Skip to Content

Tag Archives: visión

Cómo ayudar a tu pastor o líder a tener una visión para los medios de comunicación

By: Phil Cooke

0 3 Continue Reading →

5 MANERAS CREATIVAS PARA USAR EL STORIES DE INSTAGRAM EN TU IGLESIA

By Jonthan Howe

1 8 Continue Reading →

Lo que necesitan los equipos de liderazgo en la iglesia

0 13 Continue Reading →

10 Estrategias de crecimiento para las Iglesias

Por Carey Nieuwhof

Entonces quieres que tu iglesia cumpla su misión y alcance personas.

Pero muy comúnmente en el liderazgo en la iglesia es fácil creer que el crecimiento no puede ocurrir a menos que gastes dinero en nuevas iniciativas.

Y eso deja a muchos líderes de la iglesia estancados. ¿Por qué? Porque la gran mayoría de las iglesias tienen pocos fondos, no muchos fondos.

Enfrentando una falta de recursos, muchos líderes de iglesias tiran la toalla y creen que el crecimiento no es posible.

Pero eso es una falacia.

La visión siempre precede los recursos. Si estas esperando que la gente y el dinero aparezcan para que continúes con tu misión, esperarás por siempre.

Entonces ¿cómo empiezas a crecer ahora, aún con cero pesos?

Aquí hay 10 maneras.

La visión siempre precede los recursos.

 

  • Irradia más pasión

 

Es asombroso para mi cuan poca pasión irradian muchos líderes en las iglesias.

Tenemos la misión más asombrosa en el planeta tierra. Y tenemos una generación de adultos jóvenes frente a nosotros que quieren dar sus vidas a una causa que es mucho más grande que ellos mismos.

Aun así es fácil creer que la única manera de alcanzar a la próxima generación es gastar dinero en luces, equipo y sonido. Eso no es verdad.

No necesitas una iglesia súper fina para alcanzar la próxima generación tanto como necesitas una iglesia apasionada. Porque cuando se trata de alcanzar la próxima generación, la pasión supera lo fino.

Cuando se trata de alcanzar la próxima generación, la pasión supera lo fino.

 

  • Deja lo raro

 

Los cristianos pueden ser socialmente raros.

Muy seguido, usamos lenguaje raro innecesario – como este:

“Este es un buen café, hermano”

“Amen, Aleluya”

¿Por qué no solo hablar en la iglesia de la manera en que hablas en la oficina o en un partido de futbol o un sábado en la piscina? (seamos realistas, si hablaras así normalmente, es probable que no te invitarían tan seguido.)

Esto es lo que realmente está en juego: si alguien tiene que aprender un código para unirse a tu iglesia, probablemente no tendrás mucha gente uniéndose a tu iglesia.

Nuestro reto es reducir las barreras humanas que alejan a las personas de Jesús, no crear nuevas.

Y, no, ser raro no significa que estas teniendo fe. Sólo significa que estas siendo raro.

Ser un cristiano raro no significa que estas teniendo fe. Sólo significa que estas siendo raro.

 

  • Expande tu visión

 

La visión es la mejor amiga de un líder, y es gratis.

Después de dos décadas de liderar y comunicar en la iglesia local. Estoy convencido de que es imposible sobreestimar o subestimar la visión de la iglesia. Como Bill Hybels ha dicho, la iglesia local realmente es la esperanza del mundo.

Si no sueñas grades sueños para tu iglesia, ¿quién lo hará?

Si no comunicas una visión grande para tu iglesia, ¿quién lo hará?

La visión es la mejor amiga de un líder, y es gratis.

 

  • Anima a las personas a enamorarse de tu misión, no de tus métodos.

 

La razón por la cual el cambio es tan difícil en muchas iglesias es porque los miembros se enamoran de los métodos, no de la misión.

Un método es una forma de hacer las cosas: programas que la iglesia hace, el estilo de la música, la arquitectura del edificio o la facilidad, el modelo del equipo o de la gestión.

Esos son simplemente métodos que pueden y deben cambiar con cada generación o aún más frecuentemente.

La misión es lo que estás haciendo (como alcanzar personas con el amor y la esperanza de Jesús). Y eso nunca cambia.

Mientras más te enfoques en la misión, más fácil será cambiar los métodos.

Mientras más te enfoques en la misión, más fácil será cambiar los métodos.

 

  • Sonríe mas

 

Yo sé que ‘sonreír más’ suena trivial. Pero mira alrededor tuyo. Casi nadie sonríe.

Si el Evangelio son buenas noticias, tú nunca lo sabrías luego de haber visto a muchos cristianos.

Necesito recordarme a mí mismo a sonreír con más frecuencia cuando me comunico. No es mi expresión facial más natural.

Entonces sonríe más y recuérdale a tu gente que sonría más. Honestamente, esto hace una gran diferencia en cómo la gente te percibe.

Si el Evangelio son buenas noticias, tú nunca lo sabrías luego de haber visto a muchos cristianos.

 

  • Deja de pelear

 

No tengo estadísticas de esto, pero imagino que las peleas internas han matado más iglesias que los fracasos morales.

Cristianos, es difícil convencer al mundo de que Dios lo ama cuando constantemente peleamos unos con otros.

Si tu iglesia está peleando, no es un misterio por qué no está creciendo.

Si tu iglesia está peleando, no es un misterio por qué no está creciendo.

 

  • Presta más atención a los invitados que van por primera vez

 

Nunca he escuchado que una iglesia diga que sus miembros no fueron amistosos.

De hecho, la mayoría de los miembros de una iglesia se asombran de que a la gente no le guste su iglesia ya que son tan ‘amistosos’.

Pero ser una iglesia ‘amistosa’ puede significar muy a menudo que son amistosos entre ustedes, pero no con los visitantes.

Cambia eso.

Asegúrate de que los invitados se sientan genuinamente apreciados, bienvenidos y que sus preguntas sean respondidas. Esto NO quiere decir hacer que se levanten durante el servicio u otras cosas socialmente raras como esa.  (Mira el punto 2 más arriba)

Lo que si significa es tratar a los invitados de la manera en que quieren ser tratados.

Ser una iglesia ‘amistosa’ puede significar muy a menudo que son amistosos entre ustedes, pero no con los visitantes.

 

  • Trata mejor a tus voluntarios.

 

Muchos líderes caen en la trampa de pensar que un buen liderazgo llega solamente cuando puedes contratar un buen equipo.

Esto no tiene sentido.

Tienes un gran equipo – se llaman voluntarios. Y a tus voluntarios puedes pagarles de formas no financieras a través de oportunidades de desarrollo.

Si creas una cultura de voluntariado saludable, te asombrarás de lo bien que servirán tus voluntarios.

No importa que tan grande llegues a ser como iglesia, nunca vas a tener dinero suficiente para contratar todo el equipo que quieres. Y siempre vas a necesitar un grupo creciente de voluntarios apasionados, comprometidos y alineados.

En resumen, voluntarios apasionados crean una iglesia apasionada.

Voluntarios apasionados crean una iglesia apasionada.

 

  • Invita a alguien

 

Hay algo popular ahí afuera que se llama invitar personalmente a un amigo. ¿Lo has escuchado?

Okey, quizá eso fue un poco sarcástico. Pero me asombra como la mayoría de nosotros descuida el invitar personalmente a la iglesia a nuestros amigos que no tienen iglesia.

En realidad muchos de ellos dicen que si cuando se les invita.

Si todos invitaran a una persona el próximo fin de semana, piensa lo que podría pasar.

Líderes de iglesias, animen a las personas a invitar amigos y empiecen por invitar a alguien ustedes mismos.

 

  • Vuélvete amigo de personas no cristianas

 

Hasta donde yo sé, la amistad siempre ha sido libre. Eso es algo bueno.

La triste realidad es que la razón #9 es imposible para algunas personas porque muchos cristianos no conocen realmente gente no cristiana.

Cambia eso.

Sé amigo.

Relaciónate con esa persona en el trabajo. Organiza una fiesta en tu patio para los vecinos. Habla a otros padres en la escuela de tu hijo.

Sal de tu burbuja cristiana y entra al mundo por el cual Jesús murió.

Si estas en la iglesia 7 noches a la semana, no puedes ser amigo de no cristianos. Entonces recorta algunas noches y ve y vive la misión.

Esta es la razón por la cual nuestra iglesia casi no tiene programas las noches entre semana aparte de los grupos pequeños. Queremos que nuestra gente ame la comunidad.

La única manera de amar la comunidad es estar en la comunidad.

No puedes amar a la gente que no conoces.

La única manera de amar la comunidad es estar en la comunidad.

0 11 Continue Reading →

¿POR QUÉ LAS IGLESIAS NECESITAN MÁS LIDERES?

Por Mike Breen

 

El liderazgo es uno de los temas más utilizados y saturados en el ministerio cristiano de hoy. Sin embargo, para todos los libros, blogs y conferencias, hay dos realidades asombrosas tenemos que luchar a brazo partido con:

 

En primer lugar, mientras que la mayoría de las iglesias creen tener programas de desarrollo de liderazgo, en la actualidad lo que tienen son programas que reclutan y forman voluntarios. Un voluntario es una persona que realiza la visión de otro. Un líder es una persona que tiene una visión propia.

 

En verdad, a menudo hay sólo unos pocos líderes en la iglesia promedio, y todos los demás se reducen a ejecutar su visión. Es el efecto del “genio con mil ayudantes” paradigma que Jim Collins utiliza para describir las organizaciones que son buenas, pero nunca se hacen grandes. Este es el movimiento de liderazgo que se encuentra estrechamente expuesto en la iglesia hoy.

 

Vamos a ser muy claros: Una estructura de voluntarios no es lo mismo que una estructura que multiplica líderes. Estas son dos cosas diferentes. Se necesitan las dos. En la actualidad, la mayoría de las iglesias tienen una sola.

 

Me encuentro con miles de líderes de la iglesia cada año, y aunque no había puesto a todos en estas dos categorías generales, en lo que respecta al tema de la dirección de la iglesia muchos caen en una de dos campos:

 

  1. Las personas que quieren multiplicar los líderes cristianos, pero realmente no saben cómo obtenerlos.

 

  1. Las personas que creen que su visión es lo suficientemente grande para todo el mundo y no quieren tener más líderes.  Es decir, realmente sólo quieren voluntarios.

 

Ayudar al primer tipo de personas es bastante fácil. Ser un discípulo significa ser un aprendiz de todas las cosas que Jesús era y Jesús era experto en multiplicar líderes. La Biblia describe modelos verdaderamente prácticos y reproducibles para el liderazgo de la iglesia, donde se puede aprender a poner en práctica según sea el contexto para comenzar a identificar, la formación y la empoderar a líderes cristianos a hacer la obra de Dios en el mundo. Yo lo he hecho y he visto otras personas que lo hacen en todo el mundo. Se puede hacer, de hecho, los resultados son increíbles.

 

Pero luego está ese segundo grupo, los que, honestamente, no desean tener líderes, en cambio desean un amplio personal que ejecuta la visión de uno solo. Me pregunto si eso es en realidad donde la mayoría de líderes cristianos en todo el mundo se encuentran hoy.

 

¿Por qué la mayoría de los pastores no querrían tener más líderes en sus iglesias?

 

Creo que es probable que haya muchas respuestas a esta pregunta (no sé cómo entrenar los, miedo de empoderar, renunciar a cierto control sobre ellos, etc.). Pero sospecho que la gran respuesta es la siguiente: (!Y cada pastor ha sido entrenado así!) Al final del día, lo que quieren la mayoría de los pastores es subordinados que ejecuten la visión más importante de todas. La visión del pastor. Al hacer esto, se matan con eficacia toda capacidad de las personas para tener una visión personal.

 

Lo delicado es que este enfoque es la antítesis del Evangelio.

 

Liderazgo cristiano se trata de escuchar la visión de Dios y luego recibir la autoridad y el poder para ejecutar esa visión. Ese es el derecho de todo cristiano nacido nuevo: escuchar la voz de su padre. Sin embargo, en la forma en que hacemos liderazgo hoy, de repente es como que estamos en una era anterior a la Reforma, donde sólo un selecto grupo élite se les da este privilegio. Y seamos claros: Nuestro ego tiene mucho que ver con esto.

 

Ahora no estoy sugiriendo que cambiamos un paradigma completo de puros jefes y de ningún indio. No estoy sugiriendo que no hay momentos en los que aprovechar nuestra capacidad colectiva para ofrecer una visión central. Estoy diciendo que hay muchos lugares en su comunidad donde el Reino necesita avanzar. Y si usted quiere tomar ese territorio, vas a necesitar algo más que un grupo de voluntarios. Tienes que aprender a operar en un modelo que empodera los líderes a tomar esos frentes, o vas a estar en pausa ministerial. Usted puede pensar que su visión es lo suficientemente grande para todas esas grietas y hendiduras, pero te lo digo honestamente, no lo es.

 

Por supuesto, las iglesias necesitan una visión amplia y general de que hacer. Hay un arte en involucrar la visión que Dios da a nuestros líderes cómo parte de la visión general de la iglesia. Y esto no es voluntariado sino liderazgo.

 

¿Nuestros programas de desarrollo liberan el potencial de nuestros líderes? o, más probablemente, todo se trata de un reclutamiento de voluntarios para mantener la máquina en marcha de la iglesia?

 

Debemos aprender de nuevo la técnica que Jesús utilizó: La tarea de multiplicar líderes con una misión y enviarlos a ocupar las grietas y vacíos de la sociedad donde hay poca o ninguna presencia del Evangelio.

 

He oído muchos líderes de la iglesia decir, “Queremos ser conocidos más por nuestra capacidad de envío que por nuestra capacidad de asientos.” He conocido muy pocos los que realmente abrazan esta realidad y que saben cómo hacerlo. No puedo sino pensar a veces que toda la charla de liderazgo cristiano en las iglesias es un como organizar sillas en el Titanic. Estamos gastando tanta energía en lograr algo, pero no estamos cambiando la trayectoria general hacia dónde se dirige este barco.

 

Lo que estamos hablando es de una nueva clase de líderes empoderados y con habilidades mejoradas. Eso es lo que requiere el futuro de la iglesia. Es lo que incluso, nos revela el pasado.

 

¿Qué necesita la iglesia de hoy y del futuro?

 

  • Líderes que son discípulos en primer lugar.

 

  • Líderes dentro de cualquier área de la iglesia que tienen el permiso, son animados, capacitados y empoderados para escuchar la voz del Señor por una visión para impactar el mundo fuera de las cuatro paredes del edificio de la iglesia y que se les ha dado la autoridad y poder de hacer algo con esta visión.

 

  • Líderes que saben cómo entrenar y empoderar a otros, en otras palabras, que tienen la habilidad y el permiso para multiplicar líderes.

En mi opinión, esto es donde la iglesia del futuro debe estar. Mi preocupación es que, en la cultura del “genio con mil ayudantes” y la cultura predominante del mantenimiento de la máquina pueden alejarnos de la verdadera tarea, del verdadero desarrollo del liderazgo bíblico: empoderar a otros.

1 11 Continue Reading →