Skip to Content

Tag Archives: estres

Los Mileniales: La generación más estresada.

0 16 Continue Reading →

¿Cómo administrar tus emociones? 5 Cosas que Grandes Líderes hacen con sus emociones.

Por Carey Nieuwhof

 

Emociones.

Algunos días probablemente piensas que sería mejor si pudieras liderar sin ellas.

Te emocionas con una nueva idea solo para desilusionarte cuando nadie más piensa que es una gran idea… o que no funcionará.

Como líder de iglesia, pasas la mayor parte del Lunes deseando que el Domingo hubiera sido diferente, y eso no es saludable.

Recibes un correo electrónico desagradable y eso arruina tu semana.

Tu mal día en el trabajo se convierte en una mala noche en casa

Tu estado de ánimo determina demasiado del tono que utilizas en la oficina.

Las emociones mal entendidas y mal encaminadas hunden más potencial en el liderazgo de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta.

Si no entiendes tus emociones o no sabes cómo manejarlas, nunca alcanzarás tu máximo potencial en el liderazgo.

Aun así, las emociones son absolutamente necesarias para los grandes líderes.

Entonces, ¿Cómo manejas tus emociones?

Hay 5 prácticas que los líderes efectivos adoptan cuando se trata de sus emociones. Conocerlas puede hacer una gran diferencia en tu liderazgo.

Emociones mal entendidas y mal encaminadas hunden más potencial en el liderazgo de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta.

Entonces, ¿Qué hacen los líderes efectivos con sus emociones?

Bueno, grandes líderes:

 

  • Nunca dejan que las emociones de hoy conduzcan las decisiones de mañana

 

Cuando las emociones mueven decisiones, casi nunca tomas buenas decisiones

Ciertamente, tomar buenas decisiones es una combinación de la cabeza y el corazón.

Pero piensa en todas las terribles decisiones que has tomado cuando te has dejado llevar por tus emociones:

Has dicho cosas terribles.

Has despedido a alguien, y luego deseas no haberlo hecho.

Has contratado a alguien, y luego deseas no haberlo hecho.

Has perdido los estribos en una reunión.

Has terminado una relación.

Has comido demasiado.

Has manejado tan rápido que te dieron una multa.

Casi renunciaste.

Renunciaste.

Los líderes que son sabios, saben esto. Se dan cuenta de que las cosas que hagan por impulso hoy tendrán un impacto mañana.

Ellos se han dado cuenta de que no importa cómo se sientan en el momento, una buena noche de sueño, oración, discutir el tema con amigos sabios y aun un poco de distancia les guiará a tomar una mejor decisión más adelante.

He tenido que aprender esto a la mala, pero es un muy buen principio: No tomes las decisiones de mañana basándote en las emociones de hoy.

No tomes las decisiones de mañana basándote en las emociones de hoy.

 

  • Se rehusan a dejar que las emociones distorsionen la realidad

 

Las emociones distorsionan la realidad.

Nunca es tan malo como piensas que lo es cuando estas emocional. Y nunca es tan bueno como lo piensas tampoco.

Las emociones te hacen ver las cosas negativas más negativas de lo que son, y las cosas positivas más positivas de lo que son.

Las emociones distorsionan la realidad. Los líderes efectivos saben esto.

Aun las emociones positivas pueden lastimarte cuando están alejadas de la realidad. Si eres demasiado positivo, puedes ignorar la realidad, pasar por alto peligros y minimizar problemas que realmente requieren tu atención.

El tiempo es tu amigo cuando se trata de tomar decisiones sabias. Poner un poco de distancia entre tus emociones y tus decisiones es una gran estrategia.

Otra estrategia, es un consejo sabio. Grandes líderes confían en el sano juicio de otras personas tanto como confían en el suyo.

Y cuando están emocionales, confían más en el sano juicio de otras personas que en el de ellos.

Cuando están emocionales, los líderes sabios confían más en el sano juicio de otros que en el de ellos mismos.

 

 

  • No dejan que sus emociones produzcan comportamientos egoístas.

 

Malos días o malas emociones son generalmente alimentados por el dolor.

Un correo electrónico hiriente desata una herida profunda. Una mala situación en el equipo se come tu gozo. Una temporada sin impulso desvanece tu confianza en ti mismo.

Terminas siendo un líder en dolor. Y el dolor es egoísta.

En la misma manera que pegarte en el dedo chiquito del pie te hace olvidarte de lo que estabas por hacer hasta que el dolor se te pasa, tu dolor emocional (no importa la fuente) te hace más egoísta como líder.

Las personas en dolor:

No escuchan bien a los demás

Se retiran y fruncen el ceño.

Culpan a otros.

Eventualmente convierten todas las conversaciones en conversaciones acerca de ellos mismos y sus necesidades.

Quieren que otros compartan su miseria y su tristeza.

Buscan llamar la atención.

Y los líderes egoístas nunca son líderes efectivos.

Los líderes efectivos lo saben.

La mejor manera de deshacerte de tu egoísmo es deshacerte de tu dolor.

Ora por esto. Busca un consejero. Ve más profundo en tus problemas.

Los líderes egoístas nunca son líderes efectivos.

 

  • Dejan que las emociones alimenten su pasión.

 

No todas las emociones son malas.

Después de todo, ¿Quién quiere seguir a líderes sin emociones?

De hecho, cuando ves a iglesias que están haciendo un gran trabajo en alcanzar a adultos de menos de 35 años, la pasión es una característica que no se disputa. La pasión es alimentada directamente por la emoción y es increíblemente difícil (si no imposible) fingirla.

Consecuentemente, grandes líderes se dan cuenta de que la pasión no se sostiene ni se contagia sin emoción.

Eres atraído a las personas que son apasionadas, o al menos no las puedes desechar fácilmente.

Cuando lideras con pasión, enseñas con pasión y predicas con pasión, tu liderazgo se vuelve mucho más magnético.

En adición a esto, la pasión termina llenándote a ti. Es lo que te hace levantare en las mañanas y lo que te conduce hacia adelante.

Los líderes efectivos son emocionales, pero se aseguran de que las emociones que los conducen en el liderazgo sean las emociones que impactan positivamente a otros.

La gente es atraída a líderes apasionados… o al menos no los pueden desechar fácilmente.

 

  • Mantienen sus corazones completamente comprometidos

 

Tu corazón se ve muy golpeado en el liderazgo, y como resultado es fácil decidir alejarlo. Para nunca comprometerte. Para dejar de confiar. Para retirarte.

Los líderes efectivos no hacen eso.

Ellos se han dado cuenta de que los grandes líderes van más allá de la ofensa, del cinismo y del dolor, y mantienen sus corazones completamente comprometidos.

Ellos deciden volver a tener esperanza, volver a confiar y volver a creer.

¿Por qué? Porque cuando tu corazón está comprometido y activo, te conviertes en un mejor líder.

Cuando sientes una gran cantidad de emociones (positivas y negativas) puedes tener empatía con las personas que están heridas y puedes celebrar con las personas que están celebrando.

Puedes caminar con un grupo o una congregación a través de un mal tiempo y puedes celebrar con gozo en los buenos momentos.

Para hacer esto, necesitas mantener tu corazón sano y en la frecuencia correcta.

Grandes líderes van más allá de la ofensa, del cinismo y del dolor, y mantienen sus corazones completamente comprometidos.

1 12 Continue Reading →

Manejo del Estrés: ¡No te Preocupes!

“No se preocupen por nada.” (Filipenses 4:6 NTV)

 

La fuente principal del estrés en tu vida no es el trabajo; es la preocupación. El trabajo no te mantiene despierto toda la noche; la preocupación sí.

 

Dios es muy claro en la Biblia cuando dice lo que piensa de la preocupación. Filipenses 4:6 dice “No se preocupen por nada.”

 

¿Por qué necesitas dejar a un lado tu preocupación?

 

  • La preocupación es irrazonable por un par de razones. Primero, la preocupación exagera el problema. ¿Has notado que si alguien dice algo malo acerca de ti, mientras más piensas en ello, más grande se hace? En segundo lugar, la preocupación no funciona. El preocuparte por algo que no vas a poder cambiar, es algo inútil. Y preocuparte por algo que puedes cambiar es una tontería. Simplemente cámbialo.

 

  • La preocupación es antinatural. Nadie nace con preocupaciones. Podrías pensar que tú sí, pero no es así. La preocupación es algo que se aprende. La preocupación no es natural, ni tampoco saludable. Tu cuerpo no está diseñado para lidiar con preocupaciones. Cuando la gente dice, “Estoy enfermo de preocupación” están en lo cierto. Los doctores dicen que una gran cantidad de personas podrían salir hoy del hospital si supieran como deshacerse de la culpa, el resentimiento y de las preocupaciones. Proverbios 14:30 dice: “La paz en el corazón da salud al cuerpo” NTV.  

 

  • La preocupación es inútil, La preocupación no puede cambiar el pasado y la preocupación no puede controlar el futuro. Todo lo que hace es estropear el presente. La única cosa que la preocupación cambia es a ti. ¡Te hace miserable! La preocupación nunca ha resuelto un problema, ¡Es inútil!

 

  • La preocupación es innecesaria. Dios te hizo, te creó, te ha salvado, y Él pone Su espíritu en ti. ¿No crees que Él se va a encargar de tus necesidades? No hay necesidad de preocuparse.

 

El primer paso en el control del estrés es rechazar el preocuparse por algo. ¿Por qué? Porque es irrazonable, es antinatural, es innecesario y es inútil.

 

La Biblia dice en 1 Pedro 5:7 “Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes” NTV.

 

Dios se interesa personalmente por ti y por tus necesidades. ¿Ves todas estas cosas por las que estás estresado, ansioso y preocupado?  

 

Déjalas ir.  Entrégaselas a Dios.

0 12 Continue Reading →

No confiar en Dios produce estrés

No confiar en Dios produce estrés

cover_blog_jueves14_2016

Por Rick Warren

“Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios.” (Salmo 20:7 TLA)

Todo el mundo confía en algo. La pregunta es, ¿en qué – o en quién – confías tú?

Nuestra sociedad tiende a rechazar la confianza – o por lo menos decimos que la rechazamos. Somos escépticos de todo y de todos. No confiamos en el gobierno, en la policía o en los médicos. Los empleados no confían en los empleadores. Los clientes no confían en los negocios. Al llegar a la raíz de la decadencia de la confianza de hoy en día, encontrarás que “la decadencia de la verdad” en nuestra sociedad es gran parte del problema.

La verdad y la confianza van de la mano. Tú solo confías en personas que dicen la verdad. No confías en las personas si no piensas que te están diciendo la verdad y si no crees en la verdad absoluta, entonces no puedes confiar en nadie para que te diga la verdad.

Nuestra falta de confianza causa tremendo estrés en nuestras vidas. Nacimos para confiar. Dios nos diseñó con la capacidad y el deseo de confiar en algo más grande que nosotros mismos porque quería que tuviéramos una relación con Él.

Si no confías en Dios, vas terminar creando algo más para confiar en ello. Puede ser un diploma en la pared, el dinero en el banco, tu cónyuge, tu carrera, o un pasatiempo. Este deseo de confiar en algo más grande que nosotros mismos no es nada nuevo. Los escritores bíblicos eran muy conscientes de esto en sus culturas.

La Biblia dice en el Salmo 20:7, “Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios.” (TLA)

La Biblia tiene un nombre para cualquier cosa en lo que ponemos nuestra confianza en lugar de Dios. La Biblia lo llama un “ídolo”. La Palabra de Dios dice que, por nuestro propio bien, tenemos que alejarnos de los ídolos: “El día que el Señor les habló en Horeb, en medio del fuego, ustedes no vieron ninguna figura. Por lo tanto, tengan mucho cuidado de no corromperse haciendo ídolos o figuras que tengan alguna forma o imagen de hombre o de mujer.” (Deuteronomio 4:15-16 NVI).

2