Skip to Content

Tag Archives: generacion

Los Mileniales: La generación más estresada.

0 16 Continue Reading →

6 rasgos clave de los millennials que manejan las empresas y las iglesias deben conocer.

La Generación Millennials define a los nacidos entre 1.981 y 2.000, jóvenes entre 20 y 35 años que se hicieron adultos con el cambio de milenio (en plena prosperidad económica antes de la crisis). Según el reporte de Tendencias Digitales Conecta, actualmente en Latinoamérica un 30% de la población es Millennial. Y según una proyección de la consultora Deloitte, en 2025, representarán el 75 % de la fuerza laboral del mundo.

 

Los Millennials son, por tanto, la futura generación de emprendedores, profesionales, consumidores y usuarios, una generación con nuevas características, necesidades y demandas que conviene conocer por las repercusiones y transformaciones que exigirá en los próximos años.

 

Aquí una lista con los 6 rasgos claves de esta nueva generación de jóvenes llamados mileniales:

 

  1. Digitales

 

Son nativos digitales. Se caracterizan por dominar la tecnología como una prolongación de su propio cuerpo. Casi todas sus relaciones básicas cotidianas están intermediadas por una pantalla. Para ellos, realidad y virtualidad son dos caras de la misma moneda. On y off están integrados. Prefieren internet a la TV convencional. El 59% ve películas por internet y el 46% televisión, también a través de internet, un porcentaje sensiblemente más alto que en otros grupos de edad. Es evidente que ni el prime time de la TV ni la publicidad clásica son buenas estrategias para llegar a este colectivo.

 

  1. Multipantalla y multidispositivo

 

Utilizan múltiples canales y dispositivos digitales para sus actividades. Tienen un comportamiento multitasking, es decir, con capacidad (o necesidad) de hacer varias cosas a la vez. Esto es así especialmente en Latinoamérica donde los consumidores son mucho más multipantalla, que en otras regiones. Según AdReaction: Marketing in a multiscreen world, de Millward Brown, en promedio, dedican alrededor de 7 horas al día para la conectarse online, utilizando múltiples pantallas digitales, lo que supone un 5 % más que el promedio mundial.

 

Las organizaciones deben utilizar una amplia gama de canales y dispositivos y mantener una comunicación y experiencia consistente y bien orquestada entre ellos. Es lo que se denomina omnicanalidad, no se trata sólo de poder interactuar a través de cualquier canal, sino de poder cambiar de uno a otro (o incluso utilizar varios a la vez). Las estrategias integradas (on y offline), la concepción multiplataforma y la narrativa transmedia se impondrán en la comunicación.

 

Aunque no hablamos únicamente de nuevos formatos y soportes, sino de nuevas formas de comunicación y de otro lenguaje.

 

  1. Nomófobos y Appdictos

 

Su vida es móvil y su pantalla principal de entrada a la Red es ya una pantalla móvil. Un 78 % de los Millennials en Latinoamérica posee un móvil (un 10 % más que el año anterior), un 37 % tablet, un 70 % laptop y un 57 % desktop, según Telefónica Global Millennial Survey 2014. Este colectivo ha hecho de las pantallas de proximidad su acceso de referencia para la socialización, el trabajo y el ocio, integrándolas completamente en su vida cotidiana. Son adictos al móvil, sienten la necesidad de una constante conectividad y el 45 % admite que no podría estar un solo día sin su smartphone.

 

Existe una gran diferencia generacional en lo que se refiere a la interacción entre personas, organizaciones, iglesias o empresas a través de apps. Las demanda de los Millennials está impulsando el extraordinario crecimiento de las aplicaciones móviles (en el Appstore se registran a nivel mundial 5 millones de descargas de aplicaciones diarias). Ante esta realidad, las compañías deben construir y mejorar la funcionalidad de sus aplicaciones móviles ya que se han convertido en una potente herramienta de información y calidad de vida.

 

  1. Sociales

 

Son extremadamente sociales. Un 88% de los Millennials latinoamericanos tiene perfiles en redes sociales. No son sólo es un medio de comunicación para ellos sino una parte íntegra de su vida social. Consultar, compartir y comentar en ellas es la principal actividad que realizan a través de sus teléfonos inteligentes. Estos nuevos usuarios son activos y antes de comprar un articulo, ver una película o consumir cualquier contenido, buscan y escuchan opiniones, generan y comparten contenidos y son muy sensibles a su experiencia online. Si la experiencia con una empresa o servicios es positiva suelen compartirla y recomendarla y se fían más de la opinión de sus amigos que de la emitida por las propias marcas para tomar decisiones. También prefieren las redes sociales como medio para interactuar con las organizaciones, un 65 % prefiere las redes sociales al tradicional contact center para ser atendidos.

 

  1. Críticos y exigentes

 

Son mucho más críticos, exigentes y volátiles. De hecho, un 86% de los mileniales actuales declara que dejaría de hacer negocios con una empresa debido a una mala experiencia de cliente, frente al 59% de hace 4 años. Y, para los Millennials, las experiencias digitales negativas en línea y móvil tienen un impacto negativo mucho mayor que sobre otros grupos de edad.

 

De hecho, según el Quarterly Digital Intelligence Briefing: 2014 Digital Trends, el 20% de las organizaciones dice que la experiencia del usuario será la gran oportunidad. Los negocios ya no son sólo servicios y productos, son también relaciones y la experiencia de compra es casi tan relevante como el propio producto.

 

  1. Exigen personalización y nuevos valores

 

Los Millennials son una generación de personas que no buscan exclusivamente una buena atención, sino que exigen personalización y esperan que las organizaciones se adecúen a sus preferencias. Para atender sus demandas, las compañías deben ampliar el conocimiento sobre sus clientes incorporando información social sobre ellos con la idea de aportarles más valor.
Son autosuficientes y autónomos, y quieren sentirse protagonistas. Valoran la participación y la colaboración, prefieren compartir a poseer y exigen nuevos valores como la transparencia, la sostenibilidad y el compromiso social. Aquellas Organizaciones que sepan implicarlos, permitiéndoles aportar sus ideas en la creación y el desarrollo de sus productos y sentirse parte de la marca, conquistarán el corazón de los Millennials.

0 15 Continue Reading →

10 Estrategias de crecimiento para las Iglesias

Por Carey Nieuwhof

Entonces quieres que tu iglesia cumpla su misión y alcance personas.

Pero muy comúnmente en el liderazgo en la iglesia es fácil creer que el crecimiento no puede ocurrir a menos que gastes dinero en nuevas iniciativas.

Y eso deja a muchos líderes de la iglesia estancados. ¿Por qué? Porque la gran mayoría de las iglesias tienen pocos fondos, no muchos fondos.

Enfrentando una falta de recursos, muchos líderes de iglesias tiran la toalla y creen que el crecimiento no es posible.

Pero eso es una falacia.

La visión siempre precede los recursos. Si estas esperando que la gente y el dinero aparezcan para que continúes con tu misión, esperarás por siempre.

Entonces ¿cómo empiezas a crecer ahora, aún con cero pesos?

Aquí hay 10 maneras.

La visión siempre precede los recursos.

 

  • Irradia más pasión

 

Es asombroso para mi cuan poca pasión irradian muchos líderes en las iglesias.

Tenemos la misión más asombrosa en el planeta tierra. Y tenemos una generación de adultos jóvenes frente a nosotros que quieren dar sus vidas a una causa que es mucho más grande que ellos mismos.

Aun así es fácil creer que la única manera de alcanzar a la próxima generación es gastar dinero en luces, equipo y sonido. Eso no es verdad.

No necesitas una iglesia súper fina para alcanzar la próxima generación tanto como necesitas una iglesia apasionada. Porque cuando se trata de alcanzar la próxima generación, la pasión supera lo fino.

Cuando se trata de alcanzar la próxima generación, la pasión supera lo fino.

 

  • Deja lo raro

 

Los cristianos pueden ser socialmente raros.

Muy seguido, usamos lenguaje raro innecesario – como este:

“Este es un buen café, hermano”

“Amen, Aleluya”

¿Por qué no solo hablar en la iglesia de la manera en que hablas en la oficina o en un partido de futbol o un sábado en la piscina? (seamos realistas, si hablaras así normalmente, es probable que no te invitarían tan seguido.)

Esto es lo que realmente está en juego: si alguien tiene que aprender un código para unirse a tu iglesia, probablemente no tendrás mucha gente uniéndose a tu iglesia.

Nuestro reto es reducir las barreras humanas que alejan a las personas de Jesús, no crear nuevas.

Y, no, ser raro no significa que estas teniendo fe. Sólo significa que estas siendo raro.

Ser un cristiano raro no significa que estas teniendo fe. Sólo significa que estas siendo raro.

 

  • Expande tu visión

 

La visión es la mejor amiga de un líder, y es gratis.

Después de dos décadas de liderar y comunicar en la iglesia local. Estoy convencido de que es imposible sobreestimar o subestimar la visión de la iglesia. Como Bill Hybels ha dicho, la iglesia local realmente es la esperanza del mundo.

Si no sueñas grades sueños para tu iglesia, ¿quién lo hará?

Si no comunicas una visión grande para tu iglesia, ¿quién lo hará?

La visión es la mejor amiga de un líder, y es gratis.

 

  • Anima a las personas a enamorarse de tu misión, no de tus métodos.

 

La razón por la cual el cambio es tan difícil en muchas iglesias es porque los miembros se enamoran de los métodos, no de la misión.

Un método es una forma de hacer las cosas: programas que la iglesia hace, el estilo de la música, la arquitectura del edificio o la facilidad, el modelo del equipo o de la gestión.

Esos son simplemente métodos que pueden y deben cambiar con cada generación o aún más frecuentemente.

La misión es lo que estás haciendo (como alcanzar personas con el amor y la esperanza de Jesús). Y eso nunca cambia.

Mientras más te enfoques en la misión, más fácil será cambiar los métodos.

Mientras más te enfoques en la misión, más fácil será cambiar los métodos.

 

  • Sonríe mas

 

Yo sé que ‘sonreír más’ suena trivial. Pero mira alrededor tuyo. Casi nadie sonríe.

Si el Evangelio son buenas noticias, tú nunca lo sabrías luego de haber visto a muchos cristianos.

Necesito recordarme a mí mismo a sonreír con más frecuencia cuando me comunico. No es mi expresión facial más natural.

Entonces sonríe más y recuérdale a tu gente que sonría más. Honestamente, esto hace una gran diferencia en cómo la gente te percibe.

Si el Evangelio son buenas noticias, tú nunca lo sabrías luego de haber visto a muchos cristianos.

 

  • Deja de pelear

 

No tengo estadísticas de esto, pero imagino que las peleas internas han matado más iglesias que los fracasos morales.

Cristianos, es difícil convencer al mundo de que Dios lo ama cuando constantemente peleamos unos con otros.

Si tu iglesia está peleando, no es un misterio por qué no está creciendo.

Si tu iglesia está peleando, no es un misterio por qué no está creciendo.

 

  • Presta más atención a los invitados que van por primera vez

 

Nunca he escuchado que una iglesia diga que sus miembros no fueron amistosos.

De hecho, la mayoría de los miembros de una iglesia se asombran de que a la gente no le guste su iglesia ya que son tan ‘amistosos’.

Pero ser una iglesia ‘amistosa’ puede significar muy a menudo que son amistosos entre ustedes, pero no con los visitantes.

Cambia eso.

Asegúrate de que los invitados se sientan genuinamente apreciados, bienvenidos y que sus preguntas sean respondidas. Esto NO quiere decir hacer que se levanten durante el servicio u otras cosas socialmente raras como esa.  (Mira el punto 2 más arriba)

Lo que si significa es tratar a los invitados de la manera en que quieren ser tratados.

Ser una iglesia ‘amistosa’ puede significar muy a menudo que son amistosos entre ustedes, pero no con los visitantes.

 

  • Trata mejor a tus voluntarios.

 

Muchos líderes caen en la trampa de pensar que un buen liderazgo llega solamente cuando puedes contratar un buen equipo.

Esto no tiene sentido.

Tienes un gran equipo – se llaman voluntarios. Y a tus voluntarios puedes pagarles de formas no financieras a través de oportunidades de desarrollo.

Si creas una cultura de voluntariado saludable, te asombrarás de lo bien que servirán tus voluntarios.

No importa que tan grande llegues a ser como iglesia, nunca vas a tener dinero suficiente para contratar todo el equipo que quieres. Y siempre vas a necesitar un grupo creciente de voluntarios apasionados, comprometidos y alineados.

En resumen, voluntarios apasionados crean una iglesia apasionada.

Voluntarios apasionados crean una iglesia apasionada.

 

  • Invita a alguien

 

Hay algo popular ahí afuera que se llama invitar personalmente a un amigo. ¿Lo has escuchado?

Okey, quizá eso fue un poco sarcástico. Pero me asombra como la mayoría de nosotros descuida el invitar personalmente a la iglesia a nuestros amigos que no tienen iglesia.

En realidad muchos de ellos dicen que si cuando se les invita.

Si todos invitaran a una persona el próximo fin de semana, piensa lo que podría pasar.

Líderes de iglesias, animen a las personas a invitar amigos y empiecen por invitar a alguien ustedes mismos.

 

  • Vuélvete amigo de personas no cristianas

 

Hasta donde yo sé, la amistad siempre ha sido libre. Eso es algo bueno.

La triste realidad es que la razón #9 es imposible para algunas personas porque muchos cristianos no conocen realmente gente no cristiana.

Cambia eso.

Sé amigo.

Relaciónate con esa persona en el trabajo. Organiza una fiesta en tu patio para los vecinos. Habla a otros padres en la escuela de tu hijo.

Sal de tu burbuja cristiana y entra al mundo por el cual Jesús murió.

Si estas en la iglesia 7 noches a la semana, no puedes ser amigo de no cristianos. Entonces recorta algunas noches y ve y vive la misión.

Esta es la razón por la cual nuestra iglesia casi no tiene programas las noches entre semana aparte de los grupos pequeños. Queremos que nuestra gente ame la comunidad.

La única manera de amar la comunidad es estar en la comunidad.

No puedes amar a la gente que no conoces.

La única manera de amar la comunidad es estar en la comunidad.

0 11 Continue Reading →

3 Cosas de las cuales esta generación no aguanta más.

3 Cosas de las cuales esta generación no aguanta más.

cover_blog_1

La historia de Moises y Josue nos muestra mucho de la transición entre generaciones, donde cada generación tiene su aporte en el mapa general del plan de Dios. Pero no todas las generaciones son iguales, existen brechas en la manera de ver el mundo y la perspectiva de la vida.

Lo que es cierto es que en algún momento Moises va a morir y quien estaba de segundo surgirá como el nuevo guía. Una generación prepara a la siguiente para sucederle, una ley de Dios.

Hoy queremos hablarte de las cosas que esta generación de jóvenes no aguantan más y que nos deben llevar a una profunda reflexión sobre como pasaremos la antorcha a la “generación de Josue”.

1. Ellos están cansados de dar vueltas y perder el tiempo.

A veces en la iglesia, nos encontramos haciendo muchas cosas y es probable que no estemos siendo efectivos en la mayoría. Tener tantos programas y actividades nos han mantenido ocupados pero no necesariamente dando en el blanco. En las manos de Moises Israel estuvo dando vueltas por 40 años en un camino que era solo de 11 días. Esta generación no quiere dar vueltas sin sentido sin poder entrar en la tierra que Dios les ha preparado.

La iglesia debe darle propósito a esta generación y ayudarles a descubrir los dones, talentos y el llamado especifico para el que fueron creados.

2. Ellos están cansados de cosas muertas.

Si hay algo que los jóvenes de hoy quieren, no es más gente dentro de la iglesia, si no más de Dios en la iglesia. Esta generación mira de cerca lo que invertimos en eventos y actividades que no solucionan ningún problema, mientras a nuestro alrededor hay personas con muchas necesidades. Los jóvenes de este tiempo son 3 veces más propensos al activismo social que otras generaciones y perciben en la iglesia de hoy, una comunidad de gente indiferente, sin propósito mas que el programa de un domingo. Los jóvenes saben donde estarían nuestras congregaciones si invirtiéramos mas en lo que vale la pena.

3. Ellos están cansado de solo mirar desde las Bancas del conformismo.

Es fácil señalar donde están los problemas. Pero la generación de Josue quiere tomar la acción. Alguien dijo que los verdaderos líderes no son los primeros en señalar el problema, sino los primeros en solucionarlo. Nuestros jóvenes están tan poseídos por la promesa que Dios les ha dado que no se quedarán en las bancas a esperar que algo ocurra. Como diría Gabe Lyons: La próxima ola de influencia no sucederá desde las tarimas sino desde las sillas de la iglesia.

2t2

Tomado del libro Proyecto 2T2 de Soluciones Juveniles.

8

“Entendiendo el lenguaje de esta generación”

Se levantan, revisan su celular, lanzan un trino y actualizan su estado en Facebook. Luego se bañan y se van a sus actividades matutinas, escuchando música desde su cuenta en Grooveshark. Durante el día le toman una foto al cielo y la publican en Instagram y después hacen check-in a través de su cuenta en Foursquare para ganarse la alcaldía de alguno de sus lugares preferidos. Chatean un rato a través de WhatsApp, publican el atuendo que llevan puesto en su cartelera de Pinterest y más tarde ven unos cuántos videos nuevos en su canal de Youtube. Esto como para resumir sus principales actividades en la Red.

La nueva generación vive en un mundo completamente tecnológico. Les interesan los aplicativos de moda, los videojuegos, las nuevas redes sociales, las tendencias de Twitter y los memés más divertidos en Facebook. Tienen una capacidad de familiarizarse con este entorno, al punto que sus nuevos vínculos de amistad están entretejidos con emoticones en los que expresan su aprecio o desprecio por el otro. Además se molestan cuando uno de sus amigos los elimina de Facebook o por error, no son etiquetados en una fotografía. Viven atentos de cuánta actualización hacen sus contactos para enterarse de sus novedades.

Según la revista digital enter.co, “un estudio realizado por las organizaciones Joan Ganz Cooney Center y Sesame Workshop en los Estados Unidos, concluyó que un 80% de los niños menores de 5 años utiliza Internet por lo menos una vez a la semana”. Para el caso puntual de los hispanos y las negritudes, se estima que el 62% de los menores pertenecientes a estos grupos poblacionales tienen acceso a internet en casa.

Para aterrizar esta realidad en Latinoamérica, el estudio que adelantó la Universidad de Navarra, la Fundación Telefónica y la Organización Universitaria Interamericana, dentro del Foro Generaciones Interactivas denominado La generación interactiva en Iberoamérica, les permitió encontrarse con que el uso de la Red superó a la televisión y el teléfono móvil en las preferencias de los niños y adolescentes.

En este último estudio hay datos muy interesantes: de los más de 25.000 escolares que participaron de la muestra, se identificó que los niños y adolescentes entre los 6 y los 18 años se caracterizan por ser una generación que hace un uso intensivo de las nuevas tecnologías. El 95% de los pequeños (entre 6 y 9 años) y el 97% de los adolescentes (de 10 a 18 años) aseguran que en su casa hay un computador, mientras que antes de cumplir los 10 años, el 59% de ellos tiene o utiliza un teléfono móvil, y el 71% afirma tener conexión a Internet. (Extracción textual de la revista Enter.co)

¿Pero qué está pasando en la Red, más allá de su uso constante y creciente? Esa es una gran pregunta para los padres, educadores y para el mismo Estado en cada uno los países de Latinoamérica, ausentes y tímidos en esta nueva esfera de la comunicación.

Porque para ser más sensatos, lo preocupante de estas cifras no es lo poco que los jóvenes se miran a los ojos o lo extraño que es conversar con otro por chat y no a viva voz. Lo realmente alarmante son los contenidos que cada vez toman más fuerza en este entorno y su validación en el llamado mundo real.

Hasta la Red se trasladaron algunas problemáticas históricas de nuestra sociedad: los jóvenes se toman fotografías desnudos para sus fotos de perfil, exponen videos teniendo bailes complemente sexuales, practican el matoneo virtual a quienes no son sujetos de su aprecio, por mencionar algunas de sus acciones. Todo lo anterior, sin ningún tipo de regulación y con una creciente aceptación y validación entre ellos mismos.

Para el caso de la Iglesia cristiana, responsable de liderar a esta sociedad en el campo espiritual, sus acciones frente a la materia han sido tímidas, por no decir que nulas. Muchos líderes y pastores ni siquiera entienden la mitad de este artículo y tendrán que recurrir a Google para traducir algunas palabras. Otros satanizan la Red e invitan a sus jóvenes a la deserción para evitar cualquier ocasión de caer.

Tal y como ocurrió con la música años atrás, la iglesia se enfrenta nuevamente a una herramienta completamente útil, pero desconocida, a la que prefirieron abandonar envueltos en prejuicios y temores. Un siglo atrás, la iglesia cristiana se divorció de la música, el cine y diferentes manifestaciones artísticas, por encontrarlas inconvenientes para su santidad o por asociarlas como escenarios de pecado. En este sentido, la iglesia cristiana dejó de influir en lo que conocemos como los siete montes: comunicaciones, economía, gobierno, religión, educación, arte y familia.

Ese abandono de la iglesia a los siete montes implicó que estos escenarios se convirtieran en laboratorios para fabricar pecado, sin ningún tipo de influencia espiritual. No hay contracorriente, no hay luz, no hay sal para esa tierra. Los jóvenes están siendo cada vez más vulnerables a un mal uso de su tiempo libre, a aprender malas prácticas de vida, a convertirse en seres sedentarios, a dejar de vivir la emoción de la relación personal con los  otros y por supuesto, están abriendo sus mentes a todo lo que la Red les expone como válido y lícito.

¿Pero cómo nos involucramos en este mundo desconocido y diverso de manera asertiva? No hay que ir muy lejos, ni hacer muchos estudios al respecto, los mismos jóvenes tienen la respuesta. El éxito dentro de la comunicación en la Red implica constancia, creatividad y naturalidad. Lady Gaga, por ejemplo, tiene cerca de 37.5 millones de seguidores en su cuenta en Twitter y ha generado un aproximado de 2.600 trinos en los que saluda sus fans, les publica un video o expone una foto suya en la peluquería, entre otras cosas. Lo que ella diga, será influencia para esos 37.5 millones de “followers” y solo bastó unos segundos para publicar su idea en menos de 140 caracteres.

El camino de la iglesia, de los padres y de los educadores no está en la prohibición, sino en su utilización y en la compresión de lo que hay allí. ¿Qué tal una maratón de fotografías para Instagram registrando las creaciones más bellas de Dios? o ¿Qué tal si en medio de la reunión de jóvenes les pedimos que trinen determinado hastag para expresar #DamosGraciasPor?

Si bien reflejamos a Cristo y hablamos de él, no podemos invadir estos espacios con religiosidad y un lenguaje acartonado y lleno de tecnicismos espirituales. Debemos refrescar las maneras de comunicarnos con los jóvenes e invitarlos a que utilicen mejor estos espacios, como parte de sus nuevas formas de relacionamiento.

2 9 Continue Reading →