?

Vivimos en una cultura de descontento, y las señales están por todas partes.

0 5 Continue Reading →

NUNCA PERMITAS QUE TUS ERRORES DEFINAN TU VIDA.

Como recuperarse después de una gran decepción.

0 6 Continue Reading →

Creados para crear

Por: Ashley Abramson

0 13 Continue Reading →

CÓMO AYUDAR A UN ADOLESCENTE A ENCONTRAR SU PROPÓSITO

Por Pr. Rick Warren

0 5 Continue Reading →

8 COSAS QUE LOS CRISTIANOS NECESITAMOS HACER MAS EN REDES SOCIALES

Internet no tiene por qué ser un lugar terrible.

By: Neal Samudre

0 9 Continue Reading →

Elige la Fe en lugar del Miedo

1 17 Continue Reading →

¿Cuál Será tu Contribución?

0 2 Continue Reading →

4 Distracciones que te pueden alejar de lo mejor de ti

0 8 Continue Reading →

Llena Tu Mente con la Verdad, No con Basura

2 9 Continue Reading →

TRASTORNO DE COMPARACIÓN OBSESIVA: EL MAYOR PROBLEMA DE LOS MILENIALES

By: Paul Angone

El trastorno de comparación obsesiva (TCO) es la viruela de nuestra generación. 9 de cada 10 doctores concuerdan que el Trastorno de Comparación Obsesiva es la causa principal para devorar un envase de Nutella de media libra mientras ves un reality en la televisión.

Así que, ¿Qué es exactamente el trastorno de comparación obsesiva? ¿Cuáles son sus causas, sus efectos secundarios y más importante, existe una cura?

TRASTORNO DE COMPARACIÓN OBSESIVA

El trastorno de comparación obsesiva es nuestra adicción a constantemente compararnos con otros, produciendo pensamientos no deseados y sentimientos que nos llevan a la depresión, ansiedad y a sentirnos aburridos.

Ahora, obviamente el atractivo y el peligro de la comparación no son nuevos. La comparación comenzó justo con el pecado.

El primer asesinato del que habla la Biblia fue producto de la comparación. Dos hermanos llevaron a Dios una ofrenda. Dios aprobó la de Abel y desaprobó la de Caín. Así que en Génesis 4, Caín invita a su hermano al campo, lo ataca y lo mata.

Durante la última cena de Jesús con los discípulos, él les dice una noticia bastante escandalosa que cambiaría la historia –uno de ellos lo iba a traicionar. ¿Cómo respondieron los discípulos? ¿Hicieron todo lo que pudieron para encontrar y detener al culpable? No. En Lucas 22, ellos comenzaron un debate sobre cuál de ellos era el mayor discípulo.

La comparación siempre ha estado alrededor. Pero ahora, el internet y las redes sociales han llevado nuestro problema de comparación a un nivel mundial.

Unas cuantas décadas atrás, solías tener que esperar una reunión cada diez años para verse los unos a los otros, repararse de arriba abajo y ver quién era mejor o peor que tú. Todo lo que tenías que hacer era fingir que eras el mejor de la reunión sólo por una noche.

Rentabas un BMW. Prestabas una esposa y un par de niños. Entrenabas con alguno de esos locos programas para bajar de peso, de esos que venden en los infomerciales, junto con esa máquina que sacude la grasa de ti. Haz lo que tengas que hacer. Sólo se trataba de conseguir alguna versión fabricada de tu vida, sólo por una noche, para mostrársela a los demás y que vean que tu vida de fantasía es obviamente mejor que la de ellos.

Entonces podrías dejar la reunión, y llevar ese BMW justo de la casa de renta de donde vino, devolver la familia prestada pedir dos pizzas para llevar, y la vida regresa a la normalidad.

Ahora todo es diferente, con la dichosa creación de las redes sociales, ¿quién necesita una reunión cada diez años? Ahora tenemos la oportunidad de compararnos a nosotros mismos con cualquier persona. Cualquiera. Cada día de nuestras vidas. Qué bendición.

Todos los días estamos tratando de lograr una nueva vida, deslumbrante, llena de filtros, editada, imposiblemente épica, una vida que nadie jamás podría estar viviendo.

“¡Mi trabajo no se siente como un trabajo!” “Mis hijos no podrían ser más hermosos, nunca se comportan mal y los únicos en su equipo que anotan goles” “¡Mi esposa y yo constantemente caminando por ahí acurrucándonos como aparece en esta foto!”

Así las cosas, ¿Qué efecto está teniendo el trastorno de comparación obsesiva sobre nosotros?

EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRASTORNO DE COMPARACION OBSESIVA

TCO es la causa principal para comprar cosas que no debemos comprar. Este trastorno3 nos hace mirar cada foto de nuestros amigos, ese álbum llamado “Mi vida es asombrosa”, y nos hace sentir depresivos porque nuestra vida no se ve “como debería verse”.

Este nuevo TCO devora la creatividad, la energía y la paz –tres características vitales para vivir una buena vida.

El trastorno de comparación obsesiva toma los diseños que Dios hizo para tu vida y los deforma en una retorcida, versión miope de todas las cosas que no tienes, en vez de ver todas las cosas que sí.

Y uno de los más peligrosos efectos secundarios que he visto de primera mano, el trastorno de comparación obsesiva nos aísla. Recibo miles de correos de todas partes del mundo y la frase más común que veo una y otra vez: “Me siento tan solo, siento como si soy el único luchando”.

El TCO bloquea la honestidad, las conversaciones auténticas. Vulnerabilidad y autenticidad no van de la mano con una imagen distorsionada que creas online.

La comparación nos vuelve obsesivos en tratar de secretamente escribir la vida de las otras personas en vez de escribir la nuestra. Aún así, no nos conectamos entre nosotros por nuestra pretendida perfección. Nos conectamos a través de nuestras luchas.

¿Cuáles son algunas cosas simples que podemos hacer ahora mismo para ayudar a curar el trastorno de comparación obsesiva?

3 FORMAS SENCILLAS PARA EMPEZAR A CURAR EL TCO

  1. Reduce tu tiempo en redes sociales y la tv

“Wow, esa hora que invertí en Facebook fue una buena inversión de mi tiempo!!” “¡me siento mejor con mi vida después de eso!” –Ninguna persona jamás dijo eso.

¿Quieres saber un secreto para acortar tu trastorno de comparación obsesiva a la mitad?

Reduce tu tiempo en redes sociales a la mitad.

Las redes sociales y la televisión pueden llevarte a problemas tamaño bicicleta y convertirlos en problemas tamaño Hummer, consumiendo tu energía por ninguna otra razón que solo verse bien.

Para mí, entender esto ha significado tomar un gran descanso de Instagram. También ha significado no ver más programas de tv como Cazadores de casas internacionales (House Hunters International) para ver como una pareja decide cuál de las casas de $700,000 dólares le viene mejor. A veces, necesitamos cerrar nuestros ojos para no ver aquello que nos genera ansiedad.

Si ves a esos caballos que usan para llevar un carruaje o alguna carga, verás que siempre llevan anteojeras, las cuales los ayudan a no distraerse o asustarse por el ruido de la periferia. Las anteojeras los obligan a enfocarse en sólo lo que tienen al frente, y nada más. Todos necesitamos unas anteojeras. Tenemos que estar enfocados en lo que tenemos al frente. ¿Qué tipo de anteojeras necesitas para mirar solamente hacia al frente?

¿Qué tal si usamos toda la energía que gastamos en compararnos a nosotros mismos con aquellos a nuestro alrededor, y solo corremos nuestra propia carrera?

 

  1. Celebra lo que haces

Celebra lo que haces. No te obsesiones con aquello que no haces. Necesitamos celebrar en el barco que estamos navegando, en vez de ahogarnos mientras intentamos nadar hacia el barco de otro.

  1. Refina y aprópiate de tu propia salsa especial.

La mejor manera de celebrar lo que haces es apropiándote de ello y refinar tu salsa especial – ese sabor único que traes al mundo y nadie más puede traer.

Dios es el maestro de artesanos y te ha creado con una mezcla única de ingredientes. Mientras más te apropies y pulas para lo que fuiste creado, mas puedes celebrar que a otras personas también les vaya bien.

Así como la Madre Teresa acertadamente dijo: “Si eres humilde nada puede tocarte, ni alabarte o hacerte desgraciado, porque tú sabes quién eres”

Cuando nos enfocamos en ser agradecidos y administrar bien nuestros talentos, valores y fortalezas que Dios te ha dado, entonces el desorden de comparación obsesiva no va a tener el mismo poder o la misma influencia sobre ti. Puedes ser feliz con el éxito de otros, en vez de desear que ese éxito fuera tuyo.

Tú sirves al mundo cuando sirves tu salsa especial. Si tú simplemente comparas obsesivamente tu éxito con el de los demás, tu salsa especial se convertirá en esa cosa negra en el fondo del sartén, que en realidad no usaste para nada.

0 16 Continue Reading →

SI DIOS TIENE EL CONTROL, ¿POR QUÉ SIGUEN PASANDO COSAS MALAS?

Entrevista a  N.T Wright

Personas alrededor de los Estados Unidos y del mundo todavía están lidiando con la tragedia en Orlando, Dallas y Turquía.

Y esa no es la única crisis en el mundo: personas alrededor del globo están siendo perseguidas y asesinadas por sus creencias. Las guerras están demostrando una violencia sin control. Millones están viviendo hoy en extrema pobreza.

Escuchando todas estas cosas, a veces nos encontramos preguntándonos a nosotros mismos y a veces en voz alta, otras veces en nuestra mente:

“¿Dónde está Dios en todo esto?”

Es una pregunta con la que los creyentes han sufrido por siglos, y solo un teólogo, N.T Wright está interesado en resolver. Su libro, Simply Good News, habla sobre la forma en que la verdad del evangelio transforma nuestra realidad presente, creando un nuevo periodo de tiempo entre la muerte de Jesús y su segunda venida.

En el libro, usted afirma que los cristianos han distorsionado el evangelio convirtiéndolo en solo “buenos consejos”. ¿Podrías explicarlo?

El punto clave del libro es la diferencia entre “buenos consejos” y “buenas nuevas”. La palabra “evangelio” originalmente significaba “buenas nuevas o buenas noticias”, y son las noticias acerca de que algo ha ocurrido y por este hecho, todo será diferente, incluyendo quienes somos, y esto es el comienzo porque es mucho más grande que esto.

Hemos convertido esto de los “buenos consejos” como tomando un seguro de vida para el futuro. Como asegurando una vida mejor, Ven, tal vez te gustaría firmar por esta opción porque será mejor para ti”.

Ahora, no hay nada malo con los buenos consejos, pero no son tan buenos como las buenas nuevas. Vivimos entre las noticias de que algo ha pasado y la promesa de que algo pasará. Las noticias de lo que Dios ha hecho en y a través de Jesús crea un mundo completamente nuevo, y nuestra invitación debe ser hacia esa propuesta de Jesus, que implica un cambio de adentro hacia afuera.

Este mundo necesita buenos consejos, pero aun más, necesita de manera urgente las buenas noticias del evangelio.

Así que en este nuevo periodo de tiempo entre escuchar las noticias y el cumplimiento de ellas. ¿Cómo cree que vivimos en esa tensión?

Parte de nuestro problema es, y es una característica del mundo moderno occidental, que hemos olvidado, por así decirlo, diferentes capas del tiempo.

Incluso si suena chiflado o extraño, la gente dice: “¿A qué te refieres con diferentes capas de tiempo?” Debido a la forma en que vivimos en el mundo de hoy, vemos el tiempo como una línea recta y mientras más avanzamos, las cosas se ven cada vez mas y mas lejos. Pero a través de la mayoría de los periodos de la historia, la gente sabía perfectamente que en realidad, las cosas podrían cambiar con el tiempo. Usted puede estar mucho más cercano a un evento de la fundación, a pesar de que fue hace mucho tiempo por orden cronológico, pero podría estar mucho más cerca de su realidad.

La vida de la iglesia en cuanto a adoración, oración, sacramentos y lectura de la escritura es una forma de hacer esto realidad, así que aunque podamos encontrar complicado describir qué está pasando, la realidad de la fusión de las capas del tiempo- El tiempo de Dios y nuestro tiempo- es una realidad muy presente.

Eso nos trae a la siguiente pregunta: Si Dios es bueno y Él está en control, ¿Por qué deja que pasen cosas malas?

Nunca podrás leer los propósitos de Dios a partir de cómo está el mundo. Siempre es mucho más complicado y confuso que eso. En este momento, estoy mirando una ventana con un hermoso cielo azul, en una hermosa mañana de invierno, y usted solo piensa “este es un mundo maravilloso, es tan hermoso, tan lleno de promesas y vida” Y así he tenido un desayuno con una amiga cuyo esposo murió unos años atrás, y ella todavía está procesando la pregunta de por qué en la mitad de la vida de alguien pasaría algo como esto.

“Si, el dolor es real, pero Dios ha lidiado con eso y todavía lo sigue haciendo. La belleza y el poder de la creación es real. Dios va a hacer cosa nueva.

Vivimos en un mundo donde no puedes simplemente mirar la evidencia y decir: “Ahí estás, hay un Dios bueno, todo está bien”. Es por eso que las buenas nuevas de Jesús es eso en el medio de este confuso mundo, con mucha belleza pero también con mucho dolor, lo que Dios ha hecho en Jesús lanza un proyecto que dice:”Si, la pena es real, pero Dios ha lidiado con eso y todavía lo sigue haciendo. La belleza y el poder de la creación son reales. Dios va a hacer algo nuevo.

Parte de los problemas del mundo occidental, es que hemos asumido que Dios es, o como si fuera, el Presidente Ejecutivo Celestial de esta corporación llamada universo. Y entonces, como uno de los personajes de Woody Allen dijo: “Creo más o menos en Dios, pero parece que él básicamente tiene bajo rendimiento”. En otras palabras, no es un muy buen Presidente Ejecutivo.

Pero realmente, el mundo es mucho más complicado que eso. No es simplemente una maquina de negocios con Dios como el Presidente. Dios está involucrado con él de unas maneras que es difícil para nosotros ahora, particularmente en el mundo moderno, comprendamos.

Cuando leemos las historias sobre Jesús y vemos lo que ocurre en esas historias, tal vez necesitamos reformular el significado de la palabra Dios en torno a lo que vemos en Jesús. Entonces todo tipo de cosas se vuelven más claras y con un enfoque más preciso. No es simplemente una cuestión de ¿Dios ha sido descuidado? ¿Lo habrá entendido mal? ¿Ya no nos ama?, nada de esto es cierto, Él ha estado en el medio de este caos con nosotros y ha tomado lo peor que el mundo puede hacerse como una oportunidad. Él ha puesto en marcha su proyecto de una nueva creación. De esto se trata toda la historia de Jesús.

En un nivel práctico, estamos en el medio de este caos y nos cuesta realmente ver lo que Dios está haciendo, ¿Cómo vivimos a la luz de esa realidad?

Esto siempre será un misterio, pero la disciplina clásica de los cristianos, de oración, de adoración, de estudio de la palabra, y particularmente, el servicio a los pobres, en cada una de esas maneras, estamos realmente enchufados al proyecto de Dios de una nueva creación. Es decir con cada disciplina espiritual que practicamos estamos acercando el reino de Dios a las personas. Y debemos saber que esto esta funcionando.

No es que podamos construir la nueva creación por nuestros propios esfuerzos –Dios la hace en su tiempo. Nosotros no construimos el Reino, nosotros construimos por y para el Reino. Dios es el que construye el Reino, pero lo que hacemos en el presente es permitirle a Dios usarnos para un proyecto que es a largo plazo.

Me parece a mí que esto es lo que la iglesia, en su mejor momento, siempre está haciendo, usualmente por debajo del radar e invisible de las noticias. El aporte de cada creyente de compartir las buenas noticias desde sus lugares de trabajo, estudio o vivienda, día tras día y año tras año será parte al final de la nueva creación que Dios hará.

Comparte las buenas noticias hoy!

0 4 Continue Reading →

¿POR QUÉ LAS IGLESIAS NECESITAN MÁS LIDERES?

Por Mike Breen

 

El liderazgo es uno de los temas más utilizados y saturados en el ministerio cristiano de hoy. Sin embargo, para todos los libros, blogs y conferencias, hay dos realidades asombrosas tenemos que luchar a brazo partido con:

 

En primer lugar, mientras que la mayoría de las iglesias creen tener programas de desarrollo de liderazgo, en la actualidad lo que tienen son programas que reclutan y forman voluntarios. Un voluntario es una persona que realiza la visión de otro. Un líder es una persona que tiene una visión propia.

 

En verdad, a menudo hay sólo unos pocos líderes en la iglesia promedio, y todos los demás se reducen a ejecutar su visión. Es el efecto del “genio con mil ayudantes” paradigma que Jim Collins utiliza para describir las organizaciones que son buenas, pero nunca se hacen grandes. Este es el movimiento de liderazgo que se encuentra estrechamente expuesto en la iglesia hoy.

 

Vamos a ser muy claros: Una estructura de voluntarios no es lo mismo que una estructura que multiplica líderes. Estas son dos cosas diferentes. Se necesitan las dos. En la actualidad, la mayoría de las iglesias tienen una sola.

 

Me encuentro con miles de líderes de la iglesia cada año, y aunque no había puesto a todos en estas dos categorías generales, en lo que respecta al tema de la dirección de la iglesia muchos caen en una de dos campos:

 

  1. Las personas que quieren multiplicar los líderes cristianos, pero realmente no saben cómo obtenerlos.

 

  1. Las personas que creen que su visión es lo suficientemente grande para todo el mundo y no quieren tener más líderes.  Es decir, realmente sólo quieren voluntarios.

 

Ayudar al primer tipo de personas es bastante fácil. Ser un discípulo significa ser un aprendiz de todas las cosas que Jesús era y Jesús era experto en multiplicar líderes. La Biblia describe modelos verdaderamente prácticos y reproducibles para el liderazgo de la iglesia, donde se puede aprender a poner en práctica según sea el contexto para comenzar a identificar, la formación y la empoderar a líderes cristianos a hacer la obra de Dios en el mundo. Yo lo he hecho y he visto otras personas que lo hacen en todo el mundo. Se puede hacer, de hecho, los resultados son increíbles.

 

Pero luego está ese segundo grupo, los que, honestamente, no desean tener líderes, en cambio desean un amplio personal que ejecuta la visión de uno solo. Me pregunto si eso es en realidad donde la mayoría de líderes cristianos en todo el mundo se encuentran hoy.

 

¿Por qué la mayoría de los pastores no querrían tener más líderes en sus iglesias?

 

Creo que es probable que haya muchas respuestas a esta pregunta (no sé cómo entrenar los, miedo de empoderar, renunciar a cierto control sobre ellos, etc.). Pero sospecho que la gran respuesta es la siguiente: (!Y cada pastor ha sido entrenado así!) Al final del día, lo que quieren la mayoría de los pastores es subordinados que ejecuten la visión más importante de todas. La visión del pastor. Al hacer esto, se matan con eficacia toda capacidad de las personas para tener una visión personal.

 

Lo delicado es que este enfoque es la antítesis del Evangelio.

 

Liderazgo cristiano se trata de escuchar la visión de Dios y luego recibir la autoridad y el poder para ejecutar esa visión. Ese es el derecho de todo cristiano nacido nuevo: escuchar la voz de su padre. Sin embargo, en la forma en que hacemos liderazgo hoy, de repente es como que estamos en una era anterior a la Reforma, donde sólo un selecto grupo élite se les da este privilegio. Y seamos claros: Nuestro ego tiene mucho que ver con esto.

 

Ahora no estoy sugiriendo que cambiamos un paradigma completo de puros jefes y de ningún indio. No estoy sugiriendo que no hay momentos en los que aprovechar nuestra capacidad colectiva para ofrecer una visión central. Estoy diciendo que hay muchos lugares en su comunidad donde el Reino necesita avanzar. Y si usted quiere tomar ese territorio, vas a necesitar algo más que un grupo de voluntarios. Tienes que aprender a operar en un modelo que empodera los líderes a tomar esos frentes, o vas a estar en pausa ministerial. Usted puede pensar que su visión es lo suficientemente grande para todas esas grietas y hendiduras, pero te lo digo honestamente, no lo es.

 

Por supuesto, las iglesias necesitan una visión amplia y general de que hacer. Hay un arte en involucrar la visión que Dios da a nuestros líderes cómo parte de la visión general de la iglesia. Y esto no es voluntariado sino liderazgo.

 

¿Nuestros programas de desarrollo liberan el potencial de nuestros líderes? o, más probablemente, todo se trata de un reclutamiento de voluntarios para mantener la máquina en marcha de la iglesia?

 

Debemos aprender de nuevo la técnica que Jesús utilizó: La tarea de multiplicar líderes con una misión y enviarlos a ocupar las grietas y vacíos de la sociedad donde hay poca o ninguna presencia del Evangelio.

 

He oído muchos líderes de la iglesia decir, “Queremos ser conocidos más por nuestra capacidad de envío que por nuestra capacidad de asientos.” He conocido muy pocos los que realmente abrazan esta realidad y que saben cómo hacerlo. No puedo sino pensar a veces que toda la charla de liderazgo cristiano en las iglesias es un como organizar sillas en el Titanic. Estamos gastando tanta energía en lograr algo, pero no estamos cambiando la trayectoria general hacia dónde se dirige este barco.

 

Lo que estamos hablando es de una nueva clase de líderes empoderados y con habilidades mejoradas. Eso es lo que requiere el futuro de la iglesia. Es lo que incluso, nos revela el pasado.

 

¿Qué necesita la iglesia de hoy y del futuro?

 

  • Líderes que son discípulos en primer lugar.

 

  • Líderes dentro de cualquier área de la iglesia que tienen el permiso, son animados, capacitados y empoderados para escuchar la voz del Señor por una visión para impactar el mundo fuera de las cuatro paredes del edificio de la iglesia y que se les ha dado la autoridad y poder de hacer algo con esta visión.

 

  • Líderes que saben cómo entrenar y empoderar a otros, en otras palabras, que tienen la habilidad y el permiso para multiplicar líderes.

En mi opinión, esto es donde la iglesia del futuro debe estar. Mi preocupación es que, en la cultura del “genio con mil ayudantes” y la cultura predominante del mantenimiento de la máquina pueden alejarnos de la verdadera tarea, del verdadero desarrollo del liderazgo bíblico: empoderar a otros.

1 11 Continue Reading →

No Nos Corresponde Decidir Quien Merece Ayuda

3 principios para alcanzar a aquellos en necesidad.

Por CRAIG GREENFIELD

 

Mis vecinos fueron desalojados ayer.

Volví a casa y me encontré con todas sus pertenencias – un par de sabanas sucias, una almohada rosa y ropa – apiladas en un charco afuera de la puerta principal de mi casa.

Anteriormente, ellos vivieron amontonados en uno de los pequeños cuartos sin ventana de nuestro corredor. Aparentemente nuestra administradora (una señora muy difícil y adulta, dueña de varias casas por esta zona) decidió que ya no podía mas con sus peleas de borrachos. Entonces, madre, padre y cuatro hijos (edades entre uno y 12) fueron echados a la calle.  Se fueron antes de que me pudiera dar cuenta.  Su desoladora existencia se volvió más desoladora.

Pero aquí está el dilema: No hay duda de que la incesante manera de tomar y pelear de la mamá contribuyó con la situación en la que ahora se encuentran. Ella era difícil de querer y aún más difícil de ayudar. Ella rechazó a sus hijos para poder sentarse a tomar y jugar cartas con los vecinos. Ella gritaba a sus hijas cuando se les olvidaba cocinar el arroz o lavar la ropa, mientras se sentaba a no hacer nada.

LA OBRA DE DIOS AL TRANSFORMAR VIDAS, SE TRATA MUCHO MAS DEL AMOR DE DIOS QUE DE SI LOS BENEFICIARIOS LA MERECEN O NO. NADIE SE LO MERECE. ES POR ESO QUE NECESITAMOS LA GRACIA DE DIOS.

Entonces ¿por qué debería ayudarla?

¿Alguna vez te has dado cuenta de que hay algo en nuestra naturaleza humana que busca encasillar a las personas como “los pobres que merecen” y “los pobres que no merecen”? Fácilmente marcamos como “in merecedores” a aquellos que viven en pobreza y que no parece que trabajan suficientemente duro, o aquellos que pueden ser alcohólicos o adictos. Cuando ponemos a los niños y a aquellos que marcamos como que simplemente están pasando por tiempos difíciles en la categoría de “merecedores” de nuestra compasión y ayuda. Pero preguntar si la gente es “merecedora” o “in merecedora” de ayuda no es la pregunta correcta. Y cuando preguntamos incorrectamente, siempre tendremos la respuesta incorrecta.

Lo interesante es que Jesús lidió con este problema. En su tiempo, la incapacidad y pobreza estaban vistos como un resultado del pecado. Muchos en el mundo aún creen que es de esta manera. Lo llaman Karma – La idea de que tus pecados en tus vidas pasadas impactan directamente esta vida. Pero Jesús rechazó este análisis. Cuando los discípulos se atravesaron con un hombre ciego, ellos querían que Jesús les dijera quién causó su condición. En cambio, Jesús escogió mostrar la más importante verdad:

—Ni él pecó, ni sus padres —respondió Jesús—, sino que esto sucedió para que la obra de Dios se hiciera evidente en su vida. (Juan 9:1-3).

Jesús dejó claro que la obra de Dios en transformar vidas se trata más del amor de Dios que de si los beneficiarios la merecen o no. Nadie se la merece. Es por eso que necesitamos la gracia de Dios. En Mateo 25, Jesús no categoriza a la gente basándose en si son “pecadores” ni los juzga por si ya han tenido múltiples oportunidades. Su obra fue simplemente para alcanzar a aquellos cuyas necesidades no habían sido alcanzadas y amarlos: “Tuve hambre. Tuve sed. Estuve desnudo. Estuve preso. Estuve enfermo”.

He aprendido a mantener estos tres principios en mente mientras me relaciono con aquellos que pueden ser vistos como “inmerecedores” en mi propia vida y ministerio. Y creo que te pueden ayudar a ti también:

  1. Extiende la misma Gracia quejas recibido.

“Haz a otros lo que quieras que te hagan a ti” es bellamente aplicable en esta situación. Después de todo, todos hemos pecado y nos hemos quedado cortos con los estándares de Dios para nuestras vidas. Si medimos cuanta gracia, perdón y amor merece cada uno de nosotros, tú y yo, nos quedaríamos cortos.

No estoy sugiriendo que ignoremos el pecado o permitamos a alguien comportamientos destructivos. Soy apasionado de la transformación. Pero reconozco esto “Ahí, pero por la gracia de Dios voy yo “. Yo no sé de cuáles demonios esté buscando escapar mi vecina. Yo no sé qué traumas o abusos ha sufrido ella por las manos de otros. Yo no la conozco lo suficiente para juzgarla. Solo Dios sabe. Entonces mi rol es simplemente amarla, servirle, y orar por un cambio.

  1. Busca comprender, en lugar de juzgar.

Somos rápidos para etiquetar a aquellos que vemos como in merecedores, usando términos como “divas” y “flojos”. Y al hacer eso, los juzgamos como in merecedores de nuestro amor y esfuerzo. Yo no creo que esta actitud refleja el amor de Jesús. En lugar de eso, busca comprender en lo individual que le sucede a una persona que es desmoralizada, envuelta en comportamientos destructivos, o buscando suplir sus necesidades de formas no saludables.

SI MEDIMOS CUANTA GRACIA, PERDON Y AMOR MERECE CADA UNO DE NOSOTROS, TU Y YO, NOS QUEDARIAMOS CORTOS.

Segundo, busca entender las razones sistemáticas de pobreza y como la gente terminó siendo marginada y echada fuera del sistema (y por tanto desmoralizada y envuelta en hábitos destructivos). Para aquellos de nosotros que venimos de trasfondos privilegiados, busca entender tus privilegios, para que puedas entender mejor la pobreza. Reconoce que es mucho más fácil para alguien con recursos recibir ayuda con una adicción o esconder el problema. Este es un punto ciego para la mayoría de las personas de un trasfondo pudiente y educado, pero es absolutamente crucial que nos involucremos en esta manera de pensar, o terminaremos  haciendo más daño.

 

  1. Haz Las preguntas correctas

La pregunta no es si la persona “merece” o “no merece”. La pregunta correcta es “¿Cómo puedo hoy extender de la mejor manera el amor de Dios a esta persona?” o “¿Cuál sería la acción más amorosa y transformadora en la vida de esta persona?” Estas preguntas nos invitan a alejarnos del juicio y acercarnos a la transformación. Estas preguntas nos permiten responder con el tipo de gracia que Jesús nos ofreció primero a nosotros.

Una noche, un par de semanas atrás, escuché el sonido de un llanto afuera de mi casa. Prendí las luces y al abrir la puerta, encontré a mi vecina alcoholizada temblando en el suelo, gimiendo y llorando. Ella había tomado mucho y tenía un ojo morado. Tuvo otra discusión con su esposo y estaba lista para desahogarse y dormir afuera. Me arrodillé detrás de ella, tratando evitar la suciedad en que estaba recostada, y la escuche hablar acerca de sus problemas por un tiempo. Ella había tocado fondo y lo sabía. Pero no podía ver una salida. Mi llamado en ese momento y en cada interacción con ella, es simplemente extender amor, gracia y tratar de ayudarla a encontrar un mejor camino.

Yo sé que Jesús puede sanarla y liberarla. Yo sé que cuando Dios la ve, El ve a su hija amada que desesperadamente necesita amor, gracia, perdón y transformación. Quizá ella no sea lo que la mayoría de personas, incluyéndome, vemos como “merecedora”. Y precisamente eso, es lo que nos hace excelentes candidatos para la gracia.

0 8 Continue Reading →

¿Lo que estás haciendo es Importante?

“¡Deja que los muertos espirituales entierren a sus propios muertos! Tu deber es ir y predicar acerca del reino de Dios” (Lucas 9:60 NTV)

 

Cuando te conviertes en un seguidor de Cristo, Dios te llena de Su Espíritu Santo. La prueba de que el Espíritu Santo está en ti no es una experiencia emocional. No es el hablar en lenguas o lo alto que saltes.

 

Lo que prueba que tú tienes el Espíritu de Dios en ti es el hecho de que vayas. ¿Estás compartiendo las Buenas Nuevas con alguien?

 

Jesús dijo en Lucas 9:60, “¡Deja que los muertos espirituales entierren a sus propios muertos! Tu deber es ir y predicar acerca del Reino de Dios” (NTV).

 

¿Qué es lo que quiere decir con esa afirmación? Suena bastante insensible. Pero lo que está diciendo aquí es que tienes que considerarte indispensable. Hay algunos oficios en la vida que cualquiera puede hacer, pero hay algunos trabajos que sólo un creyente puede hacer. Sólo un cristiano puede decirle a la gente acerca de Cristo. Sólo un cristiano puede decirle a la gente cómo llegar al Cielo. Sólo un cristiano puede mostrar la compasión de Cristo como Cristo quiere que se muestre.

 

Dios quiere que hagas lo que es indispensable. Deja que las personas que están espiritualmente muertas hagan las cosas que cualquiera puede hacer. Tú debes pasar más de tu vida haciendo cosas que sólo tú puedes hacer.

 

Hay un montón de cosas que puedes estar haciendo por el resto de tu vida que no van a importar en absoluto cuando llegues al Cielo.

 

Pero hay algo que puedes hacer que hará una diferencia eterna. ¿Alguien va a estar en el Cielo porque tú lo ayudaste? ¿Qué clase de legado vas a dejar? El mejor legado es  que alguien en el cielo se te acerque y te diga: “Estoy aquí por ti.” Eso es usar tu vida de una manera valiosa.

0 14 Continue Reading →

Concéntrate en tu propósito, no en tu problema.

“Si sigo viviendo en este cuerpo, aprovecharé más mi trabajo. Por eso no sé qué escoger. Es muy difícil escoger entre vivir o morir. Algunas veces quisiera dejar esta vida y estar con Cristo, pues eso sería mucho mejor, pero quedarme en la tierra es mucho más necesario para seguirles ayudando a ustedes. Sé que me quedaré aquí con ustedes porque estoy convencido de que me necesitan. Me quedaré aquí para que ustedes aumenten su felicidad y su fe.” (Filipenses 1:22-25 PDT)

 

Cuando te mantienes enfocado en tu propósito, no en tu problema, puedes ser feliz aun cuando la vida parezca que se cae a pedazos.

 

Pablo ya era un hombre mayor cuando estuvo preso en Roma. Estaba muy lejos de casa. Estaba esperando su ejecución. Todo le había sido quitado – sus amigos, su libertad, su ministerio, aún su privacidad, con un guardia encadenado a él las 24 horas del día. No era exactamente un tiempo feliz para Pablo.

 

Pero había una cosa que no pudieron quitarle: su propósito. Pablo tomó la decisión de permanecer enfocado en su propósito, aun cuando había perdido todo lo demás. ¿Cuál era su propósito? Servir a Dios al servir a otros.

 

Pablo dice en Filipenses 1:22-25, “Si sigo viviendo en este cuerpo, aprovecharé más mi trabajo. Por eso no sé qué escoger. Es muy difícil escoger entre vivir o morir. Algunas veces quisiera dejar esta vida y estar con Cristo, pues eso sería mucho mejor, pero quedarme en la tierra es mucho más necesario para seguirles ayudando a ustedes. Sé que me quedaré aquí con ustedes porque estoy convencido de que me necesitan. Me quedaré aquí para que ustedes aumenten su felicidad y su fe.” (Filipenses 1:22-25 PDT)

 

Nunca voy a olvidar la lectura del libro de Viktor Frankl “El hombre en Busca de Sentido”. Frankl fue un psiquiatra judío llevado a uno de los campos de concentración de la Alemania Nazi. Toda su familia y todos sus amigos murieron en la cámara de gases y asesinados. Él cuenta en su libro acerca de un día cuando estaba parado frente a la Gestapo completamente desnudo. Le habían quitado sus ropas de prisionero y aun también su anillo de bodas. Estuvo parado allí con absolutamente nada cuando de repente se dio cuenta que había una cosa que los nazis no podían quitarle: su elección de cómo iba a responder.

 

No puedes controlar lo que otras personas te hacen. No puedes controlar lo que otras personas hacen alrededor tuyo. Pero puedes controlar cómo tu respondes.

 

1 16 Continue Reading →

Cuando Dios interrumpe tus planes

Por Christina Fox

Hace poco estábamos de vacaciones con mi familia cuando Dios interrumpió mis planes. Habíamos viajado cientos de millas para quedarnos en un hotel en la playa. Había organizado pasar un día visitando amigos. Pero entonces, en medio de la noche, justo antes del día libre que había programado, uno de mis hijos despertó enfermo. Pasé todo el día siguiente encerrada, mirando a través de la ventana del hotel el largo trecho de playa que estaba apenas fuera de mi alcance.

 

Una vida interrumpida

 

Mi vida está llena de interrupciones, inconvenientes, frustraciones y eventos inesperados. Las cosas se rompen. Ocurren accidentes. El teléfono suena justo cuando entro en la cama. El tráfico me hace llegar tarde. Justo cuando no podemos gastar más, se descompone un electrodoméstico. Enfermedades inesperadas cambian los planes que organicé tan cuidadosamente. Podría seguir con una lista más y más larga. Probablemente ustedes también.

 

El problema es que, por lo general, no sé lidiar bien con estas interrupciones. Reacciono con frustración y rabia. Como una niña pequeña, quiero patear el piso y decir: “¡No es justo!”. Culpo a los demás por las molestias. Hasta celebro mis propias fiestas de autocompasión.

 

Aun cuando estas interrupciones son inesperadas y me toman por sorpresa, a Dios no lo toman por sorpresa. No son eventos fortuitos y sin sentido. De hecho, las interrupciones son puestas en mi camino por obra divina y por alguna razón. Dios las utiliza para hacer que me parezca más a Cristo.

 

El tráfico lento, un hijo enfermo o una reparación costosa no parecen ser instrumentos importantes en nuestra santificación, pero lo son. Por lo general no le damos importancia a estas interrupciones e inconvenientes y en su lugar esperamos que Dios trabaje en nuestra vida a través de circunstancias extraordinarias que marquen un antes y un después. Pero la realidad es que en la vida no ocurren con frecuencia esos grandes acontecimientos que nos hacen confiar en Dios y obedecerle de una manera más profunda. No seremos llamados a construir un arca o a llevar a un hijo único al Monte Moriah. Por el contrario, es en estas pequeñas frustraciones e interrupciones, en las cosas simples de la vida, donde se nos da la oportunidad de confiar en Dios, obedecerle y darle gloria.

 

Paul Tripp lo explica así:

 

Usted y yo no vivimos en una serie de momentos importantes y dramáticos. No vivimos pasando de una decisión importante a la otra. Todos vivimos en una serie infinita de momentos pequeños. El carácter de una vida no se define en diez grandes momentos. El carácter de una vida se forma en diez mil pequeños momentos de la vida diaria. Son las luchas que emergen de esos pequeños momentos las que revelan lo que realmente está sucediendo en nuestros corazones (Whiter Than Snow [Más blanco que la nieve], p. 21).

Las interrupciones de la gracia

 

Estos diez mil pequeños momentos son aquellos en los que los niños nos piden que juguemos un juego justo cuando estamos atareados con otra cosa. Son los momentos en los que estamos atrapados detrás de un autobús escolar cuando ya estamos llegando tarde a una cita, o cuando se nos desinfla una rueda del auto camino al trabajo. Son todos esos momentos del día en los que las cosas no salen como queremos, nuestros planes se ven frustrados y nuestra vida interrumpida.

 

Es en estos momentos en los que el zapato aprieta cuando nuestra fe es puesta a prueba y miramos hacia abajo para ver si estamos parados sobre la roca o la arena. ¿Creemos realmente que Dios tiene el control sobre todos los detalles de nuestra vida? ¿Creemos realmente que su gracia es suficiente para ayudarnos a sobrellevar el día? ¿Creemos realmente que el evangelio de Cristo tiene poder suficiente no solo para salvarnos eternamente, sino también para sostenernos y fortalecernos en medio de las interrupciones de la vida? ¿Creemos realmente que Cristo es suficiente para satisfacer todas las necesidades más profundas de nuestro corazón?

 

Estas interrupciones son actos de la gracia de Dios. Nos obligan a examinarnos a la luz de estas preguntas. Nos hacen enfrentar nuestros pecados. Son la manera en que Dios nos quita el velo de los ojos y nos hace ver que necesitamos el evangelio en todo momento del día. Son la luz que brilla en las cavidades más oscuras de nuestro corazón, revelando lo que está allí realmente: los pecados e ídolos que hemos arrinconado en una esquina, pensando que si no podemos verlos, no deben existir.

 

El recordatorio que necesitamos

 

Estas interrupciones nos recuerdan que no tenemos la vida resuelta y que no podemos hacerlo solos. Son como la vara del Pastor, que nos saca de nuestro camino errante y nos lleva de regreso hacia el Gran Pastor. Necesitamos estas interrupciones. Más que ninguna otra cosa, nos acercan a la cruz de Cristo, donde recordamos el evangelio y recibimos su gracia y perdón.

 

Es difícil ver que todos estos pequeños eventos e interrupciones frustrantes que ocurren en nuestro día han sido colocados por Dios como oportunidades para crecer en gracia, pero es así. Y verlos así nos ayuda a dejar de mirar hacia nosotros mismos y a poner nuestros ojos en Cristo, quien se preocupa más por nuestra transformación que por nuestra comodidad diaria. En lugar de darnos una vida fácil, la interrumpe con gracia y nos muestra qué es lo que más necesitamos: él mismo.
¿Y tú? ¿Tu vida está llena de interrupciones? ¿Ves la mano de Dios trabajando en ellas?

0 15 Continue Reading →

Cuatro hábitos de un corazón feliz

Por Marshall Segal

La felicidad hoy en día no está garantizada y las personas se rehúsan a presuponerla.

 

La verdadera felicidad —del tipo que realmente se afirma como ancla del alma, nos satisface, nos inspira y es duradera— no es algo que podamos dar por sentado. No es una expectativa fácil, predecible o razonable, ni siquiera cuando se acercan la libertad y el descanso del fin de semana. La felicidad puede costar un arduo trabajo. Si eres honesto, realmente no necesito convencerte de eso. Ya habrás vivido demasiados lunes, demasiados jueves e incluso demasiados viernes.

 

Las razones por las cuales la felicidad tan comúnmente nos elude son los obstáculos que hay en nuestros corazones: el pecado que aún permanece, aún engaña y aún se opone a lo que es mejor para nosotros. Se mete sigilosamente en nuestras vidas de formas creativas y destructivas, con mentiras mortales, algunas evidentes e intolerables, otras sutiles y convincentes.

 

El Salmo 130 expresa en palabras un patrón de convicción, arrepentimiento, espera y alabanza que purifica al pecador y glorifica al Salvador. Sirve de paradigma para la búsqueda de la felicidad en medio de las realidades diarias de la tentación, la debilidad, el desánimo y las fallas.

 

El llanto

 

Desde lo más profundo, oh SEÑOR, he clamado a ti. ¡Señor, oye mi voz! Estén atentos tus oídos a la voz de mis súplicas. SEÑOR, si tú tuvieras en cuenta las iniquidades, ¿quién, oh Señor, podría permanecer? (Salmos 130:1-3)

La culpa es un sentimiento horrible y adecuado para el corazón humano. Todos hemos experimentado la muerte (Efesios 2:1) y nos regodeábamos en las profundidades del pecado, la ira y la destrucción segura (Efesios 2:3). Todos en un principio estamos en esa posición delante de Dios: sin excepciones, sin excusas y sin esperanza. Pero Dios… Por medio de la gracia, hemos sido rescatados del infierno, restaurados por la fe y renovados en Cristo.

 

No obstante, aun después del milagro de la resurrección —nos dio vida juntamente con Cristo, y con Él nos resucitó, y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús (Efesios 2:5–6)— somos llamados a luchar día a día contra lo que quede de nuestra vieja naturaleza. El dolor por nuestros pecados es algo bueno y piadoso, siempre y cuando nos lleve a desear más de Dios y más de Su semejanza en nosotros. Hay una clase de culpa —un llanto— que nos atrae a Dios, no nos aleja de Él; nos conduce por Sus caminos de restauración, no hacia el aislamiento. Todos estamos condenados por nuestros propios actos, pero la misericordia de Dios triunfa por sobre todo mal y nos lleva de regreso a casa, a Su presencia.

 

La bienvenida

 

Pero en ti hay perdón, para que seas temido. (Salmos 130:4)

 

Somos bienvenidos en casa gracias al perdón inagotable de un Padre que de lo contrario sería aterrador. Él es temible y aterrador. Es decir, eso sería si no halláramos refugio en Jesús. Si no conocemos Su infinita santidad, poder y justicia, nunca lloraremos y nunca conoceremos la plenitud y dulzura de su perdón.

 

El Dios perfecto que castiga toda injusticia pagó por completo nuestra deuda cuando inmoló a Su Hijo en la cruz (Isaías 53:10). Y este Dios —nuestro Dios— perdona para ser temido. En cierto modo, Dios obtiene más gloria, más fama y más admiración en el mundo cuando salva a los pecadores. No renunció a su renombre para rescatarnos: lo resaltó y lo llevó a su plena realización. Él perdona y salva para ser visto por todo lo que Él es.

 

“Dios no renunció a su renombre para rescatarnos. Él perdona y salva para ser visto por todo lo que Él es”.

 

La espera

 

Espero en el SEÑOR; en Él espera mi alma, y en su palabra tengo mi esperanza. Mi alma espera al Señor más que los centinelas a la mañana; sí, más que los centinelas a la mañana.(Salmos 130:5-6)

Cuando conocemos a un Dios como el nuestro —el Dios omnisciente, justo y perdonador— esperamos en Él. No hay otra manera de responder a un Dios de tan terrible ira y tan misericordiosa bienvenida. Si hemos visto y probado que Él es bueno, nos despertaremos queriendo más de Él, pidiendo más de Él, haciendo el espacio en nuestros días, planes y sueños para que Él venga a nuestro encuentro.

 

De este lado del cielo, siempre estamos esperando. Esperando obtener la sabiduría para tomar esa decisión tan difícil. Esperando la solución que necesitamos en esa relación. Esperando que Él corrija las cosas a nuestro alrededor. Esperando que Él responda los difíciles interrogantes de nuestros corazones. Esperando que Él nos complete y nos santifique. Esperando a que Él regenere el mundo y todo lo que hay en él. Esperando a que Él finalmente lleve a sus hijos e hijas de regreso a casa. Nunca dejaremos de esperar hasta el regreso de Jesús.

 

Sin embargo, más que ninguna otra cosa, estamos esperando por Él: por más y más de Él. En todos los demás tipos de espera, también estamos esperándolo a Él. Él es el poder que nos sustenta y el camino que nos guía y el significado culminante de todas nuestras vidas. Todo es en relación a Él. “Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas” (Romanos 11:36). Así que esperamos por Él y solo a Él.

 

La alabanza

 

Oh Israel, espera en el SEÑOR, porque en el SEÑOR hay misericordia, y en Él hay abundante redención; Él redimirá a Israel de todas sus iniquidades. (Salmos 130:7-8)

Mientras que de este lado del cielo siempre estamos esperando, Dios siempre está en movimiento. Siempre nos está dando razones para recordarlo, dar gracias y regocijarnos. Desde el momento en que creó la tierra, el sol y los mares, ha querido inspirar adoración. Y todo lo que Él hace es digno de alabanza: no por obligación y de mala gana, sino una alabanza espontánea y afectuosa, maravillada ante Dios. Todo lo que Él hace debería elevar nuestros corazones. Sus obras no siempre tienen ese efecto en nosotros, pero eso no es culpa suya. Todo acerca de Él es más bueno de lo que imaginamos, en especial la vida abundante que da a insurrectos infieles e indignos como tú y yo.

 

La esperanza que tenemos en Él no puede contenerse. No quedará atrapada en nuestros corazones ni en nuestros hogares, ni siquiera en nuestras reuniones de la iglesia. La esperanza es tan plena, tan real, tan cautivadora, tan transformadora, que corre dentro de nosotros frenéticamente buscando una manera de escapar, anhelando desesperadamente ser compartida con los demás: “Esperen en el Señor”.
La alabanza es la manera en que los redimidos respondemos al bien que tenemos en Dios. Es la invitación al mundo para que venga, compre y coma, sin dinero y sin precio. Es el sonido de la felicidad del alma en Él.

0 17 Continue Reading →

Manejo del Estrés: ¡No te Preocupes!

“No se preocupen por nada.” (Filipenses 4:6 NTV)

 

La fuente principal del estrés en tu vida no es el trabajo; es la preocupación. El trabajo no te mantiene despierto toda la noche; la preocupación sí.

 

Dios es muy claro en la Biblia cuando dice lo que piensa de la preocupación. Filipenses 4:6 dice “No se preocupen por nada.”

 

¿Por qué necesitas dejar a un lado tu preocupación?

 

  • La preocupación es irrazonable por un par de razones. Primero, la preocupación exagera el problema. ¿Has notado que si alguien dice algo malo acerca de ti, mientras más piensas en ello, más grande se hace? En segundo lugar, la preocupación no funciona. El preocuparte por algo que no vas a poder cambiar, es algo inútil. Y preocuparte por algo que puedes cambiar es una tontería. Simplemente cámbialo.

 

  • La preocupación es antinatural. Nadie nace con preocupaciones. Podrías pensar que tú sí, pero no es así. La preocupación es algo que se aprende. La preocupación no es natural, ni tampoco saludable. Tu cuerpo no está diseñado para lidiar con preocupaciones. Cuando la gente dice, “Estoy enfermo de preocupación” están en lo cierto. Los doctores dicen que una gran cantidad de personas podrían salir hoy del hospital si supieran como deshacerse de la culpa, el resentimiento y de las preocupaciones. Proverbios 14:30 dice: “La paz en el corazón da salud al cuerpo” NTV.  

 

  • La preocupación es inútil, La preocupación no puede cambiar el pasado y la preocupación no puede controlar el futuro. Todo lo que hace es estropear el presente. La única cosa que la preocupación cambia es a ti. ¡Te hace miserable! La preocupación nunca ha resuelto un problema, ¡Es inútil!

 

  • La preocupación es innecesaria. Dios te hizo, te creó, te ha salvado, y Él pone Su espíritu en ti. ¿No crees que Él se va a encargar de tus necesidades? No hay necesidad de preocuparse.

 

El primer paso en el control del estrés es rechazar el preocuparse por algo. ¿Por qué? Porque es irrazonable, es antinatural, es innecesario y es inútil.

 

La Biblia dice en 1 Pedro 5:7 “Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes” NTV.

 

Dios se interesa personalmente por ti y por tus necesidades. ¿Ves todas estas cosas por las que estás estresado, ansioso y preocupado?  

 

Déjalas ir.  Entrégaselas a Dios.

0 12 Continue Reading →

No confiar en Dios produce estrés

No confiar en Dios produce estrés

cover_blog_jueves14_2016

Por Rick Warren

“Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios.” (Salmo 20:7 TLA)

Todo el mundo confía en algo. La pregunta es, ¿en qué – o en quién – confías tú?

Nuestra sociedad tiende a rechazar la confianza – o por lo menos decimos que la rechazamos. Somos escépticos de todo y de todos. No confiamos en el gobierno, en la policía o en los médicos. Los empleados no confían en los empleadores. Los clientes no confían en los negocios. Al llegar a la raíz de la decadencia de la confianza de hoy en día, encontrarás que “la decadencia de la verdad” en nuestra sociedad es gran parte del problema.

La verdad y la confianza van de la mano. Tú solo confías en personas que dicen la verdad. No confías en las personas si no piensas que te están diciendo la verdad y si no crees en la verdad absoluta, entonces no puedes confiar en nadie para que te diga la verdad.

Nuestra falta de confianza causa tremendo estrés en nuestras vidas. Nacimos para confiar. Dios nos diseñó con la capacidad y el deseo de confiar en algo más grande que nosotros mismos porque quería que tuviéramos una relación con Él.

Si no confías en Dios, vas terminar creando algo más para confiar en ello. Puede ser un diploma en la pared, el dinero en el banco, tu cónyuge, tu carrera, o un pasatiempo. Este deseo de confiar en algo más grande que nosotros mismos no es nada nuevo. Los escritores bíblicos eran muy conscientes de esto en sus culturas.

La Biblia dice en el Salmo 20:7, “Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios.” (TLA)

La Biblia tiene un nombre para cualquier cosa en lo que ponemos nuestra confianza en lugar de Dios. La Biblia lo llama un “ídolo”. La Palabra de Dios dice que, por nuestro propio bien, tenemos que alejarnos de los ídolos: “El día que el Señor les habló en Horeb, en medio del fuego, ustedes no vieron ninguna figura. Por lo tanto, tengan mucho cuidado de no corromperse haciendo ídolos o figuras que tengan alguna forma o imagen de hombre o de mujer.” (Deuteronomio 4:15-16 NVI).

2

6 Maneras en las que Dios Bendice un Corazón Quebrado

6 Maneras en las que Dios Bendice un Corazón Quebrado

co

“El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.” (Salmos 34:18 NVI)

Cada uno de nosotros vamos a experimentar pérdidas en nuestras vidas. Entonces, ¿cómo puede Dios sanar un corazón quebrantado? Tú no debes tratar de evadir tu pérdida, no la puedes esquivar. Es necesario que aprendas a lidiar con la pena. Y si tienes miedo de expresar tus emociones y prefieres evadir el proceso, esto te llevará al estancamiento.

Y ¿cómo puedes salir del estancamiento? Dejas que Dios te ayude. Hay seis maneras que Dios usa para bendecir a los de corazón quebrantado.

1. Dios te acerca a Él. Salmo 34:18 dice: “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido.” (NVI). Cuando sufres, a menudo se siente comosi Dios estuviera a un millón de millas de distancia. Pero lo que sientes y lo que es real no siempre es la misma cosa. Dios no está a un millón de millas de distancia. De hecho, está más cerca que nunca.

2. Dios sufre contigo. La Biblia dice: “[Jesús] hombre de dolores, conocedor del dolor más profundo.” (Isaías 53:3ª NTV). Cuando vienes a Jesús con tu dolor, Él sabe de lo que estás hablando, y Él entiende tu dolor. Dios es un Dios sufriente, y Él es un Dios compasivo. Él no está distante; Él no es apático. Dios no es un espectador a la distancia.

3. Dios te dio una familia en la iglesia para apoyarte. Nosotros hemos sido creados para sufrir en comunidad. La curación viene cuando la compartimos en grupo. La curación viene ocurre en la iglesia. La curación viene en comunidad. ¡Juntos somos mejor! “En Cristo nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo, y cada miembro está unido a todos los demás… Amaos los unos a otros como una familia cariñosa… Alégrense con los que están alegres; llorar con los que lloran “(Romanos 12:5, 10, 15).

4. Dios usa el dolor para ayudarte a crecer. Dios usa el sufrimiento e incluso también el dolor para ayudarte a ser más como Cristo, y lo hace de tres maneras. Dios usa el dolor para llamar su atención (Proverbios 20:30). En segundo lugar, él trae algo bueno de malo (Romanos 8:28). En tercer lugar, te prepara para la eternidad (2 Corintios 4:17-18).

5. Dios le da la esperanza del Cielo. Hay muchas personas que sufren sin esperanza. Tu vida en esta tierra es corta, pero sicrees en Jesucristo y confías en Él para tu salvación, entonces tienes la esperanza de pasar la eternidad en el cielo con Él, y la esperanza te sostendrá a través de tus momentos de pérdida y dolor. La Biblia dice en 1 Tesalonicenses 4:13,

“Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza” (NVI).

6. Dios usa tu dolor para ayudar a otros. Esto se llama dolor redentor; es el mayor y mejor uso de la pena o dolor que has sufrido. Dios no quiere que desperdicies tu dolor. Dios

“…nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren”(2 Corintios 1:4 NVI).

13

Tu fortaleza es limitada, la de Dios es Ilimitada.

Tu fortaleza es limitada, la de Dios es Ilimitada.

dos

“Dichoso el que tiene en ti su fortaleza.” (Salmos 84:5a NVI)

¿Estás cansado? Algunos de ustedes se están quedando sin combustible. Se agotan constantemente. Al final del día, estás acabado y te estás quedando sin energía, y esto se debe a una simple razón: Eres un ser humano.

Tus fuerzas son limitadas. La fuerza de Dios es ilimitada. Tus fuerzas son finitas. Las fuerzas de Dios son infinitas. Tus fuerzas se desgastan -¡por eso estás exhausto! Pero la fuerza de Dios es inextinguible. Dios nunca se queda sin energía. Dios nunca se cansa.

Salmos 84:5 dice, “Dichoso el que tiene en ti su fortaleza” (NVI). ¿Quieres que Dios bendiga tu vida? Entonces necesitas que tus fuerzas dependan de Dios.

Uno de los cristianos más famosos del siglo 19 fue un hombre llamado Hudson Taylor. Él fue un misionero a China, y era un gigante espiritual y un hombre brillante. En su vejez, perdió su salud y estaba muy débil. Él escribió una carta a un amigo que decía esto: “Estoy tan débil que ya no puedo trabajar. Estoy tan débil que ya no puedo estudiar. Estoy tan débil que ya no puedo leer mi Biblia. Ya no puedo ni predicar. Solo puedo descansar en los brazos de Dios como un niño confiado”

Algunas veces en tu vida vas a estar tan débil que no podrás ni orar, leer la biblia, o ir a un estudio bíblico. No puedes trabajar. No puedes hacer nada. ¿Qué haces en esos momentos? Descansas en la Fortaleza del Señor, reposas en sus brazos como un niño pequeño, y confías.

La debilidad puede en realidad ser una cosa buena en tu vida, si causa que dependas de Dios. Pablo dijo en 2 Corintios 12:8-10 “Tres veces le rogué al Señor que me la quitara; pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (NVI).

Esa es la paradoja de depender de Dios – mientras más débil seas, más dependes de Dios. Y mientras más dependas de Dios, más fuerte serás.

8

¿Qué vas a Hacer con lo que te Han Dado?

¿Qué vas a Hacer con lo que te Han Dado?

co

“Cada uno de ustedes recibió un don espiritual que debe ser utilizado para servir a los demás. Así serán buenos administradores del generoso amor que Dios les ha dado en tantas formas.” (1 Pedro 4:10 PDT)

¿Sabes para qué Dios te ha creado?  ¿Sabes cuál es tu destino?

Con el fin de cumplir tu destino, es necesario que reconozcas los dones que Dios te ha dado para que los uses. Estas son las cartas con las que participas en el juego de la vida. Ellas incluyen las cosas que no puedes controlar tales como, tus padres, tu nacionalidad, tu raza y tu idioma nativo.

Ellas también incluyen tu FORMA INDIVIDUAL: dones espirituales, corazón, habilidades, personalidad y experiencias.  Estas son las cosas que te hacen único.

Ahora bien, tú no eres responsable de los dones que Dios no te dio. En otras palabras, si tú no eres artísticamente dotado, no se espera que puedas pintar cuadros como Rembrandt. Por otro lado tú si eres responsable por los dones que Él si te dio.

Cuando llegues al Cielo, Dios no te va a comparar con nadie, Él te comparará contigo mismo. ¿Qué hiciste con lo que te fue dado? ¿Qué podrías haber hecho si hubieras confiado en Dios un poco más?

Romanos 14:12 dice: “De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de si.”

Esther tenía tres recursos que Dios le dio para que los utilizara y cumpliera así su destino. Ella era inteligente, hermosa y tenía una atractiva personalidad. Por estas cualidades “Ester hallaba favor ante los ojos de cuantos la veían…Y ella halló gracia y bondad más que todas las demás vírgenes, y él puso la corona real sobre su cabeza y la hizo reina”. (Ester 2:15,17)

Dios le dió a Esther estos dones con un propósito. Dios te ha dado a ti dones para un propósito. Y así como Esther, tú tienes una responsabilidad para ser un buen administrador de esos dones – no para usos egoístas sino para beneficiar a los demás. En Esther los dones cooperaron para salvación de su pueblo amenazado. En ti también podrían funcionar para traer libertad a personas y ciudades. En conclusión, tus dones no son para tu beneficio personal. Dios te ha dado dones para el beneficio de otras personas.

8