Skip to Content

Tag Archives: influencia

7 pasos que ayudarán a los líderes a alcanzar a más personas en redes sociales

Por: Steve Fogg

0 2 Continue Reading →

8 COSAS QUE LOS CRISTIANOS NECESITAMOS HACER MAS EN REDES SOCIALES

Internet no tiene por qué ser un lugar terrible.

By: Neal Samudre

0 9 Continue Reading →

10 CARACTERÍSTICAS DE GRANDES LÍDERES DE EQUIPOS

POR: TYLER REAGIN

0 10 Continue Reading →

¿Cómo administrar tus emociones? 5 Cosas que Grandes Líderes hacen con sus emociones.

Por Carey Nieuwhof

 

Emociones.

Algunos días probablemente piensas que sería mejor si pudieras liderar sin ellas.

Te emocionas con una nueva idea solo para desilusionarte cuando nadie más piensa que es una gran idea… o que no funcionará.

Como líder de iglesia, pasas la mayor parte del Lunes deseando que el Domingo hubiera sido diferente, y eso no es saludable.

Recibes un correo electrónico desagradable y eso arruina tu semana.

Tu mal día en el trabajo se convierte en una mala noche en casa

Tu estado de ánimo determina demasiado del tono que utilizas en la oficina.

Las emociones mal entendidas y mal encaminadas hunden más potencial en el liderazgo de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta.

Si no entiendes tus emociones o no sabes cómo manejarlas, nunca alcanzarás tu máximo potencial en el liderazgo.

Aun así, las emociones son absolutamente necesarias para los grandes líderes.

Entonces, ¿Cómo manejas tus emociones?

Hay 5 prácticas que los líderes efectivos adoptan cuando se trata de sus emociones. Conocerlas puede hacer una gran diferencia en tu liderazgo.

Emociones mal entendidas y mal encaminadas hunden más potencial en el liderazgo de lo que la mayoría de nosotros nos damos cuenta.

Entonces, ¿Qué hacen los líderes efectivos con sus emociones?

Bueno, grandes líderes:

 

  • Nunca dejan que las emociones de hoy conduzcan las decisiones de mañana

 

Cuando las emociones mueven decisiones, casi nunca tomas buenas decisiones

Ciertamente, tomar buenas decisiones es una combinación de la cabeza y el corazón.

Pero piensa en todas las terribles decisiones que has tomado cuando te has dejado llevar por tus emociones:

Has dicho cosas terribles.

Has despedido a alguien, y luego deseas no haberlo hecho.

Has contratado a alguien, y luego deseas no haberlo hecho.

Has perdido los estribos en una reunión.

Has terminado una relación.

Has comido demasiado.

Has manejado tan rápido que te dieron una multa.

Casi renunciaste.

Renunciaste.

Los líderes que son sabios, saben esto. Se dan cuenta de que las cosas que hagan por impulso hoy tendrán un impacto mañana.

Ellos se han dado cuenta de que no importa cómo se sientan en el momento, una buena noche de sueño, oración, discutir el tema con amigos sabios y aun un poco de distancia les guiará a tomar una mejor decisión más adelante.

He tenido que aprender esto a la mala, pero es un muy buen principio: No tomes las decisiones de mañana basándote en las emociones de hoy.

No tomes las decisiones de mañana basándote en las emociones de hoy.

 

  • Se rehusan a dejar que las emociones distorsionen la realidad

 

Las emociones distorsionan la realidad.

Nunca es tan malo como piensas que lo es cuando estas emocional. Y nunca es tan bueno como lo piensas tampoco.

Las emociones te hacen ver las cosas negativas más negativas de lo que son, y las cosas positivas más positivas de lo que son.

Las emociones distorsionan la realidad. Los líderes efectivos saben esto.

Aun las emociones positivas pueden lastimarte cuando están alejadas de la realidad. Si eres demasiado positivo, puedes ignorar la realidad, pasar por alto peligros y minimizar problemas que realmente requieren tu atención.

El tiempo es tu amigo cuando se trata de tomar decisiones sabias. Poner un poco de distancia entre tus emociones y tus decisiones es una gran estrategia.

Otra estrategia, es un consejo sabio. Grandes líderes confían en el sano juicio de otras personas tanto como confían en el suyo.

Y cuando están emocionales, confían más en el sano juicio de otras personas que en el de ellos.

Cuando están emocionales, los líderes sabios confían más en el sano juicio de otros que en el de ellos mismos.

 

 

  • No dejan que sus emociones produzcan comportamientos egoístas.

 

Malos días o malas emociones son generalmente alimentados por el dolor.

Un correo electrónico hiriente desata una herida profunda. Una mala situación en el equipo se come tu gozo. Una temporada sin impulso desvanece tu confianza en ti mismo.

Terminas siendo un líder en dolor. Y el dolor es egoísta.

En la misma manera que pegarte en el dedo chiquito del pie te hace olvidarte de lo que estabas por hacer hasta que el dolor se te pasa, tu dolor emocional (no importa la fuente) te hace más egoísta como líder.

Las personas en dolor:

No escuchan bien a los demás

Se retiran y fruncen el ceño.

Culpan a otros.

Eventualmente convierten todas las conversaciones en conversaciones acerca de ellos mismos y sus necesidades.

Quieren que otros compartan su miseria y su tristeza.

Buscan llamar la atención.

Y los líderes egoístas nunca son líderes efectivos.

Los líderes efectivos lo saben.

La mejor manera de deshacerte de tu egoísmo es deshacerte de tu dolor.

Ora por esto. Busca un consejero. Ve más profundo en tus problemas.

Los líderes egoístas nunca son líderes efectivos.

 

  • Dejan que las emociones alimenten su pasión.

 

No todas las emociones son malas.

Después de todo, ¿Quién quiere seguir a líderes sin emociones?

De hecho, cuando ves a iglesias que están haciendo un gran trabajo en alcanzar a adultos de menos de 35 años, la pasión es una característica que no se disputa. La pasión es alimentada directamente por la emoción y es increíblemente difícil (si no imposible) fingirla.

Consecuentemente, grandes líderes se dan cuenta de que la pasión no se sostiene ni se contagia sin emoción.

Eres atraído a las personas que son apasionadas, o al menos no las puedes desechar fácilmente.

Cuando lideras con pasión, enseñas con pasión y predicas con pasión, tu liderazgo se vuelve mucho más magnético.

En adición a esto, la pasión termina llenándote a ti. Es lo que te hace levantare en las mañanas y lo que te conduce hacia adelante.

Los líderes efectivos son emocionales, pero se aseguran de que las emociones que los conducen en el liderazgo sean las emociones que impactan positivamente a otros.

La gente es atraída a líderes apasionados… o al menos no los pueden desechar fácilmente.

 

  • Mantienen sus corazones completamente comprometidos

 

Tu corazón se ve muy golpeado en el liderazgo, y como resultado es fácil decidir alejarlo. Para nunca comprometerte. Para dejar de confiar. Para retirarte.

Los líderes efectivos no hacen eso.

Ellos se han dado cuenta de que los grandes líderes van más allá de la ofensa, del cinismo y del dolor, y mantienen sus corazones completamente comprometidos.

Ellos deciden volver a tener esperanza, volver a confiar y volver a creer.

¿Por qué? Porque cuando tu corazón está comprometido y activo, te conviertes en un mejor líder.

Cuando sientes una gran cantidad de emociones (positivas y negativas) puedes tener empatía con las personas que están heridas y puedes celebrar con las personas que están celebrando.

Puedes caminar con un grupo o una congregación a través de un mal tiempo y puedes celebrar con gozo en los buenos momentos.

Para hacer esto, necesitas mantener tu corazón sano y en la frecuencia correcta.

Grandes líderes van más allá de la ofensa, del cinismo y del dolor, y mantienen sus corazones completamente comprometidos.

1 12 Continue Reading →

Volvamos a clases: Sin miedo a lo académico

Para nuestras generaciones, Francis Schaeffer o Juan Huss son dos personajes completamente desconocidos. Sería un tanto divertido preguntarles a muchos de los asistentes de nuestras iglesias y a grandes líderes el por qué nos llaman la iglesia protestante o luterana. Para ser sinceros, poco o nada sabemos de los inicios del cristianismo en nuestras naciones. Ni en las escuelas de liderazgo de las iglesias, ni en los hábitos de lectura de los cristianos, existen referentes literarios que los lleve a pensar el evangelio además de la Biblia.

Desnudamos la realidad para confrontar la carencia que hay en el grueso de nuestros asistentes. Existe una creciente ola de conversiones, muy valiosas para la extensión del Reino, pero la iglesia no crece intelectualmente: no piensa, no reflexiona, no analiza, no estudia.

Son pocos o casi nulos los movimientos universitarios de cristianos que promuevan la investigación científica o que aborden las diferentes líneas de pensamiento filosófico para confrontarlas y descubrirlas ante la verdad de la Palabra de Dios.

Tampoco se ha avanzado en la consolidación de organizaciones que desarrollen procesos estadísticos para medir el impacto social en materia de reducción de violencia, prostitución, divorcio, maltrato intrafamiliar, entre otras problemáticas sobre las que creemos que hemos aportado mucho, pero donde no existe una cifra concreta. O peor aún: las inventamos.

Es por eso que la iglesia parece un escenario primitivo y poco desarrollado para los académicos. Cientos de literatos y estudiosos rechazan nuestra fe y de paso, a Dios, porque no les hablamos en su lenguaje. Además de esto, porque parecemos un escenario dónde no hay espacio para pensar, lo que se torna un perfecto territorio para la manipulación de la mente y del ser humano.

Los pastores y miembros de las iglesias en Latinoamérica deben volver a la universidad, a las escuelas y a la academia. Es su deber aprender algunas corrientes teóricas que darán fortaleza a nuestros argumentos, pero también, nos permitirá pensarnos, organizarnos y proyectarnos en el escenario de la ciencia y la academia.

Tenemos el deber de desarrollar un pensamiento crítico y constructivo como iglesia de Cristo, que se mire en su interior y repare aquellas fibras rotas por los vicios y las malas interpretaciones bíblicas. Debemos promover encuentros para pensarnos, para debatirnos y para generar conocimiento profundo y académico. Eso es un gran vacío de la iglesia cristiana en Latinoamérica, que vive de encuentros espirituales y evangelísticos, pero no cuenta con espacios para la reflexión y la construcción colectiva de su identidad.

Hay cientos de denominaciones eclesiásticas y varias adaptaciones de visión conforme al sentir de un pastor, pero no hay organizaciones que validen estos movimientos. Debería existir una gran organización, con el peso político y espiritual, no que jerarquice la Iglesia, pero sí que contribuya a su desarrollo y al orden.

Deberíamos contar con más universidades e instituciones cristianas, dónde no sólo se estudie teología, sino también filosofía, derecho, periodismo y salud. Eso nos ayudaría a promover profesionales sanos, con una buena perspectiva entre la verdad que nos enseña la Palabra y los planteamientos teóricos que influencia su disciplina profesional.

La lectura de la Biblia debería ser promovida para contrastar cada aprendizaje profesional, reconociendo que la Biblia está llena de verdad. Quien navegue entre sus páginas no volverá a hacer el mismo. Deberían hacerse paralelos entre teorías humanistas y planteamientos bíblicos. De esa manera, nuestra generación no crecería sólo entre el destino de seguir a Dios por vocación familiar o por una revelación divina [lo cual es suficiente en muchos casos], lo harán también con “todo su entendimiento y con toda su mente”, como alguna vez lo indicó Jesús.

De estas reflexiones, muy seguramente encontraremos algunos brotes de interés y correrán a cambiar su realidad inmediatamente. Pero será sostenido y poderoso si cada uno desde su lugar asume un compromiso de profundizar mucho más en el conocimiento y se hace algunas preguntas. Porque de la curiosidad responsable, nacen los nuevos conocimientos llenos solidez.

Podemos empezar por buscar nuevos libros y documentos científicos. Podemos además sugerir que los jóvenes que egresan de las universidades planteen algunos trabajos de grado con temáticas cercanas a la fe. Podemos promover entre los profesionales un movimiento para estudiar algunos temas complejos como la homosexualidad, la política o la pobreza.

Acudamos a las facultades y sugirámonos como objetos de estudio. ¿Qué tal una investigación financiera dónde se conozca lo mucho que mejora la calidad de vida de una persona que se convirtió a Cristo? O ¿Cuánto se ahorra el sistema de salud por cada sanidad que ocurre en una iglesia cristiana?

Estos son algunos de los millones de interrogantes que podríamos plantearnos y proponer a las universidades. El rigor académico nos llevaría a publicar información de valor ante los medios de comunicación, que reivindique a la iglesia en su poder de transformación social y cultural y su gran aporte. Abramos la puerta del conocimiento, demos paso a nuevos saberes y entremos a un nuevo tiempo de madurar nuestra fe.

0 3 Continue Reading →

¿Debe la iglesia involucrarse en Política?

Como Daniel o José, muchos líderes cristianos se han levantado para ejercer en medio del campo político. Con alguna dificultad han logrado escalar esta montaña que tiene unas grandes complejidades. Algunos han sabido aprovechar este espacio de poder e influencia para defender la vida, la integridad y los derechos de los ciudadanos.

Colombia es quizás una de las naciones con más corrupción en Latinoamérica. Cada día los noticieros exponen ante la opinión pública los grandes desfalcos y errores del Estado, así como los robos descarados que realizan a temas como la salud, la educación y la infraestructura, entre otras. Es por esta razón que la Iglesia tiene un reto fundamental en la política y en las estructuras gubernamentales locales, departamentales y nacionales.

Por muchos años la iglesia ha sido bastante sigilosa con respecto a su participación en política. En algunos casos, la iglesia se ha visto comprometida con algún político, que sin ser cristiano, asume una postura neutral y afín a los principios bíblicos. En otras ocasiones, las iglesias también han promovido sus propios personajes y líderes en política. El error en todo esto, es que son los líderes y pastores quienes imponen sus posturas frente a la iglesia y hay una especie de efecto de masas en las que todos terminan pensando como su líder más por obediencia que por convicción.

Cuando uno habla con algunos cristianos es probable escuchar apreciaciones como las siguientes:

“No deberíamos prestar el púlpito para que hablen de política”, “para qué votamos si siempre va a pasar lo mismo en nuestro país” o peor aún “los cristianos son los peores políticos. Que ganen mejor los del mundo, ellos si saben hacerlo”.

Justo estas frases reflejan la posición de una iglesia dormida en política. Proverbios 29:2 dice que: “cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; mas cuando domina el impío, el pueblo gime”, por eso la iglesia no puede ser pasiva y mucho menos, cliente lista en sus prácticas políticas. Es la Iglesia la que debería influenciar y gobernar nuestras ciudades y países. No todos los esfuerzos se deberían concentrar al interior de las cuatro paredes de nuestras congregaciones, tendríamos además que pensar en maneras sabias de hacer iglesia fuera de ella.

Sin embargo, es interesante apreciar casos de algunos cristianos que han dado la batalla para ingresar a la política y destacarse, logrando con ello defender los principios que Dios nos ha dado, pero así mismo, legislar en función de los derechos de los ciudadanos y no sólo de la iglesia.

Actualmente en Latinoamérica hay cristianos que participan en la política como senadores, concejales, asesores de gobierno u otros puestos políticos, muchos de ellos han sido de buen testimonio por su integridad y su preocupación por resolver problemas sociales. Su trabajo político toma fuerza cada vez más y han podido influenciar las decisiones que afectan sus ciudades con principios bíblicos y cristianos.

Desafortunadamente, también hay casos de desprestigio que ensucian el nombre de la iglesia. Quizás por falta de preparación o por creer que gobernar desde la política es como gobernar en la iglesia local. Imponiendo a toda una población su criterio personal o peor aun cometiendo actos de corrupción.

Por razones como estas, quienes son cristianos no pueden caer en el error de ignorar la política y mucho menos, de que algunos creyentes tienen un llamado genuino a ser parte del gobierno trayendo transformación y un nuevo pensamiento a la política, desde donde Dios quiere influenciar a los gobernantes para traer justicia a cada nación. Nuestro llamado es levantar un liderazgo sano que gobierne nuestras naciones y que no sólo participen en las urnas, también deben ser los secretarios de despacho, los ministros, los profesionales que integran las instituciones públicas.

0 3 Continue Reading →

Matrimonio igualitario: ya son 14 países.

Cuando hablan de homosexualismo, la iglesia cristiana comienza a orar, se tapa lo oídos o cambia de canal porque están hablando de pecado. Poco o nada se ha indagado sobre el tema en la esfera pública y el debate social ha sido desde la religión y no desde los argumentos.

A la fecha, 14 países del mundo han aprobado, por ley, el matrimonio homosexual. Holanda fue el primero en avalarlo en el año 2000, seguido de Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina, Dinamarca, Uruguay, Nueva Zelanda y Francia. A la lista se suman algunas regiones de los Estados Unidos y países como Alemania, Irlanda, Israel o la República Checa dónde son lícitas algunas uniones civiles de personas del mismo sexo, con derechos similares a los del matrimonio.

¿Pero qué implicaciones tiene el matrimonio entre personas del mismo sexo? En primer lugar, el reconocimiento del matrimonio les permite obtener los beneficios pensionarios propios de la unión conyugal. Así mismo, en muchos de los casos, valida la posibilidad de la adopción de menores de edad que se encuentran en los centros de atención estatal.

Frente a este panorama, la oposición de la iglesia cristiana a la aprobación del matrimonio igualitario se considera como un acto agresivo y egoísta a sus derechos como ciudadanos. La población LGTBI (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales) ha dicho en repetidas ocasiones que la iglesia no tiene derecho moral para negarles esta posibilidad, puesto que son los heterosexuales quienes más abandonan niños en los orfanatos y que además, en el marco del libre albedrío, ellos han tomado la decisión personal de convivir con alguien del mismo sexo en respuesta a su naturaleza.

Pero la Biblia es clara en llamar pecado a la homosexualidad y nos da algunas pistas de cómo asumir una postura sabia frente a la discusión, sin entrar a la condenación y el juicio, recordando que muchos de nosotros enfrentamos alguna vez este tipo de prácticas. Sería importante sumarle además a la discusión argumentos de tipo académico o científico, soportados en estudios que contrasten con los planteamientos de la población homosexual.

El matrimonio, en esencia, tiene diversas finalidades, pero su principal interés es la concepción de una nueva familia, como núcleo central de la sociedad y es la sociedad, en su conjunto, quien decide a quien le otorga el título de familia o matrimonio. La procreación, la crianza y el desarrollo integral de las personas están dados en el marco de un hogar compuesto por un hombre y una mujer. Cuando no ocurre de esta manera, existen diferentes complicaciones en el desarrollo de las personalidades, situación que pueden explicar muy bien los profesionales en psicología.

Trastornos en el comportamiento se encuentran a menudo en las personas que fueron criadas con un desequilibrio emocional por la ausencia de uno de los padres o ambos en algunos casos. En ese sentido, el llamado siempre será en defensa de tener familias íntegras a toda costa y no sólo en atacar a quienes desean unirse en el marco del matrimonio igualitario.

También es reconocido que el cuerpo humano fue diseñado para el disfrute sexual entre un hombre y una mujer. Los mayores índices de placer sexual están dados en el marco de una relación heterosexual, no sólo desde el componente físico sino también con el complemento emocional que brinda una pareja estable. Un poco más hacia el fondo de los argumentos, la procreación es propia entre hombres y mujeres, razón por la cual protegemos el matrimonio heterosexual.

Pero ¿Podemos proteger a la población homosexual del error aún en contra de su voluntad, obligándolos a que desistan de su intensión de casarse? Esa es una profunda reflexión que se suma a la discusión pero tendríamos que llegar a nuestro modelo de hermano mayor y preguntarnos qué postura tomaría Él en nuestra actualidad. Sin lugar a dudas, Jesús sería transparente en su manera de pensar pero lo haría con la prudencia y el tacto que lo destacó en su paso por la tierra. Para muchos, como el joven rico, la respuesta de Jesús no satisfizo sus deseos y simplemente dio la vuelta y se fue. Para otros, como la mujer samaritana, reconocieron su falta y transformaron su manera de pensar.

Ese es el gran reto que tiene hoy en día la iglesia: revelar su pensamiento con mucho tacto y argumentos de valor, amar a las personas y ayudarles en su proceso de encontrar su verdadera identidad sexual.

Para un alto número de personas homosexuales, ellos nacieron con dicha inclinación sexual y no fue producto de ninguna decisión como lo sostiene la iglesia. Sin embargo, homosexuales convertidos al cristianismo, expertos en psicología, medicina y sexólogos, sostienen que por lo general la identidad sexual se altera debido a traumas en la niñez: rechazo de los padres, violaciones, mala orientación de su sexualidad, influencia de amigos, entre otras variables.

Pero la iglesia no ha llegado a este público de manera preventiva, sino que ha sido reaccionaria en los momentos coyunturales de la historia para defender radicalmente el matrimonio heterosexual. No ha incursionado en los escenarios naturales dónde las personas necesitan transformar su pensamiento y ser confrontados sobre su condición homosexual. La iglesia tiene pocas estrategias para alcanzar a este público. Es por ello, que frente a las discusiones políticas y sociales que se dan frente a la aprobación del matrimonio igualitario, siempre nos vemos como moralistas y religiosos, más no como una iglesia contagiosa de amor.

En Reino Unido el trámite continúa en marcha, así como en Brasil y México. Recientemente Colombia votó negativamente a la iniciativa del matrimonio igualitario, pero quedó un sinsabor en la población LGTBI por considerarnos una iglesia excluyente.

¿Cómo recuperaremos estas almas para Cristo de la ceguera que les ha producido el mundo?

0 5 Continue Reading →