Skip to Content

Tag Archives: enfoque

7 Razones por las cuales tus sermones o conferencias pueden tornarse aburridas.

Por Thom Rainer

Si hay una cosa que como comunicador o como líder no deberías ser, es aburrido.

Y aun así, todos los que se comunican, predican o intentan persuadir a alguien con una idea, han descubierto ese sentido de hundimiento cuando han perdido su audiencia.

¿Exactamente, como pasó esto?

Me he comunicado profesionalmente desde que tenía 16 años en la radio, leyes, y por las últimas dos décadas predicando y hablando, a través de los años me he vuelto un estudiante de lo que envuelve a la gente y lo que no.

Aprendí los principios que comparto más adelante porque en un punto o en otro, Los rompí todos.

Aquí hay 7 factores que des- involucran a la audiencia y que son muy fáciles de perder si no los estas observando.

 

  • No entiendes o has hecho empatía con tu audiencia

 

No existe tal cosa como una audiencia ‘genérica’; realmente no puedes conectarte con la audiencia si no los entiendes.

Realmente no puedes conectarte con la audiencia si no los entiendes.

Recientemente pase un tiempo con un amigo hablando de una conferencia en la que ambos vamos a hablar.

Porque Yo conozco mejor que él a la audiencia, él pasó 40 minutos preguntándome exactamente como sería la audiencia, cuáles son sus esperanzas y sus miedos, cuáles son sus luchas y como debemos acercarnos a ellos.

Me sorprendió por algunas razones.

Primero, mi amigo es un autor muy popular del New York Times y habla a audiencias grandes y muy influyentes todo el tiempo. Si alguien pudiera simplemente llegar y hablar, sería él.

Segundo, aunque él tiene muchas más oportunidades para hablar de las que pudiera aceptar, él está infinitamente interesado en las audiencias a las que habla.

El hecho de que sea tan solicitado, de que sea tan bueno en lo que hace y de que le importe tanto la audiencia a la cual le hablará, está todo conectado.

Mientras más te importa tu audiencia, más les importará a ellos lo que tienes para decir.

Mientras más te importa tu audiencia, más les importará a ellos lo que tienes para decir.

 

 

  • Enfócate en lo que la gente necesita saber, no en lo que la gente quiere saber.

 

Hay una tensión para cada comunicador entre hablar a la gente acerca de lo que quieren saber y hablar a la gente acerca de lo que necesitan saber.

Si quieres atraer una multitud, es fácil enfocarte en lo que la gente quiere saber.

Pero cada comunicador sabe que algunas veces sólo tienes que decirle a la gente lo que necesitan saber, aun si ellos no quieren escucharlo.

Ese es un reto especial para los predicadores.

Si siempre predicas lo que la gente quiere saber, probablemente te pierdas lo que la gente necesita saber.

Si solamente te enfocas lo que la gente necesita saber, la gente tendrá una manera de dejar de escucharte.

Cuando la gente deja de escucharte, puede no haber evidencia de que estas siendo fiel (como muchos predicadores dicen que son). Puede ser evidencia de que estas siendo inefectivo.

Cuando la gente deja de escucharte, puede no haber evidencia de que estas siendo fiel (como muchos predicadores dicen que son). Puede ser evidencia de que estas siendo inefectivo.

¿Entonces qué haces?

Aquí es donde he aterrizado. Intento discernir lo que la gente quiere, y luego entrego lo que la gente necesita.

Por ejemplo, poca gente quiere escuchar lo que la Biblia tiene que decir acerca del dinero o del sexo.

Pero como comunicador, si profundizo en porqué Dios nos dio instrucción en esta área y busco el beneficio que Dios pretende dar a la vida de las personas a través de ella, entonces habré aislado lo que la gente quiere escuchar y puedo entregar mejor lo que necesitan escuchar.

Discierne lo que la gente quiere. Luego entrega lo que la gente necesita.

 

  • No has descrito un problema que la gente quiera resolver

 

El problema con la comunicación es que muchas veces no empieza con un problema.

A menudo, los comunicadores o escritores simplemente empiezan.

Tu audiencia está haciendo una pregunta: ¿Por qué debería escuchar? ¿Porque debería seguir leyendo? Tengo problemas que resolver y no me estas ayudando.

Toma eso en cuenta, específicamente.

Casi siempre empiezo las pláticas que hago con un problema que la gente enfrenta-  en el trabajo, en la casa, en su relación con Dios o en sus relaciones unos con otros.

¿Cómo haces eso? Describe el problema en detalle: ejemplo. Estás tan frustrado con Dios porque Él dice que es un Dios de amor, pero lees el Antiguo Testamento y difieres. Y te preguntas si alguna vez podrás confiar en un Dios como ese.

Si realmente quieres que la gente vaya más profundo en esos asuntos, toma el siguiente paso. Haz el problema aun peor. Descríbelo con tanto detalle que la gente ya no esté tan segura de que tendrá una solución.

 

 

  • No expresaste una vieja idea de una manera fresca

 

Para que conste, Salomón tenía razón, no hay nada nuevo bajo el sol.

Realmente, ninguno de nosotros habla de algo nuevo.

Como resultado, es fácil caer en clichés y descripciones comunes de problemas que todo mundo quiere abordar.

Por ejemplo, Yo casi nombro el punto 2 de esta publicación “Estas respondiendo preguntas que nadie está haciendo”. Pero me di cuenta que mientras miraras rápidamente el articulo para ver su contenido pensarías “he escuchado eso miles de veces” y dejarías de leer.

Entonces cambie la expresión del punto a “Enfocarte en lo que la gente necesita saber, no en lo que la gente quiere saber”

Es un poco más fresco.

Otra vez, no es una idea nueva, pero está expresado de una manera más única.

Si tus ideas son simplemente adaptaciones de las ideas de otras personas, la gente te dejará de escuchar.

 

  • No has tallado tus palabras lo suficiente como para hacerlas memorables.

 

Hablé a una pareja hace un par de semanas acerca de unas series que prediqué cuatro años atrás.

Ellos están en sus veintes, entonces eso es casi una quinta parte de su vida en el pasado.

Ellos me citaron la última frase de esas series y me pidieron que la usara nuevamente en su boda.

La última frase era simplemente esto: Gustarse es una emoción. Amarse es una decisión.

Es difícil creer que alguien recuerde algo que dijiste cuatro años antes, pero sucede.

Entonces me dijeron que querían pasar su vida juntos basados en una decisión de amarse el uno al otro, no en una emoción que están sintiendo. Lo que es tan poderoso para mí como pastor es que esa sola línea contenía la dirección para una serie de seis partes cuyas ideas ellos podían recordar. (Si te lo estas preguntando, ese contenido no está disponible en línea por el momento. Quizá pronto lo estará nuevamente).

El poder de las frases que son detalladas con cuidado es  que son memorables, y las frases memorables continúan trabajando años después de que terminaste de hablarlas.

Las frases memorables continúan trabajando en la mente de la audiencia años después de que pronunciaste esas palabras.

 

  • Personalmente no eres dueño del mensaje

 

Hubo una temporada donde era suficiente que la iglesia fuera chévere. Con sermones llenos de humor y risas. Pero la gente está cansada de la labia.

En muchas maneras, lo auténtico es lo nuevo chévere.

Una de las claves para ser autentico es personalmente ser dueño de todo lo que dices. La gente quiere saber que crees en lo que estás diciendo.

En un mundo tan variable en donde tanto es vendido, la gente está buscando algo real.

Se real.

Cuando eres dueño del mensaje – cuando sale de tus entrañas, de la esencia de quien tú eres – este mensaje resuena.

Se dueño de tu mensaje.

Eso quiere decir que lo has procesado profundamente, lo suficiente como para que se vuelva parte de quien eres, no solamente algo que dices.

En un mundo tan variable en donde tanto es vendido, la gente está buscando algo real. Se real.

 

  • Estas confiando demasiado en tus notas

 

Cuando hablas públicamente, la gente no creerá tanto que eres dueño del mensaje si lo estás leyendo.

Parece como un comunicado de prensa. O un argumento que alguien más preparó. O algo que tú crees que ellos deben creer, pero que tú mismo no lo crees.

Yo sé que esto es difícil para la gente que está atada a los manuscritos.

Por favor escúchame: leer de tus notas no quiere decir que no eres sincero, solo quiere decir que la gente a menudo piensa que no lo eres.

Leer de tus notas no quiere decir que no eres sincero, solo quiere decir que la gente a menudo piensa que no lo eres.

¿Quieres el corazón de esto?

Aquí está: No memorices tu plática. Entiéndela.

Tú no memorizas tus conversaciones antes de tenerlas, porque tú las entiendes.

Entonces, entiende tu próxima plática.

Siempre puedes hablar de cosas que tú entiendes.

No memorices tu plática. Entiéndela.

 

0 7 Continue Reading →

¿Cómo administrar tus emociones? 5 Cosas que Grandes Líderes hacen con sus emociones.

Por Carey Nieuwhof

 

Emociones.

Algunos días probablemente piensas que sería mejor si pudieras liderar sin ellas.

Te emocionas con una nueva idea solo para desilusionarte cuando nadie más piensa que es una gran idea… o que no funcionará.

Como líder de iglesia, pasas la mayor parte del Lunes deseando que el Domingo hubiera sido diferente, y eso no es saludable.

Recibes un correo electrónico desagradable y eso arruina tu semana.

Tu mal día en el trabajo se convierte en una mala noche en casa

Tu estado de ánimo determina demasiado del tono que utilizas en la oficina.

Las emociones mal entendidas y mal encaminadas hunden más potencial en el liderazgo de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta.

Si no entiendes tus emociones o no sabes cómo manejarlas, nunca alcanzarás tu máximo potencial en el liderazgo.

Aun así, las emociones son absolutamente necesarias para los grandes líderes.

Entonces, ¿Cómo manejas tus emociones?

Hay 5 prácticas que los líderes efectivos adoptan cuando se trata de sus emociones. Conocerlas puede hacer una gran diferencia en tu liderazgo.

Emociones mal entendidas y mal encaminadas hunden más potencial en el liderazgo de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta.

Entonces, ¿Qué hacen los líderes efectivos con sus emociones?

Bueno, grandes líderes:

 

  • Nunca dejan que las emociones de hoy conduzcan las decisiones de mañana

 

Cuando las emociones mueven decisiones, casi nunca tomas buenas decisiones

Ciertamente, tomar buenas decisiones es una combinación de la cabeza y el corazón.

Pero piensa en todas las terribles decisiones que has tomado cuando te has dejado llevar por tus emociones:

Has dicho cosas terribles.

Has despedido a alguien, y luego deseas no haberlo hecho.

Has contratado a alguien, y luego deseas no haberlo hecho.

Has perdido los estribos en una reunión.

Has terminado una relación.

Has comido demasiado.

Has manejado tan rápido que te dieron una multa.

Casi renunciaste.

Renunciaste.

Los líderes que son sabios, saben esto. Se dan cuenta de que las cosas que hagan por impulso hoy tendrán un impacto mañana.

Ellos se han dado cuenta de que no importa cómo se sientan en el momento, una buena noche de sueño, oración, discutir el tema con amigos sabios y aun un poco de distancia les guiará a tomar una mejor decisión más adelante.

He tenido que aprender esto a la mala, pero es un muy buen principio: No tomes las decisiones de mañana basándote en las emociones de hoy.

No tomes las decisiones de mañana basándote en las emociones de hoy.

 

  • Se rehusan a dejar que las emociones distorsionen la realidad

 

Las emociones distorsionan la realidad.

Nunca es tan malo como piensas que lo es cuando estas emocional. Y nunca es tan bueno como lo piensas tampoco.

Las emociones te hacen ver las cosas negativas más negativas de lo que son, y las cosas positivas más positivas de lo que son.

Las emociones distorsionan la realidad. Los líderes efectivos saben esto.

Aun las emociones positivas pueden lastimarte cuando están alejadas de la realidad. Si eres demasiado positivo, puedes ignorar la realidad, pasar por alto peligros y minimizar problemas que realmente requieren tu atención.

El tiempo es tu amigo cuando se trata de tomar decisiones sabias. Poner un poco de distancia entre tus emociones y tus decisiones es una gran estrategia.

Otra estrategia, es un consejo sabio. Grandes líderes confían en el sano juicio de otras personas tanto como confían en el suyo.

Y cuando están emocionales, confían más en el sano juicio de otras personas que en el de ellos.

Cuando están emocionales, los líderes sabios confían más en el sano juicio de otros que en el de ellos mismos.

 

 

  • No dejan que sus emociones produzcan comportamientos egoístas.

 

Malos días o malas emociones son generalmente alimentados por el dolor.

Un correo electrónico hiriente desata una herida profunda. Una mala situación en el equipo se come tu gozo. Una temporada sin impulso desvanece tu confianza en ti mismo.

Terminas siendo un líder en dolor. Y el dolor es egoísta.

En la misma manera que pegarte en el dedo chiquito del pie te hace olvidarte de lo que estabas por hacer hasta que el dolor se te pasa, tu dolor emocional (no importa la fuente) te hace más egoísta como líder.

Las personas en dolor:

No escuchan bien a los demás

Se retiran y fruncen el ceño.

Culpan a otros.

Eventualmente convierten todas las conversaciones en conversaciones acerca de ellos mismos y sus necesidades.

Quieren que otros compartan su miseria y su tristeza.

Buscan llamar la atención.

Y los líderes egoístas nunca son líderes efectivos.

Los líderes efectivos lo saben.

La mejor manera de deshacerte de tu egoísmo es deshacerte de tu dolor.

Ora por esto. Busca un consejero. Ve más profundo en tus problemas.

Los líderes egoístas nunca son líderes efectivos.

 

  • Dejan que las emociones alimenten su pasión.

 

No todas las emociones son malas.

Después de todo, ¿Quién quiere seguir a líderes sin emociones?

De hecho, cuando ves a iglesias que están haciendo un gran trabajo en alcanzar a adultos de menos de 35 años, la pasión es una característica que no se disputa. La pasión es alimentada directamente por la emoción y es increíblemente difícil (si no imposible) fingirla.

Consecuentemente, grandes líderes se dan cuenta de que la pasión no se sostiene ni se contagia sin emoción.

Eres atraído a las personas que son apasionadas, o al menos no las puedes desechar fácilmente.

Cuando lideras con pasión, enseñas con pasión y predicas con pasión, tu liderazgo se vuelve mucho más magnético.

En adición a esto, la pasión termina llenándote a ti. Es lo que te hace levantare en las mañanas y lo que te conduce hacia adelante.

Los líderes efectivos son emocionales, pero se aseguran de que las emociones que los conducen en el liderazgo sean las emociones que impactan positivamente a otros.

La gente es atraída a líderes apasionados… o al menos no los pueden desechar fácilmente.

 

  • Mantienen sus corazones completamente comprometidos

 

Tu corazón se ve muy golpeado en el liderazgo, y como resultado es fácil decidir alejarlo. Para nunca comprometerte. Para dejar de confiar. Para retirarte.

Los líderes efectivos no hacen eso.

Ellos se han dado cuenta de que los grandes líderes van más allá de la ofensa, del cinismo y del dolor, y mantienen sus corazones completamente comprometidos.

Ellos deciden volver a tener esperanza, volver a confiar y volver a creer.

¿Por qué? Porque cuando tu corazón está comprometido y activo, te conviertes en un mejor líder.

Cuando sientes una gran cantidad de emociones (positivas y negativas) puedes tener empatía con las personas que están heridas y puedes celebrar con las personas que están celebrando.

Puedes caminar con un grupo o una congregación a través de un mal tiempo y puedes celebrar con gozo en los buenos momentos.

Para hacer esto, necesitas mantener tu corazón sano y en la frecuencia correcta.

Grandes líderes van más allá de la ofensa, del cinismo y del dolor, y mantienen sus corazones completamente comprometidos.

1 14 Continue Reading →

6 Errores en la carrera profesional que todos los Mileniales deben evitar.

 como hacerlo mejor.

Por GREG DARLEY

 

La mayor parte del tiempo en el trabajo la pasamos trabajando con líderes universitarios estudiantes de alto calibre. Ellos tienen pasión, creatividad y cantidades increíbles de potencial. Tienen todos los ingredientes para volverse transformadores del mundo.

Ahora que estoy en mis 30’s, He estado reflexionando en las cosas que haría diferente profesionalmente si pudiera vivir mis 20’s de nuevo. Quería hacer algo “grande” en mis 20’s. Quería cambiar el mundo, hacer un impacto y crear algo de valor. Hice algunas cosas bien a lo largo del camino, pero si soy honesto, perdí mucho tiempo y energía que me encantaría tener ahora de nuevo. Si pudiera volver atrás y darle consejo a mi Yo de veintitantos, le diría que evite estos errores durante la carrera:

Comparar donde Tú Estas Con Donde Están Todos Los demás

Pasaría mucho menos tiempo comparando el éxito de otros con lo que yo había logrado hasta entonces en mi vida. Estaba poniendo mi nueva carrera como escritor contra  alguien con una década de experiencia. Estaba comparando mi habilidad oratoria con comunicadores en sus cuarenta y cincuenta. Medí el crecimiento de las organizaciones sin fines de lucro y empecé con las que tenían años de historia.

Al comparar el inicio de mi viaje con alguien que ha estado  viajando por mucho más tiempo que yo, estaba limitando mi habilidad para hacer un gran trabajo. Es difícil lograr progreso cuando te estas enfocando en alguien, más que en tu propio camino.

Enfocarte en lo que aún no tienes, en lugar de dónde estás ahora

AL COMPARAR EL INICIO DE MI VIAJE CON ALGUIEN QUE HA ESTADO VIAJANDO POR MUCHO MÁS TIEMPO QUE YO, ESTABA LIMITANDO MI HABILIDAD PARA HACER UN GRAN TRABAJO

La Escritura es clara en que Dios confía en nosotros como administradores de Su obra. Él nos dará poquito para administrar hasta que podamos ser confiados con más. Al enfocarme en lo que no tenía (más eventos, más libros vendidos, más dinero recaudado) Me perdí la oportunidad de ser fiel con lo que estaba frente a mí.

Hablar con 20 personas puede ser tan importante como hablar con 20,000. Alimentar a dos familias en tu comunidad importa igual que alimentar 200. Toma cada proyecto como si fuera el más grande que alguna vez tendrás.

Evitar Riesgos

Mirando atrás, era mucho más fácil entonces intentar algo que no estaba garantizado que funcionaría. Fuí de ser asalariado a 100% por comisiones. Luego pasé seis meses sin trabajar y empecé una organización humanitaria en mi cocina.  Todas estas cosas eran mucho más fáciles cuando mis responsabilidades eran mucho menos que ahora. Hoy tengo familia – pronto serán cinco bocas que alimentar. Tengo una hipoteca y seguro médico que considerar. Hay mucho más riesgo ahora, haciendo que la oportunidad de encontrar la idea que cambiará el mundo sea aún más difícil.

Ignorar la Importancia del Proceso por sí mismo

Tus veintes son el laboratorio para el resto de tu vida. La mejor manera de saber cómo hacer un gran trabajo es simplemente haciendo el trabajo. Los mejores escritores producen mucho más contenido del que se comparte. Aún si el trabajo que estas creando es terrible, estas aprendiendo el proceso, lo cual te está haciendo mejor. Es mucho más fácil aprender cuando poca gente está viendo. Me alegra haber trabajado en eliminar los “mmm” cuando hablaba a docenas en lugar de a miles.

Esperar Reconocimiento

La mayoría de la gente que admiras por su éxito no está pasando tiempo preocupándose por lo que los demás están haciendo. Están ocupados construyendo sus ideas mientras tus estas revisando si alguien ha notado las tuyas. Yo perdí cientos de horas (Días) en mis veintes escaneando twitter y Facebook, esperando que alguien comentara algo de lo que estaba trabajando. No me puedo imaginar cuanto más trabajo pude haber hecho si simplemente me hubiera enfocado más tiempo en trabajar.

No “sentirme” exitoso, empecé a pasar demasiado tiempo tratando de ser reconocido en lugar de hacer algo que valiera la pena reconocer. Esto me llevó a ver el éxito que otros estaban teniendo, lo que reforzó el sentimiento de que yo no era así de exitoso. Esto me llevó a más frustración, duda y un sentido de que necesitaba hacer más para ser notado .Fue un ciclo sin fin que me robó tiempo de calidad que nunca recuperé.

No Buscar Mentores

Realmente desearía haber pasado más tiempo consistente con un gran líder durante mis veintes. Le diría al Greg de veintitantos que encuentre un gran líder y trabaje con él / ella. Toma un trabajo donde puedas aprender por una temporada, aún si no es tu trabajo soñado. Se voluntario en algún lugar para aprender de un gran líder. Haz una pasantía sin paga si hay un buen líder para el que puedas trabajar.

Hay mucho que puedes aprender de libros, conferencias, podcasts, etc., pero nada se compara a aprender por interacción directa y observación.

Tus veintes pueden tener un profundo impacto en tu vida. Usa tus veintes como la pasarela para preparar a donde iras y en lo que invertirás tu vida. Bill Gates se lleva el crédito al decir, “la mayoría de nosotros sobreestima lo que podemos lograr en un año y subestima lo que podemos lograr en 10. “Tú tienes mucho que puedes lograr en tus veintes. Y, si ya saliste de tus veintes como yo, la última lección es esta: Nunca es muy tarde para empezar.

2 15 Continue Reading →

7 Consejos para Predicarles a los Adolescentes

Por Brandon Hilgemann 

Predicarles a los adolescentes puede ser extremadamente retador pero también extremadamente gratificante.

Después de pasar años trabajando como pastor de jóvenes he aprendido algunas cosas para predicarles a los adolescentes.

Estas lecciones fueron difíciles de aprender pues fue a través de prueba y error. Mayormente error.

Esta no es una lista exhaustiva de todo lo que necesitas saber. Pero ojalá que estos consejos les ayuden a algunos de ustedes y no tengan que aprender de la manera difícil como yo lo hice.

 

 

  • Sé Auténtico

 

Se tú mismo. No intentes ser chévere de primera si no es tu estilo. No trates de actuar como un adolescente o usar el mismo vocabulario que ellos usan. Los estudiantes tienen por dentro un detector de falsedad. Ellos lo pueden detectar a una milla de distancia.

Todos hemos conocido a un pastor de jóvenes cuarentón que se está esforzando demasiado por ser “chévere”. No seas ese tipo.

También hemos conocido al pastor de jóvenes de 20 años que intenta muy duro ser el hípster más moderno. De nuevo, no seas ese tipo.

Los adolescentes quieren saber esto de ti: ¿Realmente te importan? ¿Realmente tienes una relación auténtica con Jesús? ¿Realmente practicas lo que predicas?

Ser autentico es una de los cosas más importantes que puedes tener como un orador. No importa que tan pulido este tu sermón, si no eres autentico, no te escucharan, perderás la audiencia.

 

 

  • Sé interactivo

 

¿Cómo estas involucrando a tu audiencia?

Haz una encuesta levantando las manos. Pídeles que respondan algunas preguntas. Escoge a un par de personas para una ilustración visual. Pídele a la audiencia que se levanten, se sienten, brinquen, cierren sus ojos, vean algo, hagan un ruido, actúen algo, jueguen, bailen…

Lo que sea que hagas, a los adolescentes les encanta interactuar con un mensaje. Siempre es mejor involucrar a la audiencia a un nivel, que sólo hacer que se sienten quietos, se callen y escuchen todo el tiempo.

 

  • Cuenta Historias

 

Jesús es el mejor predicador de todos los tiempos. El contó muchas historias. Tú también deberías hacerlo. No hay nada que conecte mejor con un principio que una buena historia y bien contada.

Vivimos en un mundo obsesionado con historias. Todos los programas de televisión, libros, películas y videojuegos que los adolescentes pasan horas de sus días jugando prueban donde las historias son poderosas e importantes para ellos.

Buenas historias obtienen su atención. Las historias les ayudan a descubrir una verdad para ellos mismos aún antes de que la digas directamente. Sólo ten cuidado de no contar una historia solo por contarla. Sé concreto.

 

 

  • Sé Gracioso

 

¿Tus chicos se están riendo? No de ti. Lo hacen contigo.

No tienes que ser un comediante. No necesitas tampoco tener las mejores bromas. Solo diviértete. Los adolescentes se quieren reír. Dales una razón en tu enseñanza para hacerlo.

La risa rompe las barreras de los estudiantes difíciles de alcanzar y los trae de regreso por más. La risa baja la tensión en el salón después de unas palabras duras.

Los mejores comunicadores saben cómo hacer rodar a la audiencia con risa por un minuto y escuchar atentamente en el siguiente.

 

 

  • Ve al Punto

 

¿Cuánto tiempo hablas?

No compro la idea de que los mensajes para los adolescentes pueden ser nada más de 15 minutos. Los adolescentes se pueden sentar de 30 a 40 min en un mensaje. Pero se necesita comprometerlos, conectarlos y moverlos durante este tiempo.

Si cuentas una historia que toma mucho tiempo en llegar al punto, los perderás. Si hablas muy despacio… lento… todo… el… tiempo, los perderás.

Nada es peor que escuchar a un pastor de jóvenes dando vueltas por 15-20 minutos sin nunca llegar al punto. Esto es usualmente un resultado de poca preparación.

Después de escribir el mensaje, determinadamente corta detalles que no son necesarios. Elimina cualquier cosa que sea muy repetitiva. Evita las tangentes que distraen del punto principal.

 

 

  • Mantente Enfocado

 

¿Cuál es la idea principal? ¿A dónde los llevas?

El mensaje que más impacta a los adolescentes no es en el que predicas 52 puntos de sermón con todo lo que necesitan saber de la vida. El mejor mensaje es el que está muy enfocado en un punto específico.

Taladra un punto de manera creativa y directa, hasta que este haya penetrado en sus mentes. Si aun no puedes resumir todo el mensaje en una simple oración, no estás listo todavía para predicarlo todavía.

 

 

  • Da ejemplos

 

Utiliza ejemplos prácticos a lo largo del mensaje.

Muchos adolescentes, especialmente en la pubertad, tienen problemas con pensamientos abstractos. Los adolescentes necesitan concretar ejemplos para ayudarles a entender lo que quieres que ellos hagan. Ellos necesitan elementos específicos de acción que los ayuden a aplicar el mensaje a su vida diaria.

Si estás hablando de servir, habla acerca de cómo uno sirve de manera práctica en su hogar o en su barrio. Si estás hablando de amar a tus enemigos, da un ejemplo de cómo podrían mostrar su amor a un hermano con quien tiene problemas, o el niño bravucón de la escuela.

Ensaya acerca de su mundo y dales algunas sencillas y prácticas ideas de cómo pueden aplicar lo que aprenden.

 

Lista para predicar a Adolescentes:

En resumen, aquí esta una pequeña lista. Hazte estas preguntas para evaluar tu siguiente mensaje.

  1. ¿Hay algo que no se sienta auténtico?
  2. ¿En dónde van a interactuar?
  3. ¿Qué historias estoy contando?
  4. ¿Hay algo gracioso?
  5. ¿Es algo muy largo, repetitivo o innecesario?
  6. ¿Cuál es el punto principal de este mensaje?
  7. ¿Cómo estoy retándolos a aplicar este mensaje?
1 24 Continue Reading →

Concéntrate en tu propósito, no en tu problema.

“Si sigo viviendo en este cuerpo, aprovecharé más mi trabajo. Por eso no sé qué escoger. Es muy difícil escoger entre vivir o morir. Algunas veces quisiera dejar esta vida y estar con Cristo, pues eso sería mucho mejor, pero quedarme en la tierra es mucho más necesario para seguirles ayudando a ustedes. Sé que me quedaré aquí con ustedes porque estoy convencido de que me necesitan. Me quedaré aquí para que ustedes aumenten su felicidad y su fe.” (Filipenses 1:22-25 PDT)

 

Cuando te mantienes enfocado en tu propósito, no en tu problema, puedes ser feliz aun cuando la vida parezca que se cae a pedazos.

 

Pablo ya era un hombre mayor cuando estuvo preso en Roma. Estaba muy lejos de casa. Estaba esperando su ejecución. Todo le había sido quitado – sus amigos, su libertad, su ministerio, aún su privacidad, con un guardia encadenado a él las 24 horas del día. No era exactamente un tiempo feliz para Pablo.

 

Pero había una cosa que no pudieron quitarle: su propósito. Pablo tomó la decisión de permanecer enfocado en su propósito, aun cuando había perdido todo lo demás. ¿Cuál era su propósito? Servir a Dios al servir a otros.

 

Pablo dice en Filipenses 1:22-25, “Si sigo viviendo en este cuerpo, aprovecharé más mi trabajo. Por eso no sé qué escoger. Es muy difícil escoger entre vivir o morir. Algunas veces quisiera dejar esta vida y estar con Cristo, pues eso sería mucho mejor, pero quedarme en la tierra es mucho más necesario para seguirles ayudando a ustedes. Sé que me quedaré aquí con ustedes porque estoy convencido de que me necesitan. Me quedaré aquí para que ustedes aumenten su felicidad y su fe.” (Filipenses 1:22-25 PDT)

 

Nunca voy a olvidar la lectura del libro de Viktor Frankl “El hombre en Busca de Sentido”. Frankl fue un psiquiatra judío llevado a uno de los campos de concentración de la Alemania Nazi. Toda su familia y todos sus amigos murieron en la cámara de gases y asesinados. Él cuenta en su libro acerca de un día cuando estaba parado frente a la Gestapo completamente desnudo. Le habían quitado sus ropas de prisionero y aun también su anillo de bodas. Estuvo parado allí con absolutamente nada cuando de repente se dio cuenta que había una cosa que los nazis no podían quitarle: su elección de cómo iba a responder.

 

No puedes controlar lo que otras personas te hacen. No puedes controlar lo que otras personas hacen alrededor tuyo. Pero puedes controlar cómo tu respondes.

 

1 16 Continue Reading →