Skip to Content

Tag Archives: vida

Las 3 perspectivas cristianas de hoy día

“No se preocupen por lo que van a decir o cómo lo van a decir. En ese momento les será dado lo que han de decir, ya que no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre a través de ustedes.” Mateo 10:19b-20 (PDT)

1 10 Continue Reading →

No necesitas un plan; necesitas una persona

3 10 Continue Reading →

¿Necesitas un Trasplante de Corazón?

“El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido.” Proverbios 29:25 (DHH)

Si estás deseando controlar la ira en tu vida, debes basar tu identidad en Jesús, entendiendo que Él te ama incondicionalmente, que eres valioso y que Él tiene un propósito y un plan para tu vida.

Si estás edificando tu identidad en cualquier otra cosa, lucharás con la inseguridad toda la vida. Puedes construir tu identidad en tu trabajo, pero puedes perder el trabajo. Puedes construir tu identidad en la buena apariencia que tienes, pero podrías perder tu apariencia. Puedes construir tu identidad en la persona con la cual te has casado, pero él o ella van a morir. Puedes construir tu identidad en tu popularidad, pero no siempre vas a ser popular.

Si construyes tu identidad en cualquier otra cosa que puedes perder, vas a ser inseguro, y esa inseguridad es la raíz de tu ira. Hasta que no empieces a sentirte seguro de ti mismo, la gente estará “presionando tus botones” Cuando sepas lo qué eres y quién eres, la gente no puede “presionar tus botones”. La gente no puede hacerte poner fuera de control. La ira y la inseguridad van juntas. Cuanto más inseguro te sientas, mayor será tu ira.

La Biblia dice en Proverbios 29:25 “El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido” (DHH).

Cuando te enojas, tu boca revela lo que hay dentro de tu corazón. Una lengua áspera revela un corazón enojado. Una lengua negativa revela un corazón temeroso. Una lengua jactanciosa revela un corazón inseguro. Una lengua que habla sin detenerse revela un corazón inestable. Una lengua de juicio revela un corazón culpable. Una lengua que critica revela amargura en el corazón. Una lengua sucia revela un corazón impuro.

Por otra parte, una lengua que anima revela un corazón feliz, una lengua suave
revela un corazón amoroso y una lengua que se controla revela un corazón pacífico.

¿Sabes que necesitas deshacerte del problema de la ira? Necesitas un trasplante de corazón. Afortunadamente, Dios es especialista en trasplantes de corazón. ¡Y esto se llama Salvación!  Dios te da un corazón nuevo y una nueva identidad. No tienes que encontrar tu identidad en el trabajo o en tu cuenta de banco o en tu apariencia o en tus relaciones, porque tu identidad está en lo que Dios dice de ti.  

Jesús puede curar tres cosas que son las causantes de tu ira: dolor, frustración y miedo. Jesús puede curar tu corazón herido con su amor. Jesús puede remplazar tu corazón frustrado con paz. Jesús puede remplazar tu corazón inseguro con un corazón lleno de su fuerza y su amor.

Si levantas un bebe llorando y lo sostienes, el sentirá calor y seguridad, esta acción detendrá su llano. Esto calmará su enojo. Al igual, cuando te sientas seguro y aceptado en Jesucristo, tu ira se desaparecerá. 

Tal vez necesitas hacer esta oración hoy: “Querido Dios, admito que tengo un problema con mi enojo. Permito que otras personas me saquen de mi control, y no pienso antes de hablar. Te pido que me ayudes. Ayúdame a reflexionar antes de reaccionar. Ayúdame a aprender a liberarme de mi ira apropiadamente. Quiero encontrar mi identidad en ti. Me rindo completamente a ti. Sálvame. Amen”  

1 18 Continue Reading →

Puedes lograr más haciendo menos

“«Todo me está permitido», pero no dejaré que nada me domine.” 1 Corintios 6:12 (NVI).

0 2 Continue Reading →

Aprendiendo a estar satisfecho con mi vida.

“He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre.” Filipenses 4:11 (NVI)

0 5 Continue Reading →

Ser Popular vs Ser íntegro

Por Rick Warren

0 4 Continue Reading →

Necesitas a Dios, no una explicación.

 

“Sé paciente y espera las obras del SEÑOR.” Salmo 37:7a (PDT)

 

Una de las razones por las que la gente lucha con el contentamiento es porque siempre estamos buscando explicaciones del por qué suceden las cosas en nuestras vidas. Nos asusta que Dios no nos ofrezca explicaciones. ¿Por qué no lo hace?

 

Porque te está probando. Él te está poniendo a prueba para ver si dejas ir el control y aprenderás a estar satisfecho, ya sea que lo explique o no.

 

Dios no te debe explicación de nada, y no lo entenderías, aunque te la diera.

 

Pero incluso si consiguieras una explicación, todavía no quitaría el dolor. No vas a saber por qué la mayoría de las cosas suceden hasta llegar al otro lado de la muerte.

 

Dios no va a darte una explicación, pero te pondrá a prueba.

 

Recuerdo cuando era un niño, que la única vez que nuestra aula en la escuela estaba en silencio era durante una prueba. El maestro diría: “¡No hablar! Tomen sus lápices y contesten la prueba. “Incluso el maestro se quedaría en silencio.

 

Cuando Dios está en silencio en tu vida, estás pasando por una prueba. Cuando no escuchas a Dios y lo sientes como a un millón de kilómetros de distancia, ¡eso es una prueba! El maestro siempre está en silencio cuando los estudiantes hacen una prueba. Cuando Dios está en silencio en tu vida, tu fe está siendo probada. ¿Dejarás ir el control, o te agarrarás más fuertemente? ¿Aprenderás a estar satisfecho?

 

Cuando estés pasando por un dolor esta semana o el próximo mes o este año, realmente no necesitas la explicación de Dios. Necesitas la presencia de Dios.

 

“Sé paciente y espera las obras del SEÑOR” (Salmo 37:7a PDT).

0 5 Continue Reading →

Cómo recuperar el entusiasmo en tu vida.

0 2 Continue Reading →

Cómo asegurarse de que sus temores no paralicen su vida.

Por: SCOTT SAVAGE

 

Muchos de nosotros tenemos miedo hoy. Vivimos en un mundo incierto y en tiempos especialmente inciertos. Sin embargo, nuestros temores podrían costarnos este año de formas que no podemos comprender aún.

Beth Moore, conocida maestra de la Biblia y autora, envió un tweet a principios de este mes, lo que produjo una tremenda reacción. Me desplacé a través de muchas de las más de 800 respuestas al tweet de Moore. Las historias y experiencias de la gente que leí eran arenosa, sin filtrar y desgarradora.

Beth Moore: Hey, algunos de ustedes podrían darme algo de perspective? Si jesús le preguntara justo en este preciso momento por qué tiene miedo, ¿Qué respondería?

La gente hablaba de dificultades financieras, diagnósticos médicos terminales, pérdida de su empleo o su seguro médico. Compartieron las luchas internas como preguntas de identidad y angustia acerca de la autoestima. Describieron sus miedos por amigos y familiares.

Mientras leía estas respuestas, pensaba en mis miedos y en cómo respondería a la pregunta. Pensé en mis inseguridades cuando se trata de mi carrera. Mis ambiciones y miedos cuando se trata de mi actividad como escritor. Reflexioné sobre mi matrimonio, mi papel como padre, mi nuevo comienzo en un nuevo lugar el año pasado y mucho más.

Una respuesta a un tweet sólo permite 140 caracteres y me sentí como si tuviera suficiente para 140 tweets separados!

¿Por qué tenemos miedo?

Nuestros miedos están en su peor momento cuando nos paralizan.

Una de las cosas que el miedo suele hacer es convencernos de que somos los únicos. Después de aislarnos, el miedo nos dice que nunca superaremos nuestra lucha.

 

¿Tiene miedo de ser rechazado? No iremos allí: demasiada exposición.

¿Teme que alguna persona poderosa tome una decisión que nos perjudique? Nos obsesionamos con cada movimiento, palabra y acción.

¿Miedo de tomar la decisión equivocada? Comenzamos a luchar para tomar cualquier decisión.

¿Teme que este año sea peor que el año pasado? Vivimos conteniendo el aliento, nunca realmente presente en el momento, incapaz de disfrutar de lo que tenemos.

Cuando los temores nos dominan, tienden a convertirse en profecías auto-realizables. Realizamos eventos para satisfacer nuestras peores expectativas. Escribimos una narración de hechos reales que encaja con nuestro punto de vista. Es un lugar terrible para estar, pero, de una manera enferma y retorcida, al menos sentimos que hemos recuperado un poco de control!

Tomemos por ejemplo, hablar en público. Para algunas personas, tienen más miedo de hablar en público que morir. Es por eso que el famoso Jerry Seinfeld bromeó, “si vas a un funeral, estás mejor en el ataúd que haciendo el elogio”

Entonces, ¿qué podemos hacer con esos miedos?

Determina dónde has puesto tu esperanza.

He encontrado la única manera de derrotar el miedo es elegir la esperanza en su lugar. Pero uno de los problemas con la esperanza ocurre cuando ponemos nuestra esperanza en los lugares equivocados.

Por lo tanto, podría ser una buena cosa preguntarse, “¿Cuál es el objeto de mi esperanza?”

Estoy realmente orgulloso de mí mismo porque me reprimí y me abstuve de hacer cualquier mensaje político en Facebook durante el ciclo electoral de 2016. Pero cuando el Presidente Trump dijo en su discurso de inauguración: “No te defraudaré”, sacudí la cabeza con incredulidad. Creo que literalmente me reí en voz alta, también.

Es totalmente falso. Porque todos nos vamos a decepcionar. Vamos a decepcionar a la gente que amamos, nuestra familia, esposos y amigos. Vamos a decepcionar a las personas que trabajan para nosotros y a las personas para las que trabajamos.

Me decepcionaron al menos siete personas la semana pasada. ¿Cómo puedo saber? Cancelaron la suscripción a mi lista de correo electrónico. No estoy seguro de por qué el correo electrónico de la semana pasada les hizo decir “¡adiós!”, Pero lo que les motivó a firmar para estar en la lista ya no estaba presente.

No debemos poner nuestra esperanza en la gente porque la gente siempre nos decepcionará. Una de las lecciones que he aprendido de la manera más difícil es “la fuerza de tu esperanza está basada en el objeto de tu esperanza”. Si tu esperanza está fijada en una persona (o un presidente), entonces te sentirás decepcionado .

Tenemos que determinar dónde hemos puesto nuestra esperanza. Y la crisis a menudo nos ayuda. La crisis revela dónde hemos colocado (o extraviado) nuestra esperanza. Cuando lo colocamos en algo que es más débil de lo que pensábamos, entonces descubrimos una posible razón para nuestra continua derrota a manos del miedo.

Neutralice sus temores.

Hay dos enfoques diferentes para neutralizar sus miedos que quiero explorar aquí.

En el libro de Steven Furtick, Crash the Chatterbox, el autor anima a sus lectores a hacerse dos preguntas cuando enfrentan temores. La primera es “¿Qué es lo peor que podría pasar?”

Después de responder a la primera pregunta, pregúntese “¿Y luego qué?” Siga preguntando la segunda pregunta hasta llegar a un resultado final. Muchas veces, el resultado final de nuestros miedos no son tan aterradores o debilitantes una vez que los nombramos y los sacamos a la luz.

Cuando nos involucramos en el ejercicio de Furtick, llegamos al mismo destino. Nos damos cuenta de cómo nuestras mentes nos engañan para que pensemos que el peor de los escenarios nos deja derrotados permanentemente. El miedo nos engaña al pensar que no debemos intentar cuando un retroceso temporal no es fatal. En el establecimiento del miedo, descubrimos todas las formas en que podemos mitigar los resultados desastrosos de antemano.

Si el miedo le está haciendo bullying-pateándole y robando su dinero para el almuerzo- tome algún tiempo esta semana para participar en una de estas prácticas y neutralice sus temores.

Concéntrese en lo que puede controlar y tome esas medidas.

A j Cronin dijo: “La preocupación nunca libra al mañana de su dolor, pero hace que hoy sólo pierde su fuerza”.

El miedo es una forma de preocupación que nos empodera con un sentido de control cuando sentimos que no tenemos ninguno.

Una de las mejores maneras de derrotar el miedo es ignorar lo que no podemos controlar y centrarnos en lo que podemos controlar en su lugar. Algunas medidas son imposibles de tomar hoy, pero hay algunas que sí podemos tomar.

Si usted está luchando contra la preocupación y el miedo hoy, pregúntese: “¿Qué puedo hacer hoy para influir en el mañana?” Como alguien dijo una vez, “La mejor opción es la que crea más opciones”.

En un episodio reciente de su podcast de liderazgo, Craig Groeschel compartió cómo se acerca al desarrollo personal. Él tiene un mantra. “Haré lo que pueda hacer hoy para poder hacer mañana lo que no puedo hacer hoy”. Groeschel ve más allá de su capacidad actual (o incluso sus temores actuales) a su potencial futuro. Al ver la conexión entre hoy y mañana, hace lo que puede con la esperanza de que algún día hará lo que una vez dijo que no podía.

Hoy tenemos oportunidades que hacen posibles nuevas oportunidades mañana. Las decisiones que tomamos hoy pueden abrir las puertas para el próximo año.

La semana pasada, tres jugadores de béisbol fueron anunciados como los nuevos en el Salón de la Fama del Béisbol. Me acordé de los hombres y mujeres que figuran en el Salón de la Fama dentro de las Escrituras. En Hebreos 11, el autor describe la naturaleza de la fe y luego enumera a muchos hombres y mujeres que exhibieron una gran fe en sus respectivas vidas.

Estos hombres y mujeres no eran cualitativamente diferentes de usted y yo. No sabían dónde acabarían cuando estuvieran vivos. Simplemente tomaron el siguiente paso que supieron tomar, haciendo la siguiente cosa correcta que sabían hacer. Cuando se sintieron llevados a obedecer a Dios, dieron un paso adelante y otra oportunidad se abrió.

Como con cualquier gran historia, vivimos nuestras historias, palabra por palabra, frase por frase, día a día. El miedo era una parte muy real de sus historias, como lo es en la suya y la mía. Sin embargo, la razón por la que todavía conocemos sus nombres y leemos sus historias es porque eligieron rechazar el miedo y actuar de todos modos.

0 4 Continue Reading →

Cambios verdaderos requieren una comunidad

“Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.” Romanos 12:4-5 (NTV)

 

No harás todos los cambios que necesitas hacer, quieres hacer, desearías hacer, planeas hacer, o esperas hacer por tu propia cuenta. Si pudieras, lo harías, pero no puedes, ¡así que no lo harás!

 

La Biblia dice en Romanos 12:4-5 “Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.”  (NTV).

 

Dios diseño el universo de tal manera de que nos necesitamos unos a otros. Yo te necesito, y tú me necesitas. La frase “unos a otros” es usada 58 veces en el nuevo testamento: Amarnos unos a otros, cuidaros unos a otros, animarnos unos a otros, soportarnos unos a otros, orar unos por otros, saludarnos unos a otros, compartir unos con otros. Dios nunca quiso que fueras sólo por la vida. ¡Aún el llanero solitario tenía a Toro! No fuiste creado para ir sólo por la vida. Sin importar tu estatus marital, eso no es relevante. Necesitas una familia espiritual, y necesitas estar en una congregación.

 

Necesitas personas a tu alrededor, y ellos te necesitan. Nos pertenecemos mutuamente.

 

Hay muchos libros de auto ayuda que te dirán las cosas correctas que debes hacer, pero no te proveerán las dos cosas que la Biblia dice que debes de tener: El poder de Dios y la comunión. Eso es lo que realmente necesitas para cambiar de verdad. El cambio necesita comunión.

 

En la iglesia existe una diversidad real, en edades, culturas, historia e idiomas, pero lo que tenemos en común es nuestro amor por Dios. Eso nos une y nos permite ayudarnos unos a los otros.
Gálatas 3:28 dice, “Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (NVI).

0 4 Continue Reading →

5 MANERAS PARA AYUDAR A TUS AMIGOS A TRAVÉS DE TIEMPOS DIFÍCILES

Por: Andrea Jongbloed

0 8 Continue Reading →

Mileniales cristianos están redefiniendo los Valores

Por: JENNA GIESOW

0 3 Continue Reading →

NUNCA PERMITAS QUE TUS ERRORES DEFINAN TU VIDA.

Como recuperarse después de una gran decepción.

0 7 Continue Reading →

REDEFINIENDO EL ÉXITO

POR: ABI STUMVOLL

1 4 Continue Reading →

CÓMO AYUDAR A UN ADOLESCENTE A ENCONTRAR SU PROPÓSITO

Por Pr. Rick Warren

0 5 Continue Reading →

9 COSAS QUE LOS EMPRESARIOS HACEN DISTINTO

0 2 Continue Reading →

¿Cuál Será tu Contribución?

0 2 Continue Reading →

Tres características que tienen en común las personas que cambian el mundo

0 10 Continue Reading →

TRASTORNO DE COMPARACIÓN OBSESIVA: EL MAYOR PROBLEMA DE LOS MILENIALES

By: Paul Angone

El trastorno de comparación obsesiva (TCO) es la viruela de nuestra generación. 9 de cada 10 doctores concuerdan que el Trastorno de Comparación Obsesiva es la causa principal para devorar un envase de Nutella de media libra mientras ves un reality en la televisión.

Así que, ¿Qué es exactamente el trastorno de comparación obsesiva? ¿Cuáles son sus causas, sus efectos secundarios y más importante, existe una cura?

TRASTORNO DE COMPARACIÓN OBSESIVA

El trastorno de comparación obsesiva es nuestra adicción a constantemente compararnos con otros, produciendo pensamientos no deseados y sentimientos que nos llevan a la depresión, ansiedad y a sentirnos aburridos.

Ahora, obviamente el atractivo y el peligro de la comparación no son nuevos. La comparación comenzó justo con el pecado.

El primer asesinato del que habla la Biblia fue producto de la comparación. Dos hermanos llevaron a Dios una ofrenda. Dios aprobó la de Abel y desaprobó la de Caín. Así que en Génesis 4, Caín invita a su hermano al campo, lo ataca y lo mata.

Durante la última cena de Jesús con los discípulos, él les dice una noticia bastante escandalosa que cambiaría la historia –uno de ellos lo iba a traicionar. ¿Cómo respondieron los discípulos? ¿Hicieron todo lo que pudieron para encontrar y detener al culpable? No. En Lucas 22, ellos comenzaron un debate sobre cuál de ellos era el mayor discípulo.

La comparación siempre ha estado alrededor. Pero ahora, el internet y las redes sociales han llevado nuestro problema de comparación a un nivel mundial.

Unas cuantas décadas atrás, solías tener que esperar una reunión cada diez años para verse los unos a los otros, repararse de arriba abajo y ver quién era mejor o peor que tú. Todo lo que tenías que hacer era fingir que eras el mejor de la reunión sólo por una noche.

Rentabas un BMW. Prestabas una esposa y un par de niños. Entrenabas con alguno de esos locos programas para bajar de peso, de esos que venden en los infomerciales, junto con esa máquina que sacude la grasa de ti. Haz lo que tengas que hacer. Sólo se trataba de conseguir alguna versión fabricada de tu vida, sólo por una noche, para mostrársela a los demás y que vean que tu vida de fantasía es obviamente mejor que la de ellos.

Entonces podrías dejar la reunión, y llevar ese BMW justo de la casa de renta de donde vino, devolver la familia prestada pedir dos pizzas para llevar, y la vida regresa a la normalidad.

Ahora todo es diferente, con la dichosa creación de las redes sociales, ¿quién necesita una reunión cada diez años? Ahora tenemos la oportunidad de compararnos a nosotros mismos con cualquier persona. Cualquiera. Cada día de nuestras vidas. Qué bendición.

Todos los días estamos tratando de lograr una nueva vida, deslumbrante, llena de filtros, editada, imposiblemente épica, una vida que nadie jamás podría estar viviendo.

“¡Mi trabajo no se siente como un trabajo!” “Mis hijos no podrían ser más hermosos, nunca se comportan mal y los únicos en su equipo que anotan goles” “¡Mi esposa y yo constantemente caminando por ahí acurrucándonos como aparece en esta foto!”

Así las cosas, ¿Qué efecto está teniendo el trastorno de comparación obsesiva sobre nosotros?

EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRASTORNO DE COMPARACION OBSESIVA

TCO es la causa principal para comprar cosas que no debemos comprar. Este trastorno3 nos hace mirar cada foto de nuestros amigos, ese álbum llamado “Mi vida es asombrosa”, y nos hace sentir depresivos porque nuestra vida no se ve “como debería verse”.

Este nuevo TCO devora la creatividad, la energía y la paz –tres características vitales para vivir una buena vida.

El trastorno de comparación obsesiva toma los diseños que Dios hizo para tu vida y los deforma en una retorcida, versión miope de todas las cosas que no tienes, en vez de ver todas las cosas que sí.

Y uno de los más peligrosos efectos secundarios que he visto de primera mano, el trastorno de comparación obsesiva nos aísla. Recibo miles de correos de todas partes del mundo y la frase más común que veo una y otra vez: “Me siento tan solo, siento como si soy el único luchando”.

El TCO bloquea la honestidad, las conversaciones auténticas. Vulnerabilidad y autenticidad no van de la mano con una imagen distorsionada que creas online.

La comparación nos vuelve obsesivos en tratar de secretamente escribir la vida de las otras personas en vez de escribir la nuestra. Aún así, no nos conectamos entre nosotros por nuestra pretendida perfección. Nos conectamos a través de nuestras luchas.

¿Cuáles son algunas cosas simples que podemos hacer ahora mismo para ayudar a curar el trastorno de comparación obsesiva?

3 FORMAS SENCILLAS PARA EMPEZAR A CURAR EL TCO

  1. Reduce tu tiempo en redes sociales y la tv

“Wow, esa hora que invertí en Facebook fue una buena inversión de mi tiempo!!” “¡me siento mejor con mi vida después de eso!” –Ninguna persona jamás dijo eso.

¿Quieres saber un secreto para acortar tu trastorno de comparación obsesiva a la mitad?

Reduce tu tiempo en redes sociales a la mitad.

Las redes sociales y la televisión pueden llevarte a problemas tamaño bicicleta y convertirlos en problemas tamaño Hummer, consumiendo tu energía por ninguna otra razón que solo verse bien.

Para mí, entender esto ha significado tomar un gran descanso de Instagram. También ha significado no ver más programas de tv como Cazadores de casas internacionales (House Hunters International) para ver como una pareja decide cuál de las casas de $700,000 dólares le viene mejor. A veces, necesitamos cerrar nuestros ojos para no ver aquello que nos genera ansiedad.

Si ves a esos caballos que usan para llevar un carruaje o alguna carga, verás que siempre llevan anteojeras, las cuales los ayudan a no distraerse o asustarse por el ruido de la periferia. Las anteojeras los obligan a enfocarse en sólo lo que tienen al frente, y nada más. Todos necesitamos unas anteojeras. Tenemos que estar enfocados en lo que tenemos al frente. ¿Qué tipo de anteojeras necesitas para mirar solamente hacia al frente?

¿Qué tal si usamos toda la energía que gastamos en compararnos a nosotros mismos con aquellos a nuestro alrededor, y solo corremos nuestra propia carrera?

 

  1. Celebra lo que haces

Celebra lo que haces. No te obsesiones con aquello que no haces. Necesitamos celebrar en el barco que estamos navegando, en vez de ahogarnos mientras intentamos nadar hacia el barco de otro.

  1. Refina y aprópiate de tu propia salsa especial.

La mejor manera de celebrar lo que haces es apropiándote de ello y refinar tu salsa especial – ese sabor único que traes al mundo y nadie más puede traer.

Dios es el maestro de artesanos y te ha creado con una mezcla única de ingredientes. Mientras más te apropies y pulas para lo que fuiste creado, mas puedes celebrar que a otras personas también les vaya bien.

Así como la Madre Teresa acertadamente dijo: “Si eres humilde nada puede tocarte, ni alabarte o hacerte desgraciado, porque tú sabes quién eres”

Cuando nos enfocamos en ser agradecidos y administrar bien nuestros talentos, valores y fortalezas que Dios te ha dado, entonces el desorden de comparación obsesiva no va a tener el mismo poder o la misma influencia sobre ti. Puedes ser feliz con el éxito de otros, en vez de desear que ese éxito fuera tuyo.

Tú sirves al mundo cuando sirves tu salsa especial. Si tú simplemente comparas obsesivamente tu éxito con el de los demás, tu salsa especial se convertirá en esa cosa negra en el fondo del sartén, que en realidad no usaste para nada.

0 16 Continue Reading →

6 Errores en la carrera profesional que todos los Mileniales deben evitar.

 como hacerlo mejor.

Por GREG DARLEY

 

La mayor parte del tiempo en el trabajo la pasamos trabajando con líderes universitarios estudiantes de alto calibre. Ellos tienen pasión, creatividad y cantidades increíbles de potencial. Tienen todos los ingredientes para volverse transformadores del mundo.

Ahora que estoy en mis 30’s, He estado reflexionando en las cosas que haría diferente profesionalmente si pudiera vivir mis 20’s de nuevo. Quería hacer algo “grande” en mis 20’s. Quería cambiar el mundo, hacer un impacto y crear algo de valor. Hice algunas cosas bien a lo largo del camino, pero si soy honesto, perdí mucho tiempo y energía que me encantaría tener ahora de nuevo. Si pudiera volver atrás y darle consejo a mi Yo de veintitantos, le diría que evite estos errores durante la carrera:

Comparar donde Tú Estas Con Donde Están Todos Los demás

Pasaría mucho menos tiempo comparando el éxito de otros con lo que yo había logrado hasta entonces en mi vida. Estaba poniendo mi nueva carrera como escritor contra  alguien con una década de experiencia. Estaba comparando mi habilidad oratoria con comunicadores en sus cuarenta y cincuenta. Medí el crecimiento de las organizaciones sin fines de lucro y empecé con las que tenían años de historia.

Al comparar el inicio de mi viaje con alguien que ha estado  viajando por mucho más tiempo que yo, estaba limitando mi habilidad para hacer un gran trabajo. Es difícil lograr progreso cuando te estas enfocando en alguien, más que en tu propio camino.

Enfocarte en lo que aún no tienes, en lugar de dónde estás ahora

AL COMPARAR EL INICIO DE MI VIAJE CON ALGUIEN QUE HA ESTADO VIAJANDO POR MUCHO MÁS TIEMPO QUE YO, ESTABA LIMITANDO MI HABILIDAD PARA HACER UN GRAN TRABAJO

La Escritura es clara en que Dios confía en nosotros como administradores de Su obra. Él nos dará poquito para administrar hasta que podamos ser confiados con más. Al enfocarme en lo que no tenía (más eventos, más libros vendidos, más dinero recaudado) Me perdí la oportunidad de ser fiel con lo que estaba frente a mí.

Hablar con 20 personas puede ser tan importante como hablar con 20,000. Alimentar a dos familias en tu comunidad importa igual que alimentar 200. Toma cada proyecto como si fuera el más grande que alguna vez tendrás.

Evitar Riesgos

Mirando atrás, era mucho más fácil entonces intentar algo que no estaba garantizado que funcionaría. Fuí de ser asalariado a 100% por comisiones. Luego pasé seis meses sin trabajar y empecé una organización humanitaria en mi cocina.  Todas estas cosas eran mucho más fáciles cuando mis responsabilidades eran mucho menos que ahora. Hoy tengo familia – pronto serán cinco bocas que alimentar. Tengo una hipoteca y seguro médico que considerar. Hay mucho más riesgo ahora, haciendo que la oportunidad de encontrar la idea que cambiará el mundo sea aún más difícil.

Ignorar la Importancia del Proceso por sí mismo

Tus veintes son el laboratorio para el resto de tu vida. La mejor manera de saber cómo hacer un gran trabajo es simplemente haciendo el trabajo. Los mejores escritores producen mucho más contenido del que se comparte. Aún si el trabajo que estas creando es terrible, estas aprendiendo el proceso, lo cual te está haciendo mejor. Es mucho más fácil aprender cuando poca gente está viendo. Me alegra haber trabajado en eliminar los “mmm” cuando hablaba a docenas en lugar de a miles.

Esperar Reconocimiento

La mayoría de la gente que admiras por su éxito no está pasando tiempo preocupándose por lo que los demás están haciendo. Están ocupados construyendo sus ideas mientras tus estas revisando si alguien ha notado las tuyas. Yo perdí cientos de horas (Días) en mis veintes escaneando twitter y Facebook, esperando que alguien comentara algo de lo que estaba trabajando. No me puedo imaginar cuanto más trabajo pude haber hecho si simplemente me hubiera enfocado más tiempo en trabajar.

No “sentirme” exitoso, empecé a pasar demasiado tiempo tratando de ser reconocido en lugar de hacer algo que valiera la pena reconocer. Esto me llevó a ver el éxito que otros estaban teniendo, lo que reforzó el sentimiento de que yo no era así de exitoso. Esto me llevó a más frustración, duda y un sentido de que necesitaba hacer más para ser notado .Fue un ciclo sin fin que me robó tiempo de calidad que nunca recuperé.

No Buscar Mentores

Realmente desearía haber pasado más tiempo consistente con un gran líder durante mis veintes. Le diría al Greg de veintitantos que encuentre un gran líder y trabaje con él / ella. Toma un trabajo donde puedas aprender por una temporada, aún si no es tu trabajo soñado. Se voluntario en algún lugar para aprender de un gran líder. Haz una pasantía sin paga si hay un buen líder para el que puedas trabajar.

Hay mucho que puedes aprender de libros, conferencias, podcasts, etc., pero nada se compara a aprender por interacción directa y observación.

Tus veintes pueden tener un profundo impacto en tu vida. Usa tus veintes como la pasarela para preparar a donde iras y en lo que invertirás tu vida. Bill Gates se lleva el crédito al decir, “la mayoría de nosotros sobreestima lo que podemos lograr en un año y subestima lo que podemos lograr en 10. “Tú tienes mucho que puedes lograr en tus veintes. Y, si ya saliste de tus veintes como yo, la última lección es esta: Nunca es muy tarde para empezar.

2 15 Continue Reading →

¿Lo que estás haciendo es Importante?

“¡Deja que los muertos espirituales entierren a sus propios muertos! Tu deber es ir y predicar acerca del reino de Dios” (Lucas 9:60 NTV)

 

Cuando te conviertes en un seguidor de Cristo, Dios te llena de Su Espíritu Santo. La prueba de que el Espíritu Santo está en ti no es una experiencia emocional. No es el hablar en lenguas o lo alto que saltes.

 

Lo que prueba que tú tienes el Espíritu de Dios en ti es el hecho de que vayas. ¿Estás compartiendo las Buenas Nuevas con alguien?

 

Jesús dijo en Lucas 9:60, “¡Deja que los muertos espirituales entierren a sus propios muertos! Tu deber es ir y predicar acerca del Reino de Dios” (NTV).

 

¿Qué es lo que quiere decir con esa afirmación? Suena bastante insensible. Pero lo que está diciendo aquí es que tienes que considerarte indispensable. Hay algunos oficios en la vida que cualquiera puede hacer, pero hay algunos trabajos que sólo un creyente puede hacer. Sólo un cristiano puede decirle a la gente acerca de Cristo. Sólo un cristiano puede decirle a la gente cómo llegar al Cielo. Sólo un cristiano puede mostrar la compasión de Cristo como Cristo quiere que se muestre.

 

Dios quiere que hagas lo que es indispensable. Deja que las personas que están espiritualmente muertas hagan las cosas que cualquiera puede hacer. Tú debes pasar más de tu vida haciendo cosas que sólo tú puedes hacer.

 

Hay un montón de cosas que puedes estar haciendo por el resto de tu vida que no van a importar en absoluto cuando llegues al Cielo.

 

Pero hay algo que puedes hacer que hará una diferencia eterna. ¿Alguien va a estar en el Cielo porque tú lo ayudaste? ¿Qué clase de legado vas a dejar? El mejor legado es  que alguien en el cielo se te acerque y te diga: “Estoy aquí por ti.” Eso es usar tu vida de una manera valiosa.

0 14 Continue Reading →

Cuando Dios interrumpe tus planes

Por Christina Fox

Hace poco estábamos de vacaciones con mi familia cuando Dios interrumpió mis planes. Habíamos viajado cientos de millas para quedarnos en un hotel en la playa. Había organizado pasar un día visitando amigos. Pero entonces, en medio de la noche, justo antes del día libre que había programado, uno de mis hijos despertó enfermo. Pasé todo el día siguiente encerrada, mirando a través de la ventana del hotel el largo trecho de playa que estaba apenas fuera de mi alcance.

 

Una vida interrumpida

 

Mi vida está llena de interrupciones, inconvenientes, frustraciones y eventos inesperados. Las cosas se rompen. Ocurren accidentes. El teléfono suena justo cuando entro en la cama. El tráfico me hace llegar tarde. Justo cuando no podemos gastar más, se descompone un electrodoméstico. Enfermedades inesperadas cambian los planes que organicé tan cuidadosamente. Podría seguir con una lista más y más larga. Probablemente ustedes también.

 

El problema es que, por lo general, no sé lidiar bien con estas interrupciones. Reacciono con frustración y rabia. Como una niña pequeña, quiero patear el piso y decir: “¡No es justo!”. Culpo a los demás por las molestias. Hasta celebro mis propias fiestas de autocompasión.

 

Aun cuando estas interrupciones son inesperadas y me toman por sorpresa, a Dios no lo toman por sorpresa. No son eventos fortuitos y sin sentido. De hecho, las interrupciones son puestas en mi camino por obra divina y por alguna razón. Dios las utiliza para hacer que me parezca más a Cristo.

 

El tráfico lento, un hijo enfermo o una reparación costosa no parecen ser instrumentos importantes en nuestra santificación, pero lo son. Por lo general no le damos importancia a estas interrupciones e inconvenientes y en su lugar esperamos que Dios trabaje en nuestra vida a través de circunstancias extraordinarias que marquen un antes y un después. Pero la realidad es que en la vida no ocurren con frecuencia esos grandes acontecimientos que nos hacen confiar en Dios y obedecerle de una manera más profunda. No seremos llamados a construir un arca o a llevar a un hijo único al Monte Moriah. Por el contrario, es en estas pequeñas frustraciones e interrupciones, en las cosas simples de la vida, donde se nos da la oportunidad de confiar en Dios, obedecerle y darle gloria.

 

Paul Tripp lo explica así:

 

Usted y yo no vivimos en una serie de momentos importantes y dramáticos. No vivimos pasando de una decisión importante a la otra. Todos vivimos en una serie infinita de momentos pequeños. El carácter de una vida no se define en diez grandes momentos. El carácter de una vida se forma en diez mil pequeños momentos de la vida diaria. Son las luchas que emergen de esos pequeños momentos las que revelan lo que realmente está sucediendo en nuestros corazones (Whiter Than Snow [Más blanco que la nieve], p. 21).

Las interrupciones de la gracia

 

Estos diez mil pequeños momentos son aquellos en los que los niños nos piden que juguemos un juego justo cuando estamos atareados con otra cosa. Son los momentos en los que estamos atrapados detrás de un autobús escolar cuando ya estamos llegando tarde a una cita, o cuando se nos desinfla una rueda del auto camino al trabajo. Son todos esos momentos del día en los que las cosas no salen como queremos, nuestros planes se ven frustrados y nuestra vida interrumpida.

 

Es en estos momentos en los que el zapato aprieta cuando nuestra fe es puesta a prueba y miramos hacia abajo para ver si estamos parados sobre la roca o la arena. ¿Creemos realmente que Dios tiene el control sobre todos los detalles de nuestra vida? ¿Creemos realmente que su gracia es suficiente para ayudarnos a sobrellevar el día? ¿Creemos realmente que el evangelio de Cristo tiene poder suficiente no solo para salvarnos eternamente, sino también para sostenernos y fortalecernos en medio de las interrupciones de la vida? ¿Creemos realmente que Cristo es suficiente para satisfacer todas las necesidades más profundas de nuestro corazón?

 

Estas interrupciones son actos de la gracia de Dios. Nos obligan a examinarnos a la luz de estas preguntas. Nos hacen enfrentar nuestros pecados. Son la manera en que Dios nos quita el velo de los ojos y nos hace ver que necesitamos el evangelio en todo momento del día. Son la luz que brilla en las cavidades más oscuras de nuestro corazón, revelando lo que está allí realmente: los pecados e ídolos que hemos arrinconado en una esquina, pensando que si no podemos verlos, no deben existir.

 

El recordatorio que necesitamos

 

Estas interrupciones nos recuerdan que no tenemos la vida resuelta y que no podemos hacerlo solos. Son como la vara del Pastor, que nos saca de nuestro camino errante y nos lleva de regreso hacia el Gran Pastor. Necesitamos estas interrupciones. Más que ninguna otra cosa, nos acercan a la cruz de Cristo, donde recordamos el evangelio y recibimos su gracia y perdón.

 

Es difícil ver que todos estos pequeños eventos e interrupciones frustrantes que ocurren en nuestro día han sido colocados por Dios como oportunidades para crecer en gracia, pero es así. Y verlos así nos ayuda a dejar de mirar hacia nosotros mismos y a poner nuestros ojos en Cristo, quien se preocupa más por nuestra transformación que por nuestra comodidad diaria. En lugar de darnos una vida fácil, la interrumpe con gracia y nos muestra qué es lo que más necesitamos: él mismo.
¿Y tú? ¿Tu vida está llena de interrupciones? ¿Ves la mano de Dios trabajando en ellas?

0 15 Continue Reading →

La Clave para una Vida Equilibrada: Jesús.

La Clave para una Vida Equilibrada: Jesús.

co_

“Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.” (Mateo 6:33 NTV)

Si quieres vivir una vida verdaderamente equilibrada, solo debes mirar a una persona en toda la historia como tu modelo: Jesús. Si lo pones a Él en el centro de tu vida, tu vida  será más equilibrada.

Piensa como si tu vida fuera una rueda. El centro de esa rueda tiene un eje. Todos los radios de tu vida (representan tus relaciones, tu familia, tu carrera, tus metas, etc.) provienen de ese centro. Todos construimos nuestras vidas entorno de algún eje. La pregunta es, ¿Cuál es tu eje? ¿Será tu familia? ¿Será tu carrera? ¿Será el dinero?

¿O será Jesús?

¿Cómo puedes saber qué estás construyendo alrededor de tu vida? Dale un vistazo a lo que más piensas. Eso es lo que impulsa tu vida.

El centro de tu vida es crítico para desarrollar una vida equilibrada. Un centro sólido dirige una vida sólida. Un centro endeble lleva a una vida débil. Cuando escucho a las personas decirme que sus vidas están perdiendo estabilidad, esto usualmente significa una cosa. Que tienen un centro defectuoso. Alguna otra cosa que no es Dios tiene prioridad en sus vidas.

No solamente el eje crea estabilidad, también controla e influye en todas las cosas acerca de tu vida. Lo que pongas en el centro de tu vida también será tu fuente de poder. El poder de una rueda siempre emana del centro hacia fuera – nunca al revés.

Coloca  a Jesús en el centro de tu vida y Él proveerá estabilidad, control y poder que necesitas para tu vida. La Biblia dice “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.” (Mateo 6:33 NTV)

No te preocupes de hacer que Jesús sea lo primero en tu vida. Ponlo a Él en el centro de tu vida. Déjalo dirigir tu vida, influenciarla, darle autonomía y estabilidad.

Haz eso y todas las otras áreas de tu vida – familia- carrera y tus metas- encontraran el equilibrio en Jesús.

9