“«Todo me está permitido», pero no dejaré que nada me domine.” 1 Corintios 6:12 (NVI).